TIEMPO MUERTO

Diego Izco

Periodista especializado en información deportiva


¡Mano!

05/03/2021

Pues la pelota le pegó en el brazo a Lenglet y se montó un debate tan estúpido como el del Brexit, por citar un debate estúpido de pésimas consecuencias. El árbitro de 'Marca' dijo que no era, el árbitro de 'As' que sí, en una de las tertulias radiofónicas dos decían que sí y tres que no, en la otra uno que no y cuatro que sí, en Huesca y Vila-Real y Vitoria que sí porque a ellos les pitaron uno parecido, en Vigo y Pamplona y Granada que no porque a ellos no se lo pitaron, en el chat del grupo Javi (madridista) dice que «Clarísimo, siempre robando», Josean (culé) le responde «¡Pero si le pega primero en el pecho, enfermo!» e Iván (neutral) asegura: «Sois insoportables». Y con este material, los caprichos del orate peligroso (mono con pistolas) David Elleray al frente de la International Board, los vaivenes del reglamento, las explicaciones de Velasco Carballo, los criterios y los protocolos y la madre que los parió, tome ahora la decisión correcta, Manolete.

Recurrimos al viejo criterio lógico de la 'antigua normalidad': ¿Es voluntaria la mano? ¿No? No es penalti.

Recurrimos a otro de los criterios habituales de aquel tiempo donde el fútbol parecía un sitio menos raro: ¿La dirección del esférico es peligrosa o prometedora y la mano, colocada 'ahí' para cubrir espacio, corta esa trayectoria? ¿No? No es penalti (Ocampos ya está superado y la pelota se va hacia la banda).

Recurrimos al criterio lógico sobre los rebotes y, por tanto, las direcciones impredecibles de un balón en movimiento: ¿Rebota previamente en su cuerpo antes de ir al brazo? ¿Sí? No es penalti.

Que el principal argumento para decir «sí» sea que «esta temporada ya se han pitado penaltis así» resta credibilidad al juego, un deporte que tenía un reglamento universal conocido por todos y ahora parece un compendio de las ecuaciones variables de un perturbado.