Adiós al 'teleclub' de Becerril

C.Sancho
-

Un incendio acaba con este edificio histórico y el Ayuntamiento de Riaza plantea la construcción de un nuevo espacio para el próximo año.

Adiós al 'teleclub' de Becerril

El punto de encuentro de los apenas diez vecinos censados de Becerril ha sido pasto de las llamas esta semana. Un incendio originado en la noche del lunes al martes ha convertido 200 años de historia de un edificio en un recuerdo de sensaciones agridulces para los vecinos, que se muestran consternados por lo ocurrido. A pesar de contar con muy pocos vecinos, Becerril es una de las poblaciones que forman parte de la ruta de los pueblos del color de Riaza, depende de esta localidad y los fines de semana, puentes y en la época estival concentra un aumento de población de segunda residencia. De hecho coincidiendo con el puente de diciembre, el llamado ‘teleclub’ había sido muy utilizado por los vecinos.
Este importante susto, gracias a la rápida intervención de los servicios municipales de Riaza, los bomberos de Sepúlveda y los de Segovia, no afectó a los edificios colindantes por la acción del fuego. Se trata de un inmueble histórico que los vecinos han conservado toda la vida y que en su momento albergó el Ayuntamiento. Hasta 1979 que se mantuvo como municipio independiente. En la actualidad, aunque no se utilizaba en todo su conjunto, sí se mantenía como teleclub, sede social de la asociación de vecinos de Becerril y consultorio médico. 
Mientras algunos vecinos están pensando en adecuar alguna casa del pueblo para seguir manteniendo un lugar de reunión, desde el Ayuntamiento de Riaza ya estudian cómo incluir en los presupuestos de 2020 una partida destinada a la construcción de un nuevo edificio en sustitución de este, aunque quizá de dimensiones más pequeñas y más modernas. «Este es uno de los teleclubs de la zona que más actividad tenía y urge recuperarlo», apunta el alcalde de Riaza, Benjamín Cerezo que lleva días escuchando distintas historias de los vecinos respecto a la edificación. 
Además considera que es necesario que estos pueblos cuenten con estos lugares de encuentro, donde también pueda acudir el médico a pasar consulta. La implicación de los vecinos en estos espacios es destacada ya que siempre hay alguien que se encarga de mantenerlo y es fundamental para que los pueblos subsistan.
Becerril se encuentra enclavado en los pueblos negros de la zona y, al igual que otros municipios de la comarca, contaba desde los años 60 con este espacio denominado ‘teleclub’, que se extendió en las zonas rurales de toda España con el fin de reunir a los vecinos alrededor de la televisión. El NO-DO apuntaba que estos espacios estaban llamados «a fundir en un único centro al antiguo casino, al círculo y a la casa de la cultura». El centro de Becerril formó parte de la antigua red nacional de teleclubs integrada por unos 6.000 centros pertenecientes a la denominada Junta Central de Información, Turismo y Educación Popular del Ministerio de Turismo e Información. El fin último era socializar a la población en torno a la televisión. Con la expansión de este electrodoméstico, los teleclubs pasaron a convertirse en centros culturales, bares e incluso pequeñas bibliotecas sin perder la esencia de unir a la población. Ahora los pocos vecinos de Becerril se mantienen unidos para buscar un nuevo espacio en el que compartir ratos mientras el teleclub resurge de las cenizas.