La exótica preparación de David Llorente

Nacho Sáez
-

El piragüista segoviano está concentrado en Reunión, una isla de Francia en el Océano Índico donde entrena a 30º en aguas bravas con la vista puesta en los Juegos Olímpicos.

La exótica preparación de David Llorente

A Tokio se llega por Reunión. Al menos para David Llorente, que se encuentra concentrado desde hace un mes en esa isla del Oceano Índico preparando la cita olímpica. Más de 9.000 kilómetros de distancia respecto a su casa que no impiden, sin embargo, que esté feliz. «Estoy perfecto, no puedo pedir nada más ahora mismo», señala en conversación telefónica durante uno de los escasos ratos que le dejan libres los entrenamientos.

En Reunión ha coincidido con la élite del piragüismo europeo, otros años repartida entre Australia, Nueva Zelanda y Dubai. Pero las restricciones a la movilidad provocadas por la pandemia ha conducido a todos los países del continente a este territorio pegado a África pero que es departamento de ultramar francés. «Tiene un canal muy bueno, parecido al de Tokio, y las condiciones también son similares», explica Llorente, que viajó junto al resto del equipo olímpico español –excepto Maialen Chourraut, quien se quedó en el País Vasco– y que ha decidido prolongar su estancia hasta el día 20.

El intenso trabajo en los entrenamientos –diez sesiones de hora y media cada una a la semana en aguas bravas, además de gimnasio y análisis de vídeo– le deja algo de tiempo para hacer turismo. «Cuando descansamos nos vamos a ver cataratas, montañas, el mar... Es una isla preciosa, la gente es súper amable y hay una curiosa mezcla de culturas. Aquí se está muy bien. Poder estar con mi entrenador mano a mano, en un canal perfecto, con treinta grados de temperatura y compartiendo sesiones con contrincantes que están en el top internacional...», argumenta el palista de Palazuelos.

La exótica preparación de David LlorenteLa exótica preparación de David Llorente

Su objetivo prioritario son los Juegos, pero antes tiene previsto participar en el campeonato de Europa y en una de las pruebas de la Copa del Mundo. «El pasado fin de semana hicimos un simulacro de competición aquí en Reunión y me vi bien». El sueño de Tokio se acerca.