Rebelión vecinal en Sotosalbos contra un camping

Sergio Arribas
-

Un grupo de vecinos, ganaderos y hosteleros del pueblo constituyen una asociación para frenar la posible construcción en la dehesa de un camping de '4 estrellas' de autocaravanas y bungalós para 400 personas

Mapa que muestra el lugar donde los promotores hicieron una consulta para construir el camping - Foto: D.S.

Basilio Rubio, fotógrafo de naturaleza, ilustra su argumento con una imagen captada el día anterior. En ella aparecen un grupo de corzos, con la iglesia de San Miguel de Sotosalbos, del siglo XII, al fondo. «Este es el entorno que queremos proteger», afirma Basilio, mientras, junto a otros vecinos del pueblo, muestran la pancarta que resume el motivo de su lucha y que emplazarán en los próximos días —si obtienen el permiso municipal— en la plaza de Sotosalbos.

Basilio es uno de los vecinos de la localidad que, hace ahora unos tres meses, constituyeron la Asociación para la Protección del Patrimonio Cultural y Ambiental de Sotosalbos (APPCAS). En ella se han integrado tanto empadronados como residentes temporales. También varios propietarios de negocios de hostelería y casas rurales, además de vecinos dedicados a la ganadería extensiva, las dos principales actividades económicas del pueblo.

La movilización respondía, entre otros objetivos, al propósito de «frenar» una iniciativa privada para construir un ‘camping de 4 estrellas’ en la dehesa de Sotosalbos; un proyecto que, a juicio de estos vecinos, «acabará con el equilibro sostenible y la fauna salvaje» del pueblo, con 113 vecinos censados, situado a los pies del Parque Nacional de Guadarrama. A juicio de los vecinos, la infraestructura supondría «un grave deterioro ambiental, una contaminación acústica y lumínica y un irreversible deterioro de la zona, tanto de su flora y fauna».

Vecinos muestran una pancarta de protesta contra el camping.
Vecinos muestran una pancarta de protesta contra el camping. - Foto: Rosa Blanco

Los vecinos tuvieron las primeras noticias del proyecto en julio de 2017, cuando visitaron el pueblo sus promotores. Entonces, uno de ellos, en un encuentro casual, deslizó verbalmente algunos detalles del proyecto a varios vecinos que, alarmados, acudieron de inmediato a pedir información al equipo de Gobierno del Ayuntamiento, aunque, por entonces, ni el alcalde ni sus concejales sabían nada al respecto.

No fue hasta el otoño del año pasado cuando, en una reunión celebrada a petición del alcalde de Sotosalbos, Feliciano Isabel (PP), los vecinos «dedujeron» que aquel proyecto seguía adelante. Tras constituir la asociación, los vecinos solicitaron información al Servicio Territorial de Fomento de la Junta. La respuesta, remitida el pasado mes de enero, no hizo más, según dicen, que incrementar su intranquilidad, por cuanto ofrecía algunos detalles del proyecto de macro-camping en la dehesa de Sotosalbos.

La Comisión Territorial de Medio Ambiente y Urbanismo, en sesión del 24 de mayo de 2018, emitió un informe en relación a una consulta previa sobre la viabilidad de ubicar un ‘camping de 4 estrellas’ en cuatro parcelas de suelo rústico, que suman una superficie de 24.937 metros cuadrados. 

Sotosalbos, al pie de la Sierra de Guadarrma, es refugio y zona de caza de diversas especies protegidas.
Sotosalbos, al pie de la Sierra de Guadarrma, es refugio y zona de caza de diversas especies protegidas. - Foto: B.R.

La consulta fue solicitada por los promotores con la aportación de un anteproyecto del camping. El texto, al que ha tenido acceso El Día, hace referencia a un camping destinado a autocaravanas, caravanas remolcadas, bungalós de diseño y tiendas de campaña. La instalación pretende albergar caravanas en 50 parcelas de 120 metros cuadrados; mientras también contempla un parking cubierto de larga estancia, capaz de albergar decenas de auto-caravanas, y un número no especificado de bungalós —casas de un solo piso con galería o porche en la parte frontal—.

También se proyecta un edificio central con cafetería y supermercado, una piscina con spa y zonas de aseo comunales. Además se detalla el propósito de crear una red de caminos de acceso a las parcelas, ubicar una fosa séptica para la descarga de aguas residuales de auto-caravanas y dotar de suministro de agua y luz a cada parcela así como wi-fi de alta velocidad.

En su respuesta, la Junta incorpora, entre otros informes sectoriales, uno emitido por el Servicio Territorial de Medio Ambiente, que concluye que «el proyecto podría ser viable desde el punto de vista de afección al medio natural, si bien será evaluado una vez que se tramite la correspondiente autorización de uso excepcional en suelo rústico y se presente el proyecto».

La ganadería extensiva es una de las principales actividades económicas del pueblo.
La ganadería extensiva es una de las principales actividades económicas del pueblo. - Foto: Rosa Blanco

Como quiera que el anteproyecto entregado hace un año no contenía ninguna memoria técnica ni planos firmados por un facultativo competente, la administración regional aclaró que no podía emitir una valoración sobre si las instalaciones se adecuaban a la normativa regional que regula los alojamientos de camping.

Fuentes de la Junta informaron a este periódico que, a fecha del 2 de abril, aún no se ha entregado el proyecto ni la preceptiva solicitud para el uso excepcional de suelo rústico; un uso autorizable siempre que responda a un interés público y no suponga un deterioro ambiental o paisajístico relevante.

Pese que ha transcurrido casi un año desde la consulta, hay indicios sobre que los planes siguen adelante, como lo demuestra el hecho de que los promotores constituyeron, en febrero de 2019, la sociedad Niveum Silvan, destinada a la tenencia, administración, gestión y explotación de campings y aparcamiento de caravanas.

Los vecinos consideran que Sotosalbos, con unas normas urbanísticas muy restrictivas, ha sabido crecer «de manera armónica y sostenible» sin alterar su fisonomía. «A todos les llama la atención la tranquilidad de este pueblo, en un entorno natural único», comenta Alejandro Moreno, que explica que el acceso a la instalación sería a través de una vía pecuaría «que pasaría a ser asfaltada». De esta manera, las caravanas atravesarían el pueblo y aprovecharían la nueva vía para acceder a pueblos cercanos como Tenzuela, Berrocal y Santo Domingo.

Deterioro ambiental. Los vecinos también alertan de que el camping, con capacidad máxima para 400 personas, supondría cuadriplicar la población de Sotosalbos en verano y hasta multiplicar por 8 la población habitual en momentos puntuales. «El tráfico continuo de autocaravanas supondría un peligro para los vecinos y los animales», añade Moreno, que habla de una obra que causará un «enorme impacto». Como se exige la elevación de la instalación 20 centímetros sobre el suelo, para evitar inundaciones, los vecinos calculan que solo estas obras movilizarán decenas de camiones de alto tonelaje; con independencia del «enorme trabajo de zanjado» para llevar agua y luz a las 50 parcelas para autocaravanas. 

La obra, exigirá, según dicen, la tala de robles y fresnos centenarios en una zona que, además, es refugio de caza para especies protegidas como el águila imperial, real, buitre negro o lobo, a escasos metros del Área Natura 2000, Zona ZEPA; con independencia de que afectará al ganado vacuno que transita por una vía pecuaria y pastea en prados comunales.

Entre los vecinos integrados en la asociación está Álvaro Gil Robles, quien fuera Defensor del Pueblo y primer Comisario de Derechos Humanos del Consejo de Europa, con residencia en Sotosalbos desde hace 40 años. «Este proyecto es una amenaza para la identificación y desarrollo armónico del pueblo (…) utilizaremos todo lo que nos permita la ley para oponernos a esta actuación», recalca Gil Robles.

APPCAS estudia enviar una carta al Ayuntamiento para manifestar su inquietud ante el proyecto; considerando que, si finalmente se presenta el proyecto, el consistorio deberá valorar las alegaciones que se presenten en el periodo de exposición pública y emitir un informe sobre si el uso de camping en las parcelas es compatible con las normas urbanísticas del pueblo y si responde o no a un interés público.

A la espera de la presentación del proyecto —esta redacción ha intentado, sin éxito, localizar a los promotores— los vecinos estudian ya iniciar una campaña de recogida de firmas contra la instalación.

«Si la Junta lo autoriza, no podemos decir que no»

La sociedad Niveum no ha presentado todavía el proyecto del camping en el Ayuntamiento de Sotosalbos. Hasta la fecha, el papel del consistorio se ha limitado a trasladar, hace un año, a la Junta de Castilla y León la consulta presentada por los promotores sobre la viabilidad de ubicar el camping. Lo hizo de oficio, dado que al tratarse de parcelas calificadas como suelo rústico, la autorización —previa a la licencia municipal de obras— corresponde a la Comisión Territorial de Urbanismo. 

Así lo explica el alcalde de Sotosalbos, Feliciano Isabel Jimeno (PP), que aclara que si la Junta emite unos informes favorables «y dan el visto bueno [al proyecto], yo no puedo decir que no como alcalde» y negar la licencia puesto que, según recalca, los promotores le denunciarían por un delito de prevaricación. El regidor precisa que si el proyecto se registra en el ayuntamiento, «lo único que podemos hacer» es abrir un periodo de exposición pública y presentación de alegaciones, que serán respondidas por los servicios jurídicos de la Diputación o por un técnico contratado al efecto.

Toda la documentación se remitiría a la Comisión Territorial de Urbanismo que, a la vista también de sus propios informes, autorizará o no el uso excepcional de suelo rústico para la instalación. «No hemos dado luz verde al camping. Eso es rotundamente falso», afirma el alcalde, que aclara que hasta que no se presente el proyecto no es posible conocer el verdadero impacto que tendrá sobre el pueblo. «Yo nací en Sotosalbos. Vivo aquí. Y estoy preocupado, es así. Por lo que se intuye, te echas un poco a temblar. Pero una cosa es lo que opine y otra lo que pueda hacer como alcalde. Cuando tengamos el proyecto en la mano, veremos los pros y contras y diremos como ayuntamiento a Urbanismo lo que tengamos que decir. El Ayuntamiento tiene que cumplir la ley y si Urbanismo, con la ley en la mano, informa favorablemente, yo, como alcalde, no me la voy a jugar».