scorecardresearch

El grito artístico y ecológico de los pintores pensionados

Patricia Martín
-

Los pintores pensionados de 2019 donaron las obras que realizaron sobre los efectos de los incendios de La Granja y Miraflores, que ahora se exponen en el Ayuntamiento del Real Sitio

El grito artístico y ecológico de los pintores pensionados - Foto: Nacho Valverde_ICAL

El Salón Barroco del Ayuntamiento del Real Sitio de San Ildefonso (Segovia) acoge, hasta el 4 de septiembre, la exposición ‘Cuando el paisaje duele’, con un panel que recoge las obras en pequeño formato, en tablilla de madera y papel, realizados por los alumnos de la beca de Paisaje del Curso de Pintores Pensionados de Segovia a raíz de los incendios declarados el 4 de agosto de 2019 a ambos lados de la Sierra de Guadarrama, en los términos municipales del Real Sitio de San Ildefonso y Miraflores.

El panel también incluye el texto íntegro del Manifiesto por la Preservación del Paisaje suscrito por estos jóvenes estudiantes de Bellas Artes de toda la geografía nacional, el 13 de agosto de 2019, en La Morcuera, así como un vídeo elaborado con fotografías de esas jornadas y las obras resultantes.

El coordinador del Curso de Pintores Pensionados y académico de San Quirce, Juancho del Barrio, explicó que la noche del 4 de agosto del año pasado, los alumnos tenían programada una salida al Jardín de Los Zuloaga, en Segovia capital, para pintar al natural el paisaje nocturno. “Cuando llegaron al petril de la muralla, lo primero que vieron fue la sierra ardiendo y recogieron sus sensaciones en una pequeñas tablillas de madera”.

El grito artístico y ecológico de los pintores pensionadosEl grito artístico y ecológico de los pintores pensionados

Del Barrio remarcó que los jóvenes asumieron que estaban ante “un reto pictórico y un compromiso expresivo de lo que la cultura supone en la defensa humanista de la naturaleza”. Unos días después, se marcharon una semana de residencia a El Paular (Madrid). Desde la Dirección General de Bellas Artes, una vez sofocados los incendios de La Granja y Miraflores de la Sierra, propuso subir a la zona cero de los incendios.

Ya en la zona cero de los incendios, los artistas pensionados, “con una sensación muy impresionate de desturcción”, cogieron sus elementos de trabajo y plasmaron “los pigmentos, las cenizas y los olores de la desolaccion”. Para el coordinador del Curso de Pintores Pensionados fue “una labor ecológica y educativa” a través de una colección de pinturas y dibujos.

A finales de agosto, esta serie de las zonas cero de los incendios se expuso en la entrada del Monasterio de El Paular, mientras que la serie pintada en las tablillas se expuso en Segovia, en La Alhondiga. Con toda naturailidad, según Juancho del Barrio, los alumnos decidieron que ambas colecciones no se podían separar y poder extender su petición de cuidado de la naturaleza, con la condición de que siempre se exponga en Segovia.

El director de la Academia de Historia y Arte de San Quirce, Rafael Cantalejo, avanzó que ya están en contacto con varias instituciones y será posible llevar a cabo el objetivo marcado por los pintores pensionados de 2019. Además, Cantalejo confió en que las circunstancias permitan la celebración del curso en su edición de 2021.

Los alumnos de Bellas Artes que donaron su trabajo fueron: Naia Aristonodo (Valencia); Teresa Camacho (Alicante); Lucía Tello (Sevilla); María Garrés (Murcia); Fran Carmona (Málaga); Celia Rancelot (Granada); Irene García (Salamanca); Luis Utrillas (Zaragoza); Irene Carmona (Bilbao); Fátima Gómez (Madrid); Alejandro Pardo (Pontevedra); Elia Estévez (La Laguna); Petra Pericás (Barcelona) e Irene Anguita (Madrid).

Al acto de presentación de la exposición ‘Cuando el paisaje duele”, en el Consistorio granjeño, acudieron los representantes de las instituciones que respaldan a la Academia de Historia y Arte de San Quirce en la celebración de la Beca de Paisaje del Curso de Pintores Pensionados. El alcalde accidental de Segovia, Jesús García Zamora; el vicepresidente primero y diputado de Cultura, José María Bravo, y la Jefa del Servicio Territorial de Cultura de la Junta, Ruth Llorente.