scorecardresearch

La responsabilidad de ser un gran héroe

EFE
-

Henry Cavill regresa este viernes a Netflix con nuevas aventuras en la segunda temporada de 'The Witcher', en la que el poderoso brujo al que interpreta muestra su lado más emocional

Pocos actores como Henry Cavill tienen «el privilegio, pero sobre todo la responsabilidad», de ponerse en la piel de dos personajes tan icónicos y «queridos» como Supermán y Geralt de Rivia, el brujo al que encarna en la serie The Witcher, cuya segunda temporada llega este viernes a Netflix.

Sentado al resguardo de una hoguera virtual en el hotel Four Seasons de Madrid, un espacio mucho más suntuoso del que disfruta su personaje en esta producción, el actor británico desentrañó recientemente algunas de las claves de lo que significa ser el héroe de moda. «Ser Supermán o ser Geralt es un privilegio y una responsabilidad, sobre todo una responsabilidad, porque son muy queridos y debo asegurarme de que la mayoría ven al personaje cuando estoy caracterizado como ellos», señaló durante la rueda de prensa, la primera con un actor internacional en Madrid en bastantes meses.

Amante de los videojuegos y los relatos de fantasía, Cavill (Saint Helier, 1983) detalla cómo persiguió el papel creado por el novelista polaco Andrzej Sapkowski antes siquiera de que fuese un proyecto atesorado por Netflix y cómo, en un primer momento, fue rechazado. «Mi puerta de entrada a ese mundo fueron los videojuegos pero, al leer los libros, me sorprendió aún más la riqueza de matices. Me di cuenta de que era un papel que tenía que interpretar porque, cuanto más conoces a Geralt, más ves que es una persona increíblemente especial», señala sobre este héroe.

De esos páramos tenebrosos y enfangados que discurren entre las ciudades de Cintra y el castillo de Kaer Morhen, donde los brujos se reponen de sus heridas, Cavill revela cómo le atrapó el subtexto sobre lo que en ese mundo -o en este- se considera un monstruo. «Algunos simplemente han nacido así, como un tigre nace tigre. Para mí los más interesantes son de hecho los que parecen monstruos pero son justo lo contrario, aunque los humanos los señalen por ser diferentes, como le pasa a Geralt, a pesar de que a menudo la gente es más terrible que los propios monstruos», destaca.

Desafíos físicos y mentales

Su personaje, taciturno pero de armas tomar, evoluciona en la segunda temporada para abrirse al mundo. «Veremos una parte diferente, porque aunque siempre ha sido un protector de corazón, sus malas experiencias lo volvieron retraído; en esta temporada, el personaje de Ciri es la llave que le ayudará a desbloquear esa parte», anticipa.

Precisamente porque su empeño al ponerse bajo la piel de Geralt fue «representarlo de la manera más fiel» respecto a las novelas, revela que fue iniciativa suya hacerlo más callado de lo que en realidad es en el texto original y así «presentar la parte más profunda, la de un hombre sabio, para hacerlo más tridimensional».

No todo el mundo apreció esos matices más sutiles, reconoce al respecto. «Me parece importante estar al tanto de lo que piensan los seguidores de la saga, tanto lo positivo como lo negativo, aunque hay que separar las críticas destructivas de las que son constructivas y, de esas últimas, he leído sugerencias realmente buenas», afirma.

Entre lucha y lucha, la gran dimensión física del personaje le pasó factura y en un momento del rodaje de la segunda temporada sufrió la «peor lesión» de su carrera. Así, un tendón le obligó a llevar a muletas durante «mucho tiempo» y a una «lenta recuperación» de casi medio año hasta estar plenamente recuperado, cosa que hizo sin abandonar del todo el trabajo.

«Cuando me permitieron ponerme de nuevo en pie, pasaba entre una y dos horas con el fisioterapeuta y luego rodaba. Por prescripción médica no debían ser más de cinco horas al día, pero desgraciadamente eso es incompatible con el rodaje de una serie», detalla, antes de dar las gracias a la actriz Freya Allan, que interpreta a Ciri, por adaptarse a sus limitaciones y horarios.

De aquello, Cavill sacó una lección que quiere trasladar a todos aquellos que ven en él un modelo a seguir: la importancia de mantenerse «positivo» y cómo cuidar la salud mental va de la mano de la puramente física. «Ha sido increíblemente beneficioso luchar por volver a estar bien. Te das cuenta de que los límites son más mentales que físicos; si somos capaces de ver eso, estaremos más cerca de nuestros objetivos», apostilla el intérprete, ya con la tercera temporada de la exitosa serie ya confirmada por Netflix.