ENTRE HOY Y MAÑANA

Juan Manuel Pérez

Periodista. Editor de informativos de RTVCyL


Entre paletos y sobradas

La presidenta de la comunidad de Madrid, en lugar de morderse la lengua y contar hasta diez, volvía a dejarse llevar por sus excesos verbales y llamó paletos a esos políticos leoneses, navarros, baleares… que, según ella, se han inventado identidades. Es lo que necesitaban esos políticos: que les insultara una dirigente madrileña para hacerse las víctimas y hacerse fuertes en sus argumentos. El alcalde de León, el socialista José Antonio Diez, está encantado con Ayuso, hasta el punto de considerarse el más paleto de todos los paletos si eso significa defender tu tierra por encima de todas las cosas.
A la presidenta madrileña, que también hunde sus orígenes en un municipio del sur de Ávila, en Sotillo de la Adrada, le marca su condición de gata. Los del Foro acostumbran a ir de sobrados, bueno de chulos, y de vez en cuando les sale el tono arrogante al hablar de los del pueblo. Ayuso podía haber dado al fondo de sus razonamientos otras formas políticamente más correctas. De haber sido así, en lugar de salir al paso de un insulto podríamos debatir sobre ese identitarismo victimista que, venga de donde venga, deriva en populista y egoísta.
La multitudinaria manifestación del pasado domingo en León ha demostrado que ese populismo ha resurgido. Los sindicatos pusieron la excusa para echarse a la calle. Pero han sido los leonesistas, los partidarios de romper la comunidad, los que se han apropiado del éxito de la misma. La mesa que reclaman los leoneses para rescatar a esa provincia del olvido también es necesaria en Soria, Ávila, Zamora…. Pero en esos territorios, de momento, no existe un sentimiento identitario que convierta al vecino en el enemigo y, por tanto, en responsable de todos sus males.