scorecardresearch

La Junta vende 567.306 metros cuadrados en sus polígonos

SPC
-

Carlos Fernández Carriedo destaca que ya tienen que ampliar Villadangos, Ircio en Miranda de Ebro y los parques tecnológicos de León y Burgos porque se han quedado sin suelo ante la elevada demanda

Imagen de archivo de algunas de las obras desarrolladas durante el año pasado en el área logística de Ircio en Miranda de Ebro (Burgos). - Foto: Patricia González

La demanda de suelo industrial en Castilla y León va viento en popa. La Junta de Castilla y León vendió en 2021 (datos a 20 de diciembre), 567.306 metros cuadrados de sus polígonos, lo que supone un crecimiento del 11,1 por ciento respecto al dato de 2020, hasta ahora año récord, y la mejor cifra desde 2007. 

La crisis del ladrillo que explotó en 2008 desplomó las ventas de suelo industrial en la Comunidad, que pasaron de la cifra de 660.485 metros cuadrados vendidos en 2007 a los 224.787 con la explosión de la burbuja inmobiliaria, una cifra muy alejada de los casi 800.000 que se llegaron a comercializar en 2004.

La venta de suelo transitó por el desierto durante todos los años de crisis bancaria e inmobiliaria, con su suelo en el año 2009, cuando la Junta solo colocó 5.249 metros cuadrados de polígonos, en un ejercicio con una caída del PIB del 2,9 por ciento. Los datos empezaron a repuntar con algo de consistencia en 2016, con 137.038 metros vendidos, en el tercer año de crecimiento positivo de la economía (0,2 por ciento en 2014; 2,7 por ciento en 2015 y 3,6 por ciento en 2016); para rozar los 350.000 ya en 2018 y 2018, ejercicios con un dinamismo del 2,9 y 2,2 por ciento de la economía, en cada caso.

La paradoja surge con la nueva crisis de 2020, generada por la pandemia, cuando las ventas retornan a valores entre los mejores de la serie histórica, con 510.349 metros vendidos, cuando el PIB se desmoronó el 11,1 por ciento, con una política de incentivos y precios con rebajas de hasta el 50 por ciento en zonas con planes territoriales.

«El año 2020, en plena pandemia, vendimos más de medio millón de metros cuadrados, fue uno de los mejores años de nuestra historia, y este año hemos superado ese dato», destacó el consejero de Economía y Hacienda de la Junta, Carlos Fernández Carriedo, durante su participación en Los Desayunos de Ical.

En este sentido, el portavoz de Ejecutivo autonómico reconoció que tienen «necesidades de ampliación de suelo» en diversas zonas como consecuencia del éxito de las primeras fases, en la implantación empresarial. «Nos estamos quedando sin suelo en algunos sitios, donde alcanzamos el nivel máximo de venta previsto», dijo.

En concreto, Carriedo indicó que se ampliará el polígono de Villaldangos en León, porque no había espacio suficiente para la petición de espacio de algunas empresas que se instalarán en los próximos meses. El consejero aclaró que la junta vecinal sometió a referéndum la venta de los terrenos, y se aprobó.

Parques tecnológicos

El portavoz también recalcó la forma del presidente de la Junta con el alcalde de León, para más que duplicar los terrenos del parque tecnológico. Además, en el Parque Tecnológico de Burgos, dijo, cuenta ya con el proyecto y están en fase de licitación de las obras.

Fernández Carriedo también recalcó que en Miranda de Ebro han recuperado el área logística de Ircio para ponerla a la venta, y se felicitó por la gran noticia que supondrá cientos de empleo, para la instalación del centro logístico de Aldi, con 113.000 metros cuadrados, que se suscribirá próximamente. Recordó además, que en Miranda está la sede central de Seur para toda España, y apeló a configurar la Comunidad como «la principal referencia logística del noroeste de España». «Creo que lo podamos conseguir, porque con lo que ya tenemos, muchas empresas logísticas miran a Castilla y León como referencia para sus instalaciones», dijo.

Carriedo se centró en la zona de Miranda, y aseguró que pese a las vacaciones fiscales vascas, «muchas empresas han decidido instalarse» en la Comunidad, porque «seguimos siendo atractivos desde el punto de vista fiscal». «Somos la cuarta autonomía más atractiva fiscalmente», solo por detrás, dijo, de Madrid, y las de régimen especial.

Asimismo, recordó que las zonas con planes territoriales cuentan con precios reducidos para la adquisición de suelo industrial, y recalcó que el propio coste de generación «aquí es mucho más reducido, porque tenemos espacio».

Por último, apuntó a la apuesta municipal por generar suelo industrial y constató como novedad, la línea de diez millones de apoyo a ayuntamientos que quieran realizar proyectos de nuevo suelo o ampliación y modernización.