La mayor preocupación de los jóvenes es el Medio Ambiente

Europa Press
-

Según el barómetro de julio del CIS el paro, la clase política, la corrupción y la violencia de género son otros de los 'problemas' para los españoles menores de 30 años

La mayor preocupación de los jóvenes es el Medio Ambiente - Foto: Ana Escobar Ana Escobar

El medio ambiente se sitúa entre los principales problemas de España para la juventud, que este 12 de agosto celebra su Día Mundial, como constata la Encuesta Global Millennials 2019 elaborada por Deloitte. Además, los jóvenes menores de 24 años son el sector de población que más señala el medio ambiente entre los principales problemas de España, según los datos del último barómetro del CIS.  "Al final es nuestro futuro. Una persona de 40 o 50 años no ve las consecuencias reales del cambio climático sobre si misma, piensa que es algo que llegará o no llegará, no lo ven como una crisis, pero las nuevas generaciones sí, porque pensamos que quizás no llegaremos a ser mayores, por eso estamos más concienciados", explica Koro López de Uralde, de 23 años, una de las jóvenes portavoces en Madrid de Fridays For Future, movimiento contra el cambio climático inspirado en la activista adolescente sueca Greta Thunberg. 
Según el barómetro de julio del CIS, los problemas medioambientales fueron señalados como el principal problema de España por 2,7 de cada 100 jóvenes de entre 18 a 24 años, siendo el sector de población que más lo mencionó como primera respuesta. El porcentaje se reduce progresivamente según avanza la edad: solo el 1,2 por ciento de la población española de entre 35 y 44 años lo considera el problema más importante, quedando en un mínimo 0,1 por ciento para los mayores de 65 años. 
De este modo, el medioambiente sigue estando lejos de las principales preocupaciones de los menores de 24 años según el CIS, como el paro, la clase política o la corrupción, pero los jóvenes señalan al medio ambiente como un problema prioritario tanto como a la violencia de género o a la independencia de Cataluña. 
  Además, del CIS, otros estudios recientes constatan la creciente concienciación de la juventud española por el cambio climático y sus consecuencias. El pasado mes de julio, la Encuesta Global Millennials 2019 elaborada por Deloitte lo situaba como la tercera preocupación más importante de los jóvenes españoles, sólo por detrás de la corrupción y el paro.

 

Conciencia generacional

"Los científicos hacen cada vez advertencias mayores, y vemos los síntomas, como que haya cada vez más incendios. El cambio climático es más palpable", añade la joven Koro López de Uralde. En su opinión, uno de los factores que han influido en las nuevas generaciones es la presencia de valores medioambientales y ecologistas en la educación, aunque considera que todavía "no es suficiente". 
"La educación es una parte fundamental", tercia Irene Rubiera, estudiante de Derecho de 20 años, que también participa en Fridays For Future, que la semana pasada definió su estrategia internacional durante un encuentro celebrado en Suiza al que acudieron medio millar de jóvenes de 40 países. 
Rubiera admite que, en su caso, la conciencia ecologista la aprendió en casa. "Hay más conciencia en nuestra generación porque hemos tenido el cambio climático sobre la mesa, se menciona en nuestros libros de texto y se nos enseña a reciclar", argumenta. 
En España, los estudiantes universitarios han liderado en España el movimiento, que tiene réplicas en países todo el mundo, desde su eclosión el pasado mes de febrero en Girona, cuando un grupo de jóvenes de la universidad de la ciudad catalana se plantó ante la sede de la Generalitat, emulando a la sueca Thunberg, que en verano del año pasado empezó a protestar todos los viernes frente a la sede del parlamento sueco reclamando acción contra el cambio climático.

 

El 15 M verde

El pasado 15 de marzo, este movimiento estudiantil internacional tuvo su propio 15M. Aquel día, Fridays For Future convocó la primera  huelga internacional por el clima con 1.600 convocatorias en todo el mundo que respaldaron millones de estudiantes. En España, la jornada vació aulas y movió a miles de jóvenes a las calles de más de 50 ciudades. El próximo 27 de septiembre, el movimiento ha convocado una huelga general internacional. 
"Quiero pensar que es la gran lucha de nuestra generación. Ya nos han llamado el '15M verde' o la primavera climática, y estamos en una encrucijada. Mientras veamos que seguimos en peligro, esto aumentará", vaticina Irene, mientras su compañera Koro, subraya el carácter "transversal y abierto" de este movimiento. 
"No está politizado, y pide proteger el planeta, que haya una transición justo hacia un modelo sostenible. Defendemos algo que da igual la ideología que tengas, o la edad, porque buscamos algo que cuide de todos, incluso de todas las especies, no solo los humanos", apostilla.

 

Precarios y sin emanciparse

En el Día Internacional de la Juventud, que se celebra este 12 de agosto, organizaciones como CCOO denuncian las "cotas escandalosas" de la temporalidad juvenil en España "por encima del 55 por ciento", el "abuso" de las prácticas no laborales, el "fenómeno creciente de los falsos autónomos, el empleo sumergido y el paro ("que aún afecta al 25 por ciento de la juventud menor de 30 años", recuerda) como causas de la "vulnerabilidad" de los jóvenes, "que se ven de este modo incapacitados para planificar y desarrollar proyectos de vida a medio y largo plazo". 
Por otro lado, un estudio del Observatorio de Emancipación, del Consejo de la Juventud de España, alertaba hace unos meses de que 2018 cerró como el año con menor proporción de jóvenes emancipados de la última década: sólo 19 de cada 100 personas entre los 16 y los 29 años estaba residiendo fuera del hogar de origen el año pasado. 
Esta tendencia se registra por igual en toda España. Es decir, en todas las comunidades autónomas ha bajado el porcentaje de emancipación, aunque no todas están al mismo nivel. El consejo destaca que cinco de ellas --Andalucía, Castilla y León, Castilla-La Mancha, Extremadura y País Vasco-- no llega al 17 por ciento, mientras que Galicia y Asturias que están alrededor del 20 por ciento.