scorecardresearch

Los vinos autonómicos con DO acaparan el 27% de las ventas

SPC
-

Los caldos de Rueda mantienen el liderazgo en los blancos, Ribera refuerza su segundo puesto en los tintos y Cigales recupera el tercero en los rosados, según el último informe

El vino reposa en una bodega de la Ribera del Duero burgalesa. - Foto: Miguel Ángel Valdivielso

La Denominación de Origen Rueda mantuvo en 2021 el liderazgo en la venta de vino blanco en España al representar el 41,8 por ciento de la cuota de mercado de las denominaciones nacionales, con un crecimiento de tres puntos con respecto a 2020. De igual manera, Ribera del Duero consolidó su segunda posición en tintos con un crecimiento de 2,2 puntos hasta alcanzar una cuota del 16,4 por ciento, y Cigales recuperó la tercera posición en venta de vino rosado con una cuota del 8,8 por ciento, dos puntos por encima del 6,8 por ciento que representó en 2020.

Así figura entre las principales conclusiones del estudio sobre el mercado del vino de calidad de Castilla y León, realizado por la empresa AC Nielsen al que ha tenido acceso Ical, que también destaca los crecimientos de la Denominación de Origen León en rosados, que ya representa el 4,9 por ciento de la cuota nacional y se sitúa en quinta posición, y de la DO Toro en tintos, con una evolución creciente que le supone alcanzar el 2,1 por ciento de la cuota del país.

El informe, como ya avanzó la Junta el pasado mes de junio, indica un comportamiento «excelente» de los vinos de las DO de Castilla y León, que «prácticamente han alcanzado los niveles de ventas de 2019» gracias a crecimientos del 17 por ciento, tanto en volumen como en valor, que están «muy por encima» de las subidas experimentadas por el conjunto de los vinos con DO a nivel nacional, del 4,5 por ciento en volumen y del 8,5 por ciento en valor.

Estos datos, tienen su reflejo en los niveles de cuota más altos alcanzados por los vinos de Castilla y León en la serie histórica, dado que los vinos con DO de la Comunidad ya suponen el 26,8 por ciento de la cuota nacional en volumen, a tan solo medio punto de La Rioja, que continúa liderando el mercado nacional con un 27,3 por ciento del mercado; y el 30,5 por ciento de la cuota de valor, poco más de punto y medio por debajo de La Rioja, que sigue en primera posición con un 32,2 por ciento. Las diferencias entre ambas comunidades se han ido así estrechando desde los diez puntos porcentuales de distancia a favor de La Rioja que existían en el año 2018 a los apenas 1,7 puntos actuales.

Este buen resultado en el conjunto de los canales de alimentación y hostelería se mejora aún más cuando se extraen las cifras relativas únicamente al canal Horeca (hostelería, restauración y catering), donde Castilla y León lidera por primera vez la cuota de mercado en volumen de ventas con un 33,2 por ciento, por encima del 30,9 de La Rioja, cuando en 2020 la situación mantenía a esta última comunidad autónoma por encima con una cuota del 31,2 por ciento por el 31 por ciento de los vinos procedentes de denominaciones de origen de Castilla y León.

En cuanto al valor de las ventas, Castilla y León logró consolidarse durante el pasado año en el primer puesto con una cuota del 34,7 por ciento frente al 33,4 por ciento del año anterior, cuando ya superaba a La Rioja por apenas una décima. Actualmente, la diferencia es mayor, dado que la comunidad riojana representa el 33,5 por ciento de la cuota de valor de los vinos con denominación de origen.
Según apunta el informe al que ha tenido acceso Ical, este crecimiento «histórico» de cuota se apoya en los crecimientos experimentados por las principales denominaciones de origen de Castilla y León, especialmente Rueda y Ribera del Duero pero también Toro, que en los últimos años ha incrementado considerablemente sus ventas mientras que los caldos de Cigales, Bierzo y León mantienen sus ventas.

60 por ciento de la facturación

En cuanto a las denominaciones de origen protegidas y las indicaciones geográficas protegidas de Castilla y León en los canales especialistas, mantuvieron la tendencia de crecimiento del mercado aunque de manera más tamizada, con un aumento del 1,8 por ciento y del valor en un ocho.  

De entre todos los crecimientos, destaca la venta directa en bodegas, que creció un 45 por ciento, si bien en 2020 este tipo de transacción tuvo una caída muy pronunciada como consecuencia de la pandemia y el confinamiento.  

También recuperaron las bodegas parte de su peso relativo en el mercado especialista de las DOP e IGP de Castilla y León, al aumentar hasta el 17 por ciento frente al 12 por ciento de 2020, aún lejos del 28 por ciento que representaba en 2019. Continúan así, con respecto a 2020, las ventas en vinotecas e internet como las que mayor volumen y valor concentran, con un 34 y 32 por ciento respectivamente en relación al volumen, y un 36 y 30 por ciento en el valor. Las tiendas gourmet vieron descender su peso del 20 al 16 por ciento actual.

La penetración de los vinos con DOP e IGP de Castilla y León en el canal especialista presenta crecimientos en internet, venta directa y tiendas gourmet y solo decrecen en vinotecas. Esta penetración oscila entre el 59 por ciento en venta en bodegas y el 84 por ciento en internet. Sin embargo, el número de botellas compradas aumenta en todos los canales salvo en internet. Todo ello muestra, según el informe Nielsen, que los vinos de calidad de Castilla y León tienen una incidencia alta en los canales especialistas.

Los resultados colocan a los canales especialistas, en el caso de 41,2% de representatividad sobre el volumen de ventas de los 153,3 millones de litros vendidos, y un 63,5% sobre los 1.613,5 millones de 2021.