scorecardresearch

Mañueco compromete 70 millones para sostener al sector agrario

SPC
-

El presidente de la Junta inaugura 'Salamaq' y reclama al Gobierno central una «mayor implicación» para reducir «la escalada de precios» de la energía y las materias primas que está «asfixiando» al sector

Alfonso Fernández Mañueco, Luis Planas y Javier Iglesias, durante la jornada inaugural de la feria salmantina de ganado. - Foto: Ical

El Gobierno de Castilla y León prepara un desembolso de 70 millones de euros en ayudas y subvenciones para sostener al sector primario ante el envite de la crisis de precios e insumos que vive el campo, y que se ha agravado tras el estallido de la guerra de Ucrania. Unas medidas que se traducirán en ayudas directas y préstamos para capital circulante para combatir la crisis económica derivada del aumento de los costes de producción en las explotaciones agrarias de la Comunidad. Así lo anunció ayer el presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, durante el discurso inaugural de 'Salamaq22', en Salamanca, la mayoría feria de ganado del sur de Europa que se celebra hasta el 7 de septiembre en Salamanca, y que ha contado en su apertura también con la presencia del ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas.

Un paquete de ayudas que, como recordó el presidente autonómico, se verá acompañado de la bajada de impuestos que la Junta tiene previsto implementar, como las anunciadas este miércoles por él mismo. Con todo, reiteró que, desde la Administración regional, seguirán trabajando para los agricultores y ganaderos. En este sentido, indicó que, «en un año de especial dureza por los incendios forestales y una pertinaz sequía, la Junta no ha escatimado esfuerzos proporcionando alimento y agua para la ganadería afectada».

Por otra parte, el presidente subrayó que el Gobierno que preside está «volcado con el campo» y con conseguir un «mayor equilibrio» en la cadena alimentaria, además de con mantener «un listón elevado» en sanidad animal que haga «compatible» la vida diaria y la rentabilidad de las explotaciones. Además, reivindicó el despliegue de los servicios públicos en todo el territorio con medidas de educación, de conciliación, de natalidad, de vivienda o de transporte, y con «impuestos y costes más bajos para el medio rural». «El sector del campo es garantía del suministro alimentario», dijo antes de recordar que es un sector productivo que «invierte» y que «se moderniza».

Anticipo de la PAC. Aprovechando su presencia en la feria de ganado, el mandatario regional avanzó que, a partir de la segunda quincena de octubre, comenzarán los abonos del anticipo del 70% de las ayudas del primer pilar de la PAC, «para facilitar liquidez a las explotaciones para la próxima campaña». También insistió en que se pagará el 90 por ciento de las solicitudes antes de finalizar el año. «Son 69.014 solicitudes en Castilla y León, 8.742 de ellas en la provincia de Salamanca», detalló  Fernández Mañueco, quien reclamó al Gobierno de España «mayor implicación» para reducir «la escalada de precios» de la energía y las materias primas que está «asfixiando» al sector.

 Esta no fue la única exigencia al Ejecutivo central que realizó, y, aprovechando la presencia del ministro Planas en el acto, reclamó una «mayor regulación» en la Cuenca del Duero puesto que, según matizó, «es una de las que menor regulación tiene», y propuso apostar por «nuevas presas y balsas» que permitan incrementar las hectáreas de regadío. «Nos va la vida en ello», aseguró el presidente, que reconoció que «por eso necesitamos un Plan Hidrológico que apoye especialmente a la gente del campo y que responda a las necesidades del regadío».

450 expositores

Unas palabras que el presidente de la Junta realizó durante la inauguración de 'Salamaq22', que ayer abrió sus puertas exhibiendo músculo con más de 450 expositores únicos y casi 1.500 animales a disposición de un público que no faltó a la cita inaugural. La feria agropecuaria de Salamanca, referente en el sector primario del sur de Europa, recupera con estas cifras su estado de forma tras las dos últimas ediciones, marcadas por la pandemia y las restricciones sanitarias. Ni rastro de medidas en un evento que pretende ser punto de inflexión para agricultores y ganaderos, amenazados por las notables subidas de los costes de producción en las explotaciones, que vuelven a poner en jaque la rentabilidad del campo. «Es un éxito que esta feria pueda volver a sus mejores cifras», apuntó el presidente de la Diputación de Salamanca, Javier Iglesias.