CRÓNICA PERSONAL

Pilar Cernuda

Periodista y escritora. Analista política


Cacerolada

19/05/2020

El Gobierno y sus llamadas “terminales mediáticas”, que las tiene, como las tiene el PP, mantienen que las caceroladas que se producen en los últimos días, están organizadas por el PP en general y por Isabel Ayuso en particular

Ciego en su soberbia, Sánchez no acaba de comprender que millones de españoles – entre ellos muchos de sus votantes- ya no pueden más, y tienen motivos suficientes para hacer sonar las cacerolas y dar gritos contra un gobierno que nos conduce directamente al desastre. De hecho, estamos ya en el desastre, solo falta el comunicado oficial que lo acredite.

Los que acusan al PP y a Vox de las protestas, tendrían que hacérselo mirar, porque demuestran que no pisan la calle, que no tienen ni idea de cómo ha afectado a los españoles su pésima gestión ante una pandemia.

Los que protestan están angustiados porque se les han muerto personas cercanas, durante semanas las mascarillas y guantes para su propia protección personal solo la encontraron a precio de oro, y cuando escuchaban a Simón enumerar las medidas que debían tomar les invadía una ira irreprimible porque parecía no darse cuenta de que ya les gustaría disponer de los medios que el supuesto experto consideraba de uso obligado.

Muchos de los que protestan se han quedado sin trabajo y no les llega la prometida ayuda del SEPE ni los créditos ICO, enredados en cuestiones burocráticas; los jóvenes o padres de jóvenes no saben cuándo y cómo van a acabar los colegios y universidades, y la mayoría de los que se encuentran con un ERTE ya saben que cuando finalice se irán directamente al paro. Todo esto con nombramientos de gobierno que se hacen al margen de la ley, con el famoso matrimonio que se levanta al mes más de 10.000 euros por sentarse en la mesa del consejo de ministros sin tener ni idea de gestión, con un presidente que dedica los sábados a prédicas en las que riñe en lugar de anunciar decisiones que permitan salir del hoyo, y con unas autoridades europeas que insisten en que las ayudas no son gratis y que por tanto ya puede Sánchez ir confesando a los españoles cual es el coste del rescate, que Sánchez no quiere llamarlo así. Y con el gobernador del Banco de España anunciando este mismo lunes que lo que viene es mucho peor de lo que se había previsto para el peor de los casos.

Estamos en manos de un gobierno de irresponsables, incapaces y mentirosos que en lugar de tomar medidas adecuadas se dedica a echar la culpa a los demás. Un Gobierno que no respeta leyes ni instituciones, y que no quiere prorrogar el estado de alarma para proteger la salud, puesto que no sabe cómo, sino que quiere la prórroga para seguir haciendo y deshaciendo con un parlamento semiparalizado.

¿Y aún pretende que la gente no se eche a la calle para protestar?