El 11% de la población pasa a fase 1 tras sumar 42 zonas

SPC
-

El Ministerio flexibiliza las condiciones de confinamiento en los territorios que siguen en fase 0 y permitirá acudir a los comercios sin cita previa y el culto con un 30 por ciento de aforo, entre otras medidas

Una mujer limpia en Ponferrada la fachada de su bar, cuya terraza podrá abrir a partir del lunes. - Foto: César Sánchez (Ical)

El Ministerio de Sanidad autorizó ayer que las 42 zonas básicas de salud de Castilla y León solicitadas esta semana por la Junta pasen a partir del próximo lunes a la fase 1 del plan de ‘desescalada’ o transición a la normalidad, según informó ayer por la tarde el Ministerio de Sanidad.  a media tarde de ayer. Además, tras un trabajo «intenso y coordinado» como explicó el presidente de la Junta, el resto de los territorios que se mantendrán en fase 0 gozarán de «ciertas medidas de alivio» del confinamiento.
El ministro de Sanidad, Salvador Illa, que compareció junto al director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón tras la reunión del Consejo Interterritorial de Salud, puso de relieve la «prudencia» con la que está actuando en Castilla y León como consecuencia de la «dureza» con la que la pandemia ha afectado a la Comunidad.
Las 42 nuevas zonas propuestas por la Junta se sumarán a partir del próximo lunes a las 26 que ya dieron el salto la semana pasada, con lo que cerca de 280.000 los ciudadanos de la Comunidad, un 11 por ciento de su población, los que irán un escalón por delante en el proceso de desescalada y podrán gozar de menos restricciones y mayor libertad de movimientos, pero siempre sin salir de su zona básica de salud.
Las 14 zonas de la provincia leonesa, incluyendo Ponferrada, uno de los grandes municipios de la Comunidad, se suman a seis de Salamanca, cinco de Burgos, cuatro de Palencia, tres de Ávila, Valladolid y Zamora, y dos de Soria y Segovia.
Medidas de flexibilización.

El cerca del 90 por ciento de los castellanos y leoneses que se mantienen en territorios con fase 0 al menos van a ver aliviadas sus condiciones de confinamiento, pasando a una especie de ‘fase 0.5’. Así, la orden ministerial que se publicará hoy y que entrará en vigor el próximo lunes cuenta como novedades que los locales y establecimientos comerciales con menos de 400 metros cuadrados podrán abrir sin cita previa para la atención individual de clientes siempre que no haya nadie en su interior. Los lugares de culto religioso tendrán una limitación de un tercio del aforo, mientras que en los velatorios se ampliará la presencia hasta diez personas.
En el ámbito del deporte profesional y federado se podrán realizar entrenamientos individuales, básicos y medios, junto con la apertura de centros de alto rendimiento que deberán aplicar medidas de protección e higiene reforzadas. A estas medidas se suman otras vinculadas a la educación y universidades y actividades culturales que concretará la orden.
El ministro, según informa Ical, aludió a la buena evolución de la enfermedad y explicó que, aunque no se cumplan con las condiciones para superar una fase, no significa que no puedan adoptarse medidas de flexibilidad «avaladas desde un punto de vista técnico».
Avance conjunto.

Precisamente esa era una de las peticiones formuladas por la consejera de Sanidad, Verónica Casado, en su comparecencia telemática diaria unas horas antes de conocer la decisión.
Casado apostó además por avanzar «a la par» en la ‘desescalada’ en Castilla y León por lo que dudó de que en una misma provincia vaya a haber zonas básicas de salud en diferentes fases -cero, uno, dos y tres- en el plan de transición a la nueva normalidad, por la pandemia del coronavirus.
Asimismo, la consejera indicó que a medida que pasan los días detectan que cada vez más territorios cumplen con los indicadores epidemiológicos establecidos para progresar. Por ello, señaló que la Junta había solicitado flexibilizar el confinamiento en las zonas que están en la casilla de salida.
Verónica Casado insistió en que las capitales de provincia no cumplen aún las condiciones fijadas desde el punto de vista epidemiológico y sanitario. Aunque indicó que no se pueden hacer predicciones de lo que ocurrirá en 15 días, avanzó que «probablemente haya buenas noticias para esas fechas».
Casado remarcó que su departamento hace un análisis semana a semana, por lo que volvió a señalar que en las siguientes revisiones «va a haber cambios», después de que alcaldes como el de Valladolid, Óscar Puente, aseguraran que su ciudad ya podría avanzar a la fase 1.
La consejera recordó que la próxima semana se celebrará una Conferencia de Alcaldes en la que también se abordará este asunto, pues la Junta está abierta «al diálogo y la explicación» de los datos.
En cualquier caso advirtió que la estrategia para la desescalada depende del compromiso personal de cada ciudadano, pero también de los alcaldes y añadió que «en una gran mayoría lo están haciendo magníficamente bien» y recordó que ellos deben asegurar el control de las personas y la desinfección e higiene en los espacios que son de su titularidad.