TIEMPO MUERTO

Diego Izco

Periodista especializado en información deportiva


Joven y brasileño

El Madrid fichó a Vinicius, luego a Rodrygo, luego a Reinier y mañana a Edair, y pasado a Geraldinho y el martes que viene a Adailson. Los tres segundos me los he inventado, pero hace uno o dos años me podía haber inventado también los tres primeros. O sea, que en el caso de estos fichajes de jóvenes brasileños primero es el rumor, luego la constatación y el consecuente pastizal, luego la firma… y lo último es ver cómo juega. Y si te digo que Edair es el central con más futuro del Brasileirao, que es un bigardo de 1,91 metros y 18 años con un toque de balón exquisito, te causaría la misma impresión que si hace un par de años te hablo de que el tal Vinicius es un muchacho con un regate excepcional, tanto descaro como velocidad para llevarlo a cabo y, eso sí, le falta algo de gol. ¡No sabías quién demonios era Vinicius hasta que lo ficharon! ¡Ni Reinier! ¡Ni Adailson, el extremo izquierdo del futuro, demonios, canela fina del Fluminense! ¡Ni Matheus! ¿A que no? Pues éste no me lo he inventado: éste es un mediocampista de Palmeiras, pivote defensivo de 21 añitos, que ha atado el Barça. Ni idea, ¿verdad? Pues es joven y brasileño, y eso vale, por lo visto, para llegar a esta Liga. Recuerden, primero lo fichamos y después decidimos si nos vale, justo lo contrario de lo que indica la lógica. ¿Seguimos jugando? ¿Qué lateral derecho interesa al Barça: Bené o Yan Couto? Redoble… ¡Yan Couto! Internacional sub'17, lateral derecho. Bené es un personaje de Ciudad de Dios, como Ze Pequenho o Buscapé, que también podrían ser mediocentro y delantero de Palmeiras… ¡Qué más da! Si destaca, cinco, diez o cuarenta millones y a la mochila: desde que sucedió aquello de Neymar en 2013, ni Barça ni Madrid quieren perder la batalla por el próximo genio carioca. Sea quien sea. Cualquier tuercebotas con tres buenos partidos entra en las quinielas. ¡Es el mercado, amigo!