Los proyectos del eje de Daoiz se actualizan de cara a 2021

D. A.
-

La localización por georradar de las redes e infraestructuras que discurren bajo Daoiz, La Merced y Marqués del Arco, incluido el canal del Acueducto, reducirá imprevistos en las obras que se esperan iniciar el próximo año, con ocho de retraso

Calle Daoiz. - Foto: Rosa Blanco

El Ayuntamiento de Segovia realizaba el martes y el miércoles de esta semana trabajos de prospección con georradar en Marqués del Arco, La Merced y Daoiz para conocer la ubicación exacta de las redes e infraestructuras que discurren por su subsuelo, incluido el histórico canal del Acueducto. El objetivo, «evitar sorpresas» cuando se abran estas vías para abordar su reurbanización, tal y como resume a El Día la concejala de Patrimonio Histórico, Clara Martín. Los tres proyectos están redactados desde 2013 y, en principio, tal y como avanzaba este periódico en su edición del 14 y 15 de noviembre, el objetivo es avanzar de una vez a partir del próximo año.

Urgen tales obras por el deterioro general de esas vías, afectadas por humedades y otras patologías propias del paso del tiempo. Pero llama la atención sobre todo el problema del cableado, de sobra conocido. Salta a la vista de cualquiera y más en estas calles especialmente por su sobreexposición a ojos del visitante, tratándose del principal eje turístico de la ciudad por unir la Catedral con el Alcázar. 

La situación no ha hecho más que empeorar en los últimos años, con cables en desuso que no se retiran mientras se ponen nuevos, algunos sujetos de mala manera con cuerdas, pasando por delante de escudos heráldicos de casas palaciegas, e incluso colgando en algunos casos casi al alcance de la mano de quien pasea a pie de calle.

Los proyectos se redactaron en 2013 porque la idea era haberlos ejecutado entonces con cofinanciación estatal y autonómica resultante del plan de rehabilitación integral del barrio de Canonjías (ARCH, luego denominado ARU). Sin embargo, el equipo de Gobierno advirtió en su momento que no se alcanzó la implicación necesaria por parte de los particulares en reformas subvencionadas de viviendas (se quedó en un 67% del parque inmobiliario existente allí) como para haber generado la subvención equivalente que se esperaba para vías públicas.

Ya en enero de 2017 la Comisión Territorial de Patrimonio de la Junta dio también un toque al Ayuntamiento para demandarle que liderase la intervención que fuera necesaria para acabar con los cables que las empresas de telefonía, luz y gas han ido tendiendo allí (como en todas partes) amparadas por una controvertida ley estatal que sólo tiene en cuenta el interés general de los servicios que dan estas compañías, sin regular el impacto estético que causan. Además, en abril de ese año, el PSOE, que entonces gobernaba la ciudad en solitario (ahora con IU), aceptó aprobar una moción del PP por la que se comprometía a ejecutar estas obras «en cuanto haya una partida presupuestaria disponible», pero a la vista está que no ha sido así. Si se considera que en estos años debían llevarse a cabo antes otras inversiones, el error, como poco, estaría en haber aceptado aquella moción tal y como estaba redactada.

Ahora, en cualquier caso, sí se apunta a avanzar en ello, y el hecho de que se trate de tres proyectos redactados de manera independiente lo facilita. La concejala de Patrimonio Histórico, sin entrar a confirmar qué se hará antes, reconoce que la más afectada por los cables es Daoiz «porque los tiene en las fachadas de ambos lados»; y matiza que no se contempla abrir las tres calles a la vez, lo cual invita a pensar que la intervención sea progresiva y empiece por Daoiz. No obstante, lo que suceda en la práctica, dados los precedentes de estos proyectos, aún está por verse.