ENTRE HOY Y MAÑANA

Juan Manuel Pérez

Periodista


Cara de bobos

23/05/2020

He descubierto las verdaderas razones por las que Edmundo Bal, el sustituto de Inés Arrimadas en la portavocía de Ciudadanos, defendía con tanto ímpetu el uso de las mascarillas desde la tribuna del Congreso. Al parecer pretendía que la prenda les disimulara, tanto a él como como a los otros nueve diputados de su formación, la cara de bobos que se les tuvo que quedar cuando conocieron, con nocturnidad, que el Gobierno había pactado derogar la reforma laboral de Rajoy con EH Bildu. Ignoramos las contrapartidas que ha logrado la formación naranja tras rendir sus 10 votos a Sánchez para que prolongará otros 15 días el estado de alarma, pero cada día que pasa tenemos más pistas sobre la inmensa recompensa que ha conseguido Otegi y compañía a cambio de las cinco abstenciones inocuas de los parlamentarios abertzales. Ahora que las herriko tabernas pueden abrir sus terrazas, seguro que están agotando las reservas de kalimotxo brindado por haber conseguido enredar y sembrar cizaña en la política española. Además de ponerse las medallas ante los suyos por firmar con el PSOE y Podemos un cambio de las normas que rigen el mercado de trabajo y las relaciones laborales, han logrado un trato de favor para los municipios vascos y navarros, a los que otorga una mayor capacidad de gasto para hacer frente a los destrozos ocasionados por el coronovirus que al resto del país. A mayores, le ponen en bandeja la campaña de las próximas elecciones vascas. Porque el PNV es otro de los partidos más damnificados por la penúltima y abracadabrante ocurrencia de Pedro Sánchez. A los jeltzales les habrá subido la indignación hasta el rabo de la txapela.
La política nunca ha sido inmune a los trileros, pero no pensamos que alguno podía llegar tan lejos engañando a tantos y tan variopintos. Será porque somos cándidos y nos dejamos tomar el pelo por cualquier charlatán de pacotilla, ¿no Inés?