TRIGO LIMPIO

Luis Miguel de Dios

Escritor y periodista


Recuperados

29/09/2020

No quepo en mí de gozo. Desde el viernes pasado soy un compendio de satisfacción y euforia que no había experimentado desde que aprobé el Preu. Llevo varios días dando saltos de alegría por la calle, sonriendo a cualquier hora, elevando mis preces al Altísimo en agradecimiento por su intervención, durmiendo como un lirón careto…; en fin, que si la felicidad total existe, tiene que ser algo similar a lo que comencé a experimentar desde que le oí a Francisco Igea, vicepresidente Para Todo de la Junta, que ya se ha cumplido (o algo parecido) el 94% de las medidas contempladas en el Pacto para la Recuperación de Castilla y León firmado hace solo tres meses. O sea que ya estamos casi, casi recuperados, o reconstruidos o regenerados. Todo un record de velocidad y eficacia que no se había visto por estos pagos desde que Aznar nos sacó de pobres en dos años. En una alocución de una hora y 17 minutos que convirtió la sala en una academia de ronquidos, Igea aseguró que 75 de los 86 puntos contemplados en el acuerdo están en ejecución continua o en trámite. Es decir, que estamos recuperados únicamente en parte porque los trámites duran lo que duran y hablar de cumplimiento cuando aquí andan trámites por medio es como dar por sentado que si tiras un córner, ya tienes un gol en el talego. Pero, en realidad, ¿qué importa eso?, ¿quién se va a fijar en si las medidas están en ejecución, en trámite, pensadas, soñadas? Lo importante ya se ha conseguido: ya se ha lanzado la idea de que el Pacto para la Recuperación funciona gracias a los desvelos de la Junta y que esta tierra camina firme hacia el futuro. Siempre pioneros en todo, siempre los primeros, siempre por encima de la media. Que las demás regiones tienen problemas de desarrollo o de reconstrucción, que se fijen en nosotros, que les damos la receta gratis, no cobramos. Tres meses, solo tres meses ¡y cómo ha cambiado esto! El día que se alcance el 100% de las medidas nos van a salir los billetes y el empleo por las orejas. Confío en que sea pronto. A este paso…