CRÓNICA PERSONAL

Pilar Cernuda

Periodista y escritora. Analista política


Escenario negro para Sánchez

30/03/2020

Que la cifra de fallecidos de este lunes haya sido algo menor que la ofrecida el domingo es un alivio, pero de corto recorrida. Los propios portavoces advierten que corresponden a fechas anteriores, que no son en tiempo real y, por otra parte, la experiencia de Italia –el referente más cercano que tenemos- es que tras buenos números, esperanzadores, se han producido retrocesos.

La esperanza de que la cosa vaya a mejor es lo único que no se pierde, aunque sería bueno que fuera a corto plazo porque hay familias enteras, personas, que necesitan ver la luz al final del túnel. Un túnel muy largo, porque tras la enfermedad y, lo que es peor, la muerte, espera una situación económica alarmante.

Ya lo hemos apuntado hace días: este gobierno, a pesar de contar con dos ministros de prestigio en el campo económico, Calviño y Escrivá, está tomando medidas que parece imposible que acepten dos expertos de su trayectoria, y con el ingrediente añadido de que el presidente es doctor en Economía. No hay experto que no cuestione las iniciativas del gobierno, como no hay ciudadano de a pie que, desesperado, no se pregunte qué se puede hacer para echar a un equipo que, lo demuestra sobradamente, que no está capacitado para sacarnos de una situación tan crítica. Visto lo visto estas últimas semanas, solo salva este país un nuevo gobierno.

Hay fórmulas democráticas para hacerlo, la más drástica una moción de censura. Sería indispensable el apoyo del PNV para que salieran las cuentas, y el anuncio del domingo de Urkullu de que no apoyaría los Presupuestos Generales del Estado, cabreadísimo el presidente vasco por las nuevas medidas económicas del gobierno, que considera letales para la economía y la empresa, puede significar que esa moción tendría posibilidades de salir adelante. Hay otras maneras, entre ellas un gobierno de salvación del que se habla hace tiempo. Saldría de un acuerdo entre Psoe, PP y Ciudadanos, no con Sánchez como presidente pero sí con alguien de su entorno como Nadia Calviño, por ejemplo, porque la economía va a ser clave y es conocido que a pesar de que no ha puesto pie en pared contra las medidas salidas del Consejo de Ministros, Calviño ha expresado en el Consejo que no le parecían apropiadas. En ese supuesto acuerdo entre los tres partidos, PP podría formar parte del gobierno, o apoyarlo desde fuera.

La oposición está a la espera, Casado ha repetido hasta la saciedad que apoya a Sánchez mientras la prioridad sea atajar el corona virus. Después … moción de censura, el gobierno de unidad ya mencionado, o los tribunales. Se puede apostar que Sánchez y su equipo se encontrarán con una batería de demandas penales procedentes de partidos de la oposición y asociaciones de afectados. Más las que puedan presentar los empresarios por las medidas improcedentes del gobierno.

Sánchez no lo va a pasar bien los próximos meses.