ESCAÑO CERO

Julia Navarro

Periodista y escritora


Los mayores

02/04/2020

Cuando todo esto termine, cuando recobremos la normalidad, habrá que abrir muchos debates pero sin duda uno de los más necesarios se refiere al de cómo trata nuestra sociedad a los más mayores. Lo que se ha descubierto en algunas residencias de mayores pone los pelos de punta. ¿Qué clase de sociedad es esta que "aparca" a los mayores cuando ya no se pueden valer por si mismos? ¿Cuál es la calidad de nuestra ética personal cuando buscamos excusas que tranquilicen nuestra conciencia para no tener a nuestros mayores en casa?

Los mayores están siendo los que pagan el precio mas terrible en esta crisis. Son las primeras víctimas, las más indefensas, las que qué están en primera línea.

A los mayores, me refiero a los jubilados, los partidos políticos les suelen cortejar en busca de sus votos. Son muchos los votantes que ya han cumplido los sesenta y cinco, de manera que sus votos casi, casi, son imprescindibles para poder gobernar.

Por eso los lideres de los partidos les hacen la pelota con discursos grandilocuentes. Hasta ahora. Bueno, ahora no hay político que diga nada sobre los mayores pero eso si, sabemos, que si enferman del coranovirus y les llevan a un hospital tiene pocas posibilidades de que les metan en la UCI con un respirador. Esa es la terrible realidad. Ya nos lo han dicho: no hay UCIS ni respiradores para todos y por tanto los médicos se ven en la disyuntiva de tener que elegir y puestos a elegir se lucha por personas que crean que pueden salir adelante. Es decir no se lucha por igual por todas las vidas sino que en estas circunstancias los mayores se llevan la peor parte.

Naturalmente la responsabilidad no es solo de los médicos puesto que carecen de medios y se están ellos mismos jugando la vida en la primera línea de fuego de esta guerra.

La responsabilidad es de los gestores públicos, en este caso el Gobierno y las Comunidades Autónomas, que son las responsables de que los hospitales tengan los medios necesarios para que los profesionales de la Medicina puedan luchar para intentar salvar todas las vidas, todas, es decir la de niños, adultos y ancianos.

Que un médico tenga que decidir a quién intenta salvar y a quien no es una decisión terrible.

Ahora mismo hay muchas personas mayores realmente atemorizadas pensando que si se ponen muy mal a causa del coronavirus o de cualquier otro problema médico, sus posibilidades de salir bien parado serán pocas.

Cuando todo esto termine ya veremos como los políticos les explican a los mas mayores, que muchos se han quedado por el camino por falta de medios y puesto que había que elegir a ellos les ha tocado llevarse la peor parte.