A Santiago por Castilla

Nacho Sáez
-
A Santiago por Castilla

Alrededor de 400 peregrinos realizan cada año el tramo del Camino de Santiago que atraviesa Segovia, una ruta que ha padecido los efectos del vandalismo y que aguarda una intervención de Prodestur para mejorar su señalización.

El Día de Santiago, que se celebra este miércoles 25 de julio y que reúne a miles de personas en Galicia y especialmente en Santiago de Compostela con motivo de su festividad, es parte también de Segovia. Provincia de paso del Camino de Santiago de Madrid, esta joven ruta que comprende alrededor de 85 kilómetros tiene una serie de características, secretos y peculiaridades que es bueno recordar ahora que se acerca el día 25.
Se adentra en la provincia en el puerto de la Fuenfría y se despide en Villeguillo, en plena Tierra de Pinares. Entre medias transita por Segovia capital, Los Huertos, Añe, Pinilla Ambroz, Nieva, Nava de la Asunción y Coca, lugares en los que el peregrino puede encontrar un buen puñado de albergues para descansar. Esta pequeña porción de los 320 kilómetros que separan Madrid y Sahagún (León), donde se une al Camino Francés, recibe cada año a una media de 400 personas, según los datos que maneja la Asociación de Amigos del Camino de Santiago de Segovia.
«Toda esta zona es muy bonita», destaca Ángel Vallés, uno de los integrantes de esta organización, que realiza excursiones el tercer domingo de cada mes a un tramo de alguna de las rutas del camino. Ahora en julio y agosto suspenden la actividad, pero se encuentran inmersos en completar la variante sureste del Camino de Levante, con inicio en Arévalo (Ávila) y final en Benavente (Zamora). Antes ya han conocido la Ruta de la Plata (desde el límite de Soria hasta Burgos) o el propio Camino de Santiago de Madrid, que tiene su kilómetro cero en la iglesia de Santiago y San Juan Bautista, en la plaza que lleva el nombre del primero de ellos, cerca de la plaza de Oriente.
La ruta jacobea abandona la capital de España por la Castellana y, dirección Fuencarral, Tres Cantos y Colmenar, enfila hacia la Sierra de Guadarrama. Manzanares el Real, Mataelpino, Navacerrada y Cercedilla son los últimos municipios madrileños que atraviesa antes de cruzar el límite con Segovia. La Fuenfría es la puerta de entrada a la provincia, donde el peregrino tiene la oportunidad de disfrutar de la belleza de numerosos parajes antes de llegar a la capital, como la Cruz de la Gallega, la Fuente de la Reina o las Camorcas, entre otros.
El camino se encuentra señalizado con hitos o monolitos de piedra que no se han salvado del vandalismo. Las placas de cerámica con las que estaba elaborado uno de esos hitos cerca de la Fuente de la Reina fueron arrancadas de cuajo, según cuenta Vallés, que explica que las piezas fueron sustituidas posteriormente por chapas de metal. «A pesar de esa circunstancia, la ruta está bien dotada», señala el presidente de la Asociación de Amigos del Camino de Santiago de Segovia, Antonio Fraile.
Este resalta que Zamarramala, Los Huertos, Añe, Coca, Nava de la Asunción y Santa María la Real de  Nieva tienen su propio albergue de peregrinos, y desvela que Prodestur –el órgano de gestión turística de la Diputación Provincial– les ha prometido una partida económica para mejorar la señalización del Camino en Segovia. A ejecutar en el plazo de unos meses o de un año (o al menos eso esperan), el proyecto es el premio al trabajo que han realizado dos miembros de la asociación. Estos se encargaron de elaborar un estudio sobre la actual señalización del Camino en Segovia. «Han ido metro a metro», indica Fraile, que añade que la mayor parte de las provincias de Castilla y León ya han hecho este esfuerzo para adecuar las indicaciones que se encuentra el peregrino a lo largo del recorrido.
Desde la Diputación les han transmitido que entre los objetivos de la institución a nivel turístico figura incrementar la promoción del Camino de Santiago vinculado directamente a Segovia. Sin embargo, choca con esas metas la señalización incorrecta que se mantiene en algunas zonas, tal y como alerta Vallés. «Cuando bajas desde la Cruz de la Gallega, los mojones están confudidos de posición y los kilómetros que indican están equivocados», revela. 
TRAMPAS. Otro aspecto conflictivo son las artimañas que emplean algunos hosteleros para aumentar su clientela gracias al Camino de Santiago. Esta misma semana en ‘El País’, la Asociación de Amigos del Camino de Santiago del Bierzo se quejaba de que en una bifurcación ubicada a las afueras de Ponferrada, el mojón que indica por donde deben caminar los peregrinos para acceder a la ciudad había sido emborronado y sustituido por flechas amarillas pintadas en el asfalto, lo que despistaba a los caminantes, les desorientaba y provocaba que incluso se perdieran.
«En Valseca hay alguno que pone una flecha para que la gente vaya a su bar», llama la atención Vallés mientras conversa con El Día de Segovia junto al monolito de piedra, este sí correcto, que se encuentra frente a la Rotonda del Pastor, en el Camino de los Tanques. Con motivo del Xacobeo de 2010, el Ayuntamiento de Segovia llevó a cabo una serie de actuaciones, materializadas principalmente en la colocación de veinte mojones de granito, dos estelas y cuarenta placas de bronce. Estas últimas son visibles, por ejemplo, en la Calle Real, al final de la cual al peregrino le espera la Catedral.
Si la Asociación de Amigos del Camino de Santiago de Segovia visitara la seo, a sus miembros les saldría gratis. Y es que uno de los objetivos de la organización es sufragar a sus socios el coste de las visitas que realizan a iglesias, castillos, palacios e incluso bodegas de vino y fábricas de cerveza artesana en las excursiones. Cada uno paga una cuota anual de 12 euros, con los que rebajan también el precio del autobús que les lleva hasta el inicio del tramo que toque.
semana santa. Además de las salidas de cada tercer domingo de cada mes, esta Asociación de Amigos del Camino de Santiago de Segovia organiza un viaje de siete días en Semana Santa todos los años en el que completan cinco etapas. En 2012 caminaron desde Sarria (Lugo) a Santiago de Compostela; en 2013 desde Valença do Minho (Portugal) a Santiago; y en los cinco años siguientes se propusieron completar la distancia existente entre Saint Jean de Pied de Port (Francia) y Ponferrada (León). Son cerca de 300 socios, de los que alrededor de 75 se han incorporado más recientemente. «Activos estaremos casi 200, pero es verdad que en los últimos dos años hemos crecido notablemente en términos generales», asevera el presidente de una asociación que también incluye entre sus actividades una semana cultural en la que celebran conferencias y encuentros.
De vuelta a la situación del Camino de Santiago de Madrid a su paso por Segovia, Fraile echa en falta la puesta en marcha por parte de los empresarios hosteleros de menús del peregrino. «Es habitual en otras provincias y aquí, en cambio, no los tenemos» se lamenta. No obstante, insiste en que la ruta jacobea en Segovia «está bien dotada». En la capital, distintas iglesias guardan esculturas o pinturas con la figura del santo, aunque la Concejalía de Turismo hace mención especial de los frescos románicos de San Justo (en la bóveda del presbiterio y en su vertiente norte, cierra una composición la figura barbuda y nimbada de un mártir con palma, símbolo del martirio y vieira en la cabeza) y del monasterio de El Parral y el pétreo sepulcro del Marqués de Villena coronado por un Santiago a caballo, que también se puede contemplar en una de las jambas de los ventanales que dan luz al presbiterio. El Camino de Santiago no son sólo las rutas más célebres, sino que otras como la de Segovia también albergan tesoros que merece la pena conocer.