UNA COL

Aurelio Martín

Periodista


Maldita hemeroteca

28/06/2020

Las hemerotecas son el auténtico azote de los políticos, también los diarios de sesiones, pero a otro nivel, porque dejan al descubierto promesas imcumplidas a lo largo del tiempo, principalmente centradas en antesalas de elecciones, que leyéndolo en frío lo primero que revela es que hay por su parte una tomadura de pelo a los ciudadanos sin ningún tipo de complejo. A la siguiente, sacan la sonrisa, regalan un mechero, vuelven con un cuento y venden la moto como si nada hubiera pasado.   
Lástima que, desde un espíritu más crítico, los ciudadanos no echaran mano de promesas incumplidas, tónica muy generalizada a lo largo de los tiempos, cada vez que cumplen con su derecho a acudir a las urnas y opten solo por elegir un color político con el que más puedan sintonizar. 
Dentro de las reivindicaciones que están presentes estos días en materia sanitaria,  cuando estamos en la provincia más castigada por la pandemia y menos dotación de camas hospitalarias y personal sanitario, además de la cifra más alta a nivel nacional de muertes por la Covid-19, solo hay que ver que han fallecido nada menos que el 25 por ciento de las personas que se encontraban en residencias de mayores, surgen muchas reivindicaciones históricas, desde el Hospital Policlínico a la desaparecida Escuela de Enfermería, que nos sitúa en la única provincia de Castilla y León sin un centro formativo de este grado y con un déficit importante de profesionales, hasta el punto de que hay quien ve peligrar sus vacaciones porque no se encuentra sustitución.
Leyendo noticias antiguas, vemos cómo en ambos casos se ha hablado de proyectos que se iban a realizar de inmediato  y que han quedado en el olvido para la eternidad. Al viejo conocido como ‘18 de julio’ le habían dado numerosos destinos, hasta una unidad de paliativos, incluso la gestión privada, pero ahí ha quedado, envejeciendo, con posibilidades de rehabilitación, pero sin que nadie lo quiera como contenedor de asistencia hospitalaria, una vez consolidado.
Y la Escuela de Enfermería, aunque prometió estudiarlo muy a fondo quien fuera rector de la Universidad de Valladolid (UVa), Francisco Javier Álvarez Guisasola, consejero de Educación y de Sanidad de la Junta de Castilla y León, se quedó en el saco del olvido, desde que llegaron las transferencias universitarias.     
Ahora hablamos de centros asistenciales, que desde la Consejería de Sanidad ya advierten que se llevarán a cabo «a corto, medio y largo plazo», incluso más allá de una legislatura, quiere decir que ahora se va a hablar mucho del asunto por la situación padecida, luego puede que regrese el tema en campaña, y se terminará como en los casos anteriores, olvidado.  
Es necesario un compromiso con la sociedad porque, de lo que se ha podido traslucir de declaraciones, en estos días, ese nuevo hospital moderno se queda de momento en el imaginario. Al fin y al cabo, se abordarán algunas cuestiones urgentes y, luego, se encajarán las piezas para decir que ha sido suficiente...