El cielo de Segovia, al descubierto

P. Martín - ICAL
-

El Laboratorio de Astronomía de Carlos González invita a grupos de todas las edades a observar "la joya" que cada noche "nos pasa por encima"

El cielo de Segovia, al descubierto - Foto: Laboratorio de Astronomía

El matemático Carlos González tiene un plan de verano de lo más ajetreado. Hasta finales de agosto, ayudará a cerca de 1.000 personas de todas las edades a descubrir su gran pasión: la Astronomía. Gracias a su equipo técnico de divulgación, el maravilloso cielo segoviano dejará de tener secretos y mostarará, por ejemplo, que están más cerca que nunca Júpiter y Saturno.

Estudiando la carrera universitaria de Matemáticas, en la Universidad Complutense de Madrid, Carlos González tuvo, en 2011, durante las prácticas de la asignatura de Astronomía, la oportunidad de coger “un telescopio". "Apunté a Saturno. Me gustó mucho lo que vi y ser capaz yo mismo de apuntar con el telescopio", explica.

"A partir de ahí, todo vino solo, me fue interesando y me fue formando a través de internet, agrupaciones, reuniones de aficionados y también un Máster", hasta que lo tuvo muy claro. "Estaba trabajando en Madrid y tomé la decisión de venir a Segovia a enseñar Astronomía con un buen cielo como es el que tiene Segovia”.

El cielo de Segovia, al descubierto
El cielo de Segovia, al descubierto - Foto:

Así nació su proyecto, al que denominó ‘Laboratorio de Astronomía’, que coincidió con el interés del área de Cultura y Juventud de la Diputación de Segovia de promocionar talleres dirigidos a niños y jóvenes para observar el cielo y unieron sus caminos. Además de estos talleres con la institución, a lo largo y ancho de la geografía segoviana, Carlos González también organiza actividades abiertas a colegios, colectivos familiares, de amigos o asociaciones y establecimientos de Turismo Rural.

Carlos González comparte al cien por cien el proyecto de la Diputación de Segovia de convertir la provincia en destino de Astroturismo con la certificación oficial de la Fundación Starlight. “Tenemos aquí todas las noches una joya que nos pasa por encima y no la estamos valorando”, remarca el fundador de Laboratorio de Astronomía, y sería muy positivo abrir más el campo del Astroturismo con las mediciones de la Fundación Starlight. "Con los datos en la mano, que podamos decir qué tenemos un cielo de maravilla”.

Lo que más llama la atención a la gente que no es de Segovia, argumenta, son precisamente sus cielos completamente despejados, sin una nube, “azul y bien claro” que, por la noche, “se transforma en un cielo brutal”. "Para los segovianos es algo a lo que estamos acostumbrados que no parece de lo más normal”. Carlos González señala que al enseñar su trabajo a amigos de sus amigos, le sorprendía que no supieran identificar qué era la Vía Láctea porque “para verla necesitas un buen cielo” y “no lo habían visto nunca”

Además la provincia de Segovia tiene otra gran ventaja y estar a 1.000 metros de altura . "Cuánto más alto, menos atmósfera tienes entremedias y un cielo más claro para ver”. Carlos González explica que el cielo es totalmente diferente según la estación del año, ahora que es verano, la observación es la más cómoda de ver y también "animado por las temperaturas que son más agradables".

Cielo de verano

Es una invitación para fijarse, por ejemplo, en Júpiter que es “el primer puntito que sale, que empieza a lucir en el cielo y es más brillante". "Con la ayuda unos prismáticos o un telescopio se puede ver Júpiter y tambien sus lunas”. Siguiendo las indicaciones del experto, “muy cerquita, está Saturno que se puede ver a simple vista", y si se usa alguna herramienta técnica, se pueden distinguir sus anillos. Además, en estas noches de observación del cielo, ocurren anécdotas como ver pasar una satélite artificial, puesto en órbita por el ser humano y que se ve desde la Tierra.

En unos días llegará otro fenómeno característico del verano, la lluvia de las Perseidas o lágrimas de San Lorenzo, sobre el 9 y 10 de agosto. “Es más fácil que te las encuentres simplemente si estás mirando al cielo y le dedicas un rato, verás cruzar una estrella fugaz y lo más seguro es que sea una perseida”, explica Carlos González, que advierte que este año hay un hándicap, habrá “mucha luna que ilumina el cielo, no está tan oscuro y se podrá ver menos pero lo importante es que las más grandes y espectaculares se seguirán viendo”.

Mirar por el telescopio

El responsable de Laboratorio de Astronomía asegura que su objetivo es que sea una actividad amena en la que la gente se lo esté pasando muy bien, con la ayuda de su propio equipo de telescopios para “ver lo que no han visto nunca”, no sólo los niños que se llevan grandes sorpresas, también los adulto. "Los padres traen a sus hijos porque nunca han mirado por un telescopio, pero ellos tampoco y se sorprenden como niños. Disfrutan juntos padres e hijos, es una gozada y un privilegio compartir estas experiencias”, remarca. 

Durante el verano de 2018, participaron unas 700 personas y este 2019 fácilmente llegará a la cifra de 1.000 participantes que pongan sus ojos en sus telescopios que están enfocados precisamente a la divulgación para que sea más fácil la observación, “para personas que no están familiarizadas, a una altura para que los niños lleguen bien y se mueven automáticamente para que puedan mirar muchas personas sin que sea necesario es tener que estar cogiendo la rotación de la Tierra”.

Además Carlos González se ayuda de un puntero láser para ir señalando el cielo e ir explicando las estrellas y las constelaciones, como se mueve el cielo de verano de invierno, las curiosidades, la mitología.

Astrobiología

Para los días de cielos nubosos y cubiertos, en los que parece que que "no se puede hacer Astronomía”, Carlos González ha ideado un proyecto, que ha puesto en marcha este 2019, que es una actividad de astrobiología. “Voy con un microscopio y enseño vida microscópica que tenemos en Segovia. Lo que me ayuda a explicar cómo los astrónomos buscamos vida por el universo”.

No se puede hacer bajo un cielo estrellado  pero “no se pierde la jornada” porque la divulgación científica aprovecha cualquier ocasión, al igual que utiliza las nuevas tecnologías de la comunicación, con su página web laboratoriodeastronomia.com y sus perfiles en redes sociales, donde poder maravillarse con las fotografías obtenidas en los diferentes pueblos y la ciudad de Segovia en sus diferentes actividades de observación, así como de fenómenos astronómicos como los eclipses de luna.