scorecardresearch

La automoción prevé caídas de facturación de más del 30%

EFE
-

El barómetro 'Auto Mobility Trends' revela que siete de cada 10 empresas del sector temen reducir sus ingresos de forma notable por el impacto de la crisis sanitaria

La automoción prevé caídas de facturación de más del 30% - Foto: David Fernández David Fernández

Más del 70% de las empresas del sector de la automoción en España prevé una caída de la facturación en 2020 por encima del 30% debido, principalmente, al impacto de la COVID-19 y el 41% reducirá o frenará la inversión, mientras que el 40,7% mantendrá el empleo con la apuesta por los ERTE.

Estos resultados aparecen recogidos en el barómetro Auto Mobility Trends, elaborado por Coche Global e YGroup, y que se basa en las respuestas a una encuesta de unas 400 empresas del sector de la automoción, desde fabricantes de vehículos hasta proveedores y concesionarios, entre febrero y mayo de este año.

La fotografía del ámbito de la automoción desvelada por el barómetro ha sido presentada este viernes en un acto en Casa Seat al que ha asistido la ministra de Industria, Turismo y Comercio, Reyes Maroto, que ha destacado que el momento actual, pese a la crisis, debe ser aprovechado para llevar a cabo la transformación del sector hacia la electromovilidad.

Respecto a la facturación, no llegan al 15% las empresas que prevén aumentarla este año y los proveedores son el peldaño del ecosistema más afectado, ya que hasta el 60 % ha declarado que espera un descenso de sus ingresos.

En el capítulo de los resultados operativos, el 46,5% prevé un deterioro a final de año pese a que el año pasado el 46% logró aumentar estas cifras.

Dejando a un lado la perspectiva económica, la encuesta pone de relieve la existencia de una tendencia de transformación hacia la electromovilidad.

Así, casi el 60% de las empresas han ido reorientando su inversión hacia aspectos de la nueva movilidad, y el vehículo eléctrico y sus desarrollos concentran ya tres cuartas partes de ella.

Los fabricantes son los que más apuestan por la micromovilidad y los vehículos eléctricos, mientras que los proveedores están más enfocados en el coche conectado y el carsharing (coche compartido).

Tras la presentación del barómetro, dirigentes de Anfac, Sernauto, Faconauto y los sindicatos CCOO y UGT han participado en una mesa redonda en la que han abordado la situación del sector.

La ministra Reyes Maroto, que ha cerrado el acto, ha destacado que el sector en España está viviendo una "revolución" con la llegada de los modelos eléctricos y se ha mostrado optimista respecto a la preparación de las empresas para abordar el reto.

"Hay razones para el optimismo. Tenemos una oportunidad para afianzar nuestra posición de liderazgo mundial. La automoción es un sector prioritario para el Gobierno. Movilizaremos 3.750 millones de euros en el plan de impulso a la cadena de valor y no nos vamos a parar", ha subrayado.

La ministra ha recordado que el Plan Renove dispone de 250 millones de euros y que ya son 135.000 las peticiones de subvenciones que se han recibido, mientras que Cataluña y Madrid ya han ejecutado el cien por cien de las ayudas para la compra de vehículos eléctricos.

En esta línea, ha señalado que "nos jugamos el futuro del sector de la automoción y de la industria, porque la industria es estratégica y sin ella no hay progreso".

Por su parte, el director general de Anfac, José López Tafall, ha asegurado que el sector está comprometido con la transformación hacia la descarbonización y que "está haciendo los deberes", sin que haya que "empujarle", y ha pedido que no se aplique la política del "café para todos" a la hora de identificar los sectores que reciban las ayudas europeas para la recuperación.

Tanto él como el representante de Sernauto, José Portilla, han instado también a incentivar aún más el mercado eléctrico y a seguir manteniendo la renovación del parque actual de motor de combustión.

Por su parte, la vicepresidenta de Faconauto, Marta Blázquez, y los representantes de los sindicatos, Jordi Carmona (UGT-FICA), y Joaquín Ferreira (CCOO), han reclamado que se mantenga el empleo.