«No va a ser igual la asistencia sanitaria rural"

A.M.
-

Ha ocupado también la presidencia en la provincia de la Confederación Española de Sindicatos Médicos (Cesm). Amplió su formación en ámbitos de gestión. Entre otros, es máster en Gestión y Evaluación de Servicios Socio-sanitarios.

Enrique Guilabert, presidente del Colegio de Médicos de Segovia - Foto: Rosa Blanco

Presidente del Colegio Oficial de Médicos de Segovia, desde 2013,  Enrique Guilabert,  médico de Atención Primaria de Sacyl, segoviano de Cantalejo, de 64 años, se encuentra en su segundo mandato en el que se le ha cruzado por el camino la pandemia de la Covid19, caracterizándose por sus reivindicaciones para que las autoridades sanitarias procuraran una atención adecuada a los segovianos lo que, a su juicio, no ocurrió en un principio de la crisis, como reconoce en esta entrevista. Considera que el concepto de asistencia sanitaria en el medio rural no va a ser igual que antes de la pandemia y afirma que, ahora, «se trabaja de una forma que no nos gusta, a través del teléfono», cuando los facultativos están acostumbrados a mantener la relación directa médico-paciente.
Hemos comenzado la llamada desescalada, un nuevo periodo en esta crisis sanitaria, ¿qué reflexión puede hacer de lo vivido desde la profesión médica?
Hubo una etapa de desconcierto total y absoluto porque no sabíamos a lo que nos enfrentábamos, con muchos vaivenes en cuanto a protocolos y recursos terapeúticos, mejorando día a día sin llegar a lograr ese medicamento que a todos nos hubiera gustado, para evitar las graves consecuencias de la enfermedad, que en un principio nos centramos en el tema del pulmon y luego vimos que había una afectación multisistémica. No tener un medicamente específico nos creaba más ansias en cuanto veíamos que se nos moría mucha gente sin poder ayudarles como nos hubiera gustado. Solo Segovia ha vivido este desbordamiento en su gran magnitud debido a la escasez de recursos humanos, de camas y de respiradores, donde más hemos sufrido lo que ha hecho que a los sanitarios les haya creado un sin vivir, llegando a caso con un estado de ansiedad, tristeza e impotencia. Todos hemos llorado, no ha sido solo la consejera de Sanidad.  
La enfermedad también afectó a los sanitarios...
En Segovia, exceptuando los fallecimientos de Salustiano Orejas, que fue vocal de jubilados del Colegio de Médicos, y la celadora Marisol Sacristán, no hemos sido de los sitios donde ha habido más afectados, teniendo en cuenta que en España ha habido más de 60 médicos fallecidos. Desde el Colegio de Médicos, aunque se diga lo contrario en círculos políticos, creemos que, en gran parte, ha sido debido a la falta de protección adecuada, la seguridad nos la tiene que proporcionar la empresa. Sabemos que la Gerencia de Área de Segovia ha trabajado durto pero, lamentablemente, no ha habido esa protección, creando también inseguridad. Ha habido desigualdad, no todo el mundo ha tenido que ocuparse de estos casos al cien por cien, ha habido especialidades que han dado todo, en el ámbito de la atención primaria y en los servicios hospitarios de urgencias, anestesia, medicina interna, neumología e intensivos. Esto dejará una huella y un cansancio, por eso nos preocupa que esto se vuelva a repetir. 
¿Creen en la posibilidad de repuntes?
Cuando ves a gente con algunos comportamientos en la calle faltos de responsabilidad, nos preocupa mucho que haya un rebrote y volvamos a una situación similar. Los modelos matemáticos te dicen que es muy difícil que pase con esa magnitud,  pero sí que es probable que surja el virus y me inquieta que se produzca cuando viene la gripe, con síntomas similares al Covid-19. Ahí debemos tener un recurso muy importante que es poder discernir en muy poco tiempo ante qué enfermedad nos encontramos, es fundamental que haya suficientes test.   
La Administración autonómica ha optado por las Zonas Básicas de Salud (ZBS) para controlar los contagios, ¿qué opinión tienen acerca de esta fórmula?
Ahora nos encontramos en la etapa que se llama rastrear, no me gusta el término rastreador, me parece un poco despectivo, lo  llamaría agente de salud publica o epidemiólogo de campo que va a desempeñar un papel fundamental. Esto ha sido siempre un problema de salud pública, que está infradotada, hay nueve epidemiólogos en Castilla y León y partidas mínimas para atajar un problema como éste. Van a contratar más de un centenar de personas, que seguramente serán enfermeras por lo que dicen, y que van a desempeñar funciones de salud  pública.
Lo mejor hubiera sido que esto se hubiera hecho en el minuto cero, cuando apareció el primer caso en España, las consecuencias habrían sido distintas porque se hace un cortafuegos para que la enfermedad no se propague. La vacuna será fundamental, el virus aprovecha una fábrica de producción de réplicas, que es el cuerpo humano, si éste no los genera, se evita la propagación. la política que se lleva ahora es adecuada.     
¿Las medidas de confinamiento han sido muy prolongadas?
A la gente ya no la puedes dejar cerrada en casa, estamos viendo varios casos de trastornos de salud mental, entre los compañeros del centro de salud comentamos que han llamado un pacientes con ansiedad, incluso con problemas autolíticos de quererse suicidar, de depresión... Deberíamos hacer un análisis estadístico y ver cuántos hay con respecto a otras fechas en el mismo periodo del año. Necesitamos volver por salud mental, pero también hay que hacer la desescalada porque la gente tiene que empezar a relacionarse y, sobre todo, a producir, con la mejora de la economía la investigación tiene que volver a progresar, si hay una sanidad pública fuerte mejoran todos los parámetros, como esperanza y calidad de vida. 
 ¿La atención primaria tiene medios suficientes en Segovia para afrontar esta tarea que se le encomienda? 
El modelo ha cambiado mucho en el medio rural, sobre todo, se trabaja de una forma que no nos gusta, a través del teléfono, estamos acostumbrados a ver y explorar [al paciente], la relación no es igual, aunque nos ahorramos mucho tiempo en tareas burocráticas y con las recetas electrónicas, lo que disminuye la frecuentación, aparte de que no hay que desplazarse a los consultorios de los pueblos pequeños.  Lo que se ahorra se puede emplear en el tema de la salud pública donde, en la toma de decisiones, deben estar médicos y enfermería, son profesiones complementarias y necesarias, de ahí que me queje porque quiten las enfermeras en los puntos de atención continuada, cuando tenemos una urgencia vital tenemos que estar ambos.       
También nos inquietan  los recortes en cuanto a que se prevé que van a escasear los médicos en el próximo quinquenio y el Colegio de Médicos no está dispuesto a que las competencias se suplan por otros profesionales, el médico es insustituible, nos preocupan los derroteros que toma la Consejería, que hace poco por paliar este problema. Por ejemplo, había posibilidades de que aumentaran en dos las plazas de médicos de familia para Segovia y no aprovechan estas ocasiones.
Con la implantación de la consulta a la demanda de enfermería son estos profesionales quienes reciben al paciente y toman decisiones que pueden exceder competencias. Puede que, en un futuro, cuando escaseen los médicos,  quieran que suplanten funciones específicas de facultativos, lo que conlleva diagnóstico médico y prescripción, que son cuestiones específicas e insustituibles de la actuación médica.  
La consejería de Sanidad plantea que del Fondo de Reconstrucción que llegue del Gobierno central se van a destinar recursos a las provincias más afectadas, como segovia, ¿tiene confianza?
Es el momento, ya le dijimos a la consejera Verónica Casado que en Segovia había unas desigualdades manifiestas, está la última en la cola en el aspecto sanitario, no puede ser que todo vaya para Valladolid,  no sé si ha sido política de anteriores gerentes, cada vez hemos ido perdiendo más en médicos y recursos,  como que no haya un hospital para estancias medias.  Una de las cuestiones que más me ha dolido en esta crisis es que no se haya respondido con un derecho cuando el hospital estaba con un 86% de enfermos Covid, con la UCI llena, y Valladolid un 24%, y no admitían traslados, eso no es suyo, es Castilla y León. 
Me indignó que no hubiera esa ayuda, no estaba controlado y tuvieron que ocupar salones y quitar butacas para meter camas.  Hay que decir a los políticos que dejen de perder el tiempo porque esto es una oportunidad única, si empiezan en disquisiciones de si el hospital se hace en un lugar o en otro, da igual. Hay quien dice que cuesta menos y se haría antes restaurar el Policlínico, pues lleva razón, y otros que argumentan que no tiene que ver una instalación nueva con los hospitales de los años cuarenta, pero no quiero entrar en ese debate, sino que necesitamos que se acabe con las desigualdades.
¿Cómo puede ser que en Segovia estemos hundidos por un virus y en Palencia y en Zamora no hayan visto lo que es esta enfermedad y que no haya funcionado la red de la que tanto pavonea la consejera? También ha pasado en otras comunidades españolas, todos debemos tener los mismos derechos. Un virus nos ha sacado todas las verguenzas. En Segovia nos dejaron solos, digan lo que digan, en Valladolid estaban vacías las camas en habitaciones individuales.     
 ¿Cuándo cree que se podrá recuperar la normalidad en la atención primaria para otras patologías y consultas?
Hay un antes y un después, no se va a volver al concepto que había de asistencia en el medio rural, en dos años, y no será igual, porque hemos aprendido a utilizar otros recursos que van a suponer un ahorro económico en un capítulo importante en los presupuestos, como teleasistencia, consultas telefónicas, todo informatizado y con cita previa. Esto conlleva aspectos positivos, como el ahorro y el trabajo más con enfermos que con burocracia, pero se va a perder una parte humanística de la medicina muy importante que es la relación directa.  
Vamos a tener que hablar más de centro de salud que de consultorio, la tendencia va a ser de concentración, lo que hará disminuir los recursos humanos.  Antes de esta crisis la consejera hablaba de los Consultorios Rurales Agrupados (CRA), esto le ha venido bien para poner en marcha el proyecto, aunque yo he insistido en que nunca aceptaré la medida si no viene acompañada de un transporte a la demanda, eficaz, cómodo y regular para que pueda acudir al centro de salud un paciente del medio rural, generalmente mayor.