Ir un paso más allá

Patricia Martín
-

'Los diez lugares' de Rocío Ruiz, directora general del Grupo Gastronómico José María.

Ir un paso más allá - Foto: Rosa Blanco

Rocío Ruiz Aragoneses (Segovia, 1976) realizó estudios de Magisterio pero en 1999 decidió dedicarse a la empresa familiar, formándose con un Máster en Dirección de Empresa, del IE Business School y  Master en Gestión e Innovación Gastronómica y Ciencias de la Alimentación en la Universidad ‘Camilo José Cela. Desde 2010 es la directora general del grupo gastronómico José María, compuesto por el restaurante; José María Eventos, Cochinillo Viajeroy Agrocorte Gourmet, con 115 empleados. 

1. Restaurante José María, calle Cronista Lecea, 11. Desde el año 1982 que abrió sus puertas son muchos los momentos vividos. No es sólo una empresa, un negocio, es mucho más, es «familia»- Con un valor emocional muy grande, es su familia de sangre, sus padres y sus hermanos, pero también la familia que han creado con el equipo humano que conforma el restaurante José María. Además del cariño que reciben cada día de los clientes que nos visitan, que es también «muy grande». 
2. El comercio de la Calle Real. Apoyo total e incondicional al comercio local, poniendo como ejemplo de buen hacer el comercio de la Calle Real. Un gran número de locales, una oferta muy amplia y variada que se hace atractiva para el visitante que llega a Segovia y lo que es fundamental: «para todos los segovianos». Respaldo al pequeño comercio de toda la vida.
3. La plaza del barrio de El Salvador. Además de estar bautizada ella misma y sus hijas en su bellísima iglesia románica, la plaza del Salvador es un espacio que le trae muchos recuerdos, sobre todo, durante su etapa de estudiante en el colegio Claret. Punto de encuentro en todos los recreos después de pasar, por supuesto, por el quiosco de Gabi. 
4. Las Hoces del río Duratón. Perderse un día por estos parajes resulta realmente gratificante. Paseo en canoa desde San Miguel de Bernuy, contemplando cómo el río ha ido creando su propio entorno formando maravillosos e impresionantes paredones verticales y cómo los buitres leonados te vigilan desde la más profunda tranquilidad. Como colofón, una comida en el Molino del Duratón gracias a Chema y su familia. 
5. El Alcázar. A pesar de toda la riqueza monumental que tiene Segovia, tiene claro que le fascina el Alcázar, tanto por fuera como por dentro. Han tenido la suerte de servir muchos eventos en el Alcázar y no puede dejar de emocionarse en cada uno de ellos porque es grandioso en todos los sentidos. Nada le ha fascinado más, hasta ahora, de todo lo que ha visitado en el mundo que la vista del Alcázar de Segovia desde el barrio de San Marcos.
6. El Colegio Claret. En el que estudió desde Infantil hasta COU. Tiene unos recuerdos maravillosos, pasar allí las tardes jugando al baloncesto, al balón prisionero … Sin olvidar, el cine del Claret el que iban los domingos a ver las películas de Parchís entre otras.
7. Escuela de Baile de María del Barrio. A los ocho años comenzó a bailar con María del Barrio. Ella le enseñó muchas cosas porque la danza es disciplina, esfuerzo, y sacrificio. María era a una maestra y una enamorada de su trabajo y eso lo transmitía en cada clase. Ahora continúan sus hijas yendo a la escuela y disfrutando del legado único que dejó María del Barrio. 
8. La Bahía de Cádiz. Le gusta mucho por su gastronomía, por su riqueza cultural, sus tradiciones, nada mejor que un poco de flamenco, que le encanta; sus playas o sus atardeceres. Todo esto sumado hace que la Bahía de Cádiz sea un lugar único.
9. La Granja de San Ildefonso. Perderse una tarde de otoño por los jardines del Palacio Real, visitar sus fuentes, su privilegiada naturaleza dentro de la Sierra de Guadarrama es una experiencia inigualable. Señala esta estación del año principalmente por la variedad de colores que tienen las hojas de los árboles. Un auténtico espectáculo.
10. Las Destilerías DYC. Las ha visitado recientemente y cree que los segovianos no somos conscientes de esta joya. Además de conocer un poco más la cultura y la historia del whisky, es una experiencia para los sentidos por el olor del tostado de la malta, el entorno natural de montañas y valles en la que se encuentra. Supone un valor importante para Segovia.