UNA COL

Aurelio Martín

Periodista


Sistema insuficiente

07/06/2020

La Mesa en Defensa de la Sanidad Pública (MEDSAP)de Segovia ha realizado un análisis de todos los datos vinculados al desarrollo de la pandemia de la Covid-19 en esta capital y provincia con una conclusión que, no por repetida desde otros foros, tiene que dejar de ser objeto de reflexión: «Es difícil no achacar a un sistema insuficiente una parte importante del exceso de mortalidad». 
Desde luego, dicho está que Segovia es la que menor número tiene de camas hospitalarias, incluidas de UCI,  del conjunto de Castilla y León,  lo que condujo al hospital casi al colapso, con áreas comunes sembradas de camas, con una instalación de campaña que no llegó a emplearse, y con una plantilla mermada por los contagios al carecer de adecuados equipos de protección.  
Este colectivo sostiene que la llegada de la pandemia solo lo ha puesto dramáticamente sobre la agenda, y requiere una solución inmediata, tanto en camas como en personal, mientras que la escasez de UCI,s, seguramente, produjo la pérdida de oportunidad, independientemente de la edad, a pacientes hospitalizados con deterioro rápido y severo. 
Asimismo subraya que la saturación de las plazas hospitalarias impidió que pacientes muy enfermos en sus casas y en las residencias, no pudieran acceder a un nivel superior de cuidados, simplemente, porque no había más camas, llevando también a una situación de racionamiento precoz sin que se establecieran con la suficiente rapidez, y en la suficiente medida, las vías para drenar pacientes a otros centros del sistema castellanoleonés de salud. Todo esto ocurría en el momento más duro del problema,  donde el contagio estaba siendo atacado sin descanso por los profesionales sanitarios.   
De nuevo constatamos la dureza de  los recortes en diferentes ámbitos y el abandono en el que se encuentra una provincia, que necesita con urgencia otro hospital,  aunque nadie contaba con que podía registrase este episodio tan cruel. Pero también parece evidente que hubo unos momentos difíciles donde no se  tomaban decisiones para que se  pudieran evacuar pacientes a otros hospitales de la Comunidad, aunque desde el ámbito político se repetía incansablemente que se estaba actuando en red. Sí, pero después de que se pusiera el grito en el cielo por muchos los profesionales... 
No hay que olvidar lo que ha ocurrido en las residencias, según la MEDSAP,  cuyo modelo de atención socio-sanitaria ha demostrado ser fallido así como la gestión de la dependencia, olvidando el perfil de aquellos que iban a ocuparlos: personas de más de ochenta años en su mayoría, con pluripatologías y necesidad de cuidados sanitarios y de personal especializado, como geriatras y médicos, convirtiéndose en un nicho de negocio floreciente, con solo una telefonista por la noche con los residentes, como ha llegado a ocurrir. 
Hay más cuestiones, incluso  pensar en por qué se quitó la Escuela de Enfermería, ahora que se precisan, pero sobre todo advertir que «sería inadmisible que esto pudiera volver a ocurrir, en caso de un repunte de la pandemia».