TIEMPO MUERTO

Diego Izco

Periodista especializado en información deportiva


Se acabó la magia

18/02/2021

Historia triste y real: Luis era un mago aficionado de mediados del siglo pasado que hacía algunos 'bolos' en fiestas de pueblos. Habría invertido, supongo, dinero en ciertos efectos y tiempo en dominarlos… pero esa inversión se congeló en el tiempo: a los años, cuando todos conocían sus trucos, seguían invitándole porque su espectáculo de magia se había convertido de repente en una tragicomedia y él no lo sabía: seguía esforzándose, pero ya nadie estaba atento a la 'magia', sino a ver dónde se le caía el naipe, dónde se le veía el pañuelo camuflado…

Así de triste es el presente del Barça en Europa, donde cabalga de petardazo en petardazo. Se ha convertido en un mago caduco, un equipo que hacía trucos maravillosos pero no invirtió nada en renovar el repertorio, tal vez pensando que todo seguiría funcionando por sí solo. El tiqui-taca murió sin Xavi e Iniesta y también con la erosión y paulatina decadencia del producto: Piqué, Busquets, el propio Messi… Y el Barça, incapaz de adaptarse al 'neofútbol', va languideciendo convirtiendo sus comparecencias anuales en tragicomedias. Le recuerdan cuatro (Roma, Liverpool, Bayern y PSG), pero justo un año antes el PSG le hace un 4-0 a pesar de la remontada posterior y la Juventus le elimina con un 3-0 en Turín. Es ya un lustro de ases cayendo de la manga, conejos que huyen espantados del doble fondo y risas, muchas risas de fondo.

Ese 'neofútbol' lleva tiempo avisando y se concretó en la Eurocopa de Portugal o en los Mundiales de Alemania y Francia, también en las Champions arrolladoras de Liverpool y Bayern y, en cierta forma, en la respuesta a por qué el Atlético ha plantado cara tan fieramente a Barça y Madrid. Si todo cambia y tú sigues con los mismos juegos de manos, convertirás el ridículo en una rutina.