scorecardresearch

Muestra de la cueva de la Griega y la torre de la Hontanilla

DS
-

Los dos enclaves de Pedraza protagonizan una doble exposición que hace escala ahora en la misma villa segoviana

Muestra de la cueva de la Griega y la torre de la Hontanilla

La villa de Pedraza acoge la doble exposición organizada por la Junta de Castilla y León ‘Cueva de la Griega. Arte de muchos tiempos’ y ‘Torre de la Hontanilla. Un símbolo de la historia’ dentro del proyecto cultural de difusión de los recursos culturales de la localidad segoviana. Ambas muestras pueden visitarse hasta el 21 de noviembre en el Centro Santo Domingo de la Fundación Villa de Pedraza, los sábados, domingos y festivos en horario de 11.00 a 14.00 horas y de 16.00 a 19.30 horas.

La muestra ofrece a los visitantes paneles informativos y vídeos sobre ambos enclaves, y la visita virtual a la cueva. Se trata de explicar de forma asequible a la ciudadanía las características de cada uno de esos enclaves y sus principales significados y valores en los contextos castellanoleonés e ibérico. Asimismo, se pretende concienciar al público sobre el proceso de apreciación implícito a todo bien de interés cultural, desde su descubrimiento a la gestión, conservación y mantenimiento, pasando por las acciones de estudio, rehabilitación y puesta en valor.

Esta doble exposición se engloba dentro la iniciativa promovida por la Dirección General de Patrimonio Cultural de la Junta: el Proyecto de Difusión de Recursos Patrimoniales de la Villa segoviana de Pedraza, que se enmarca en la serie de Proyectos Culturales que constituyen una iniciativa puesta en marcha por el Plan del Patrimonio Histórico de Castilla y León 2004-2012 (PAHIS) y continuando por el Plan PAHIS 2020 de Patrimonio Cultural de Castilla y León.

Muestra de la cueva de la Griega y la torre de la HontanillaMuestra de la cueva de la Griega y la torre de la Hontanilla

Entre las distintas actuaciones contempladas en este proyecto están: la presente exposición, itinerante y con sede definitiva en Pedraza, cuya producción se ha adjudicado a Plan C Creatividad sin Límites, S. L. por 14.536,34 euros; y la realización de sendos videos de carácter documental sobre cada uno de los dos enclaves, encargada al Grupo de Investigación Comunicación, Difusión y Publicidad de la Cultura y del Patrimonio de la Universidad de Burgos, por un importe de 15.064,50 euros.

La Cueva de la Griega se encuentra cerrada a la visita pública por motivos de preservación por lo que la exposición también ofrece la posibilidad de efectuar una visita virtual a la misma mediante una aplicación interactiva con el correspondiente código QR, que enlaza con el Portal de Patrimonio Cultural de la Junta de Castilla y León. Este último recurso lo realiza ITOS 3D Engineering, S. L. y está financiado con 3.300 euros.

La Cueva de la Griega. La cueva se encuentra en el piedemonte de la Sierra de Guadarrama y los grabados hallados la convierten en una referencia imprescindible para el estudio del arte prehistórico y de la epigrafía romana rupestre de la Meseta Norte. La cueva cuenta con una extensa serie de grabados paleolíticos, postpaleolíticos e inscripciones romanas desde el Paleolítico avanzado a la Edad de Bronce o primeros años de la Edad del Hierro, y durante los siglos del I al III d.C. También hay epigrafías datadas de los siglos XIII y XIX.

La Cueva fue descubierta en 1898 pero no fue hasta 1970 cuando se descubrieron los primeros grabados. A partir de entonces, comenzaron a descubrirse nuevos grabados y se realiza el proyecto de investigación ‘Inventario, estudio y conservación del arte rupestre prehistórico en Castilla y León (1989-1993)’, financiado por la Junta de Castilla y León en colaboración con el Ministerio de Cultura. En 2010 se reanudaron los trabajos en el marco de un nuevo proyecto financiado por la Junta, en el que se dio prioridad a la aplicación de nuevas tecnologías en la documentación y conservación del arte parietal de la Cueva de la Griega.

Torre de la Hontanilla. Como una parte de la muralla, la torre de la Hontanilla data de la época medieval, concretamente de finales del siglo XIV y principios del siglo XV, y formaba parte de la estructura defensiva de la villa. La edificación de planta poligonal, un heptágono irregular, dan a la construcción ese carácter singular. Presenta el modelo de torre albarrana y por eso está a cierta distancia de la muralla, para servir como torre de vigilancia y como punto remoto de defensa del recinto amurallado.

Entre 2009 y 2011 todo el conjunto amurallado, también la torre, fue restaurado para asegurar su correcta conservación y durante estos trabajos se descubrió que no era una torre sólida ya que estaba vacía en su interior. Además, los equipos de restauración descubrieron un pozo en la base del edificio que almacenaba el agua de un manantial, así que también se conozca como ‘Torre del Pozo’. Este descubrimiento desveló que otra de sus utilidades era la de ofrecer un acceso seguro para proveer de agua potable a los habitantes del castillo.