TIEMPO MUERTO

Diego Izco

Periodista especializado en información deportiva


Un Clásico menor

24/10/2020

De una forma que sólo ellos saben, algunos al ataque, otros desde la defensa, casi todos desde una actitud de modestia fuese cual fuese el presupuesto, la Liga de 'los otros 18' se las ingenió para plantar cara a Barça y Madrid, Madrid y Barça. Hoy, día de clásico, son muchos los que miran el partido como un grupo de jóvenes miran una pelea entre abuelos: desde la lejanía, la extrañeza o la indiferencia. Durante mucho tiempo pelearon en obscena superioridad y los demás tuvieron que ingeniárselas para crecer, para no ser pisoteados… y en ese crecimiento ha habido una evolución brutal en la clase media de nuestra Primera División.

No es casual que el Granada venciese en el campo del PSV. Ni que la Real, flamante líder de la Liga, lograse tumbar al rocoso Rijeka a domicilio. Ni que el Villarreal, aún olvidándose de defender, le hiciese cinco goles al Sivasspor. Ni que el Cádiz le ganase al Madrid o el Getafe al Barça. La potencia de un campeonato no se mide en lo que hacen los monstruos, sino en lo que generan los pequeños.

Habrán leído por ahí eso del 'Clásico devaluado' o lo de 'Gigantes venidos a menos'. Seguro que tendrá su buena cuota de pasión, porque el gran partido siempre será el gran partido, pero tal vez estemos llegando a ese punto en el que debemos cuestionar la exclusividad de lo que hacían 'ellos dos', darles las gracias por los servicios prestados allá arriba y empezar a fijarnos un poquito más en 'los otros 18'. En cómo compiten, juegan y se divierten algunos. En lo que tienen que luchar Barça y Madrid, que hasta hace poco goleaban a casi todos los demás en marcha corta y con el freno de mano echado, para sacar adelante sus puntos. Si los 'guapos' han bajado, no perdamos demasiado tiempo lamentándolo y sí disfrutando de la 'nueva normalidad' de nuestra Liga. «Vale. Pero primero... clásico».