El PSOE rechaza un candidato que no sea Sánchez

J. Bazaga (SPC)
-

Los socialistas se oponen a la idea del PP de designar un aspirante de consenso y abogan por la descentralización de las instituciones para frenar el despoblamiento del interior de España

El PSOE rechaza un candidato que no sea Sánchez - Foto: Kiko Huesca

El Gobierno y el PSOE prefieren no entrar a valorar en detalle la propuesta lanzada el pasado lunes por el PP de buscar un candidato alternativo y de consenso al líder socialista, Pedro Sánchez, como solución al bloqueo político. De hecho, ayer se limitaron a considerarla una «ocurrencia» de los populares.
«Vamos a hacer un Ejecutivo con el PSOE como base fundamental y con su secretario general como aspirante» a la Presidencia, afirmó la ministra de Educación y portavoz del Gabinete en funciones, Isabel Celaá, tras participar, junto al propio Sánchez, en un encuentro con organizaciones educativas.
Con estas declaraciones zanjaba las preguntas de los medios sobre la idea que lanzó el número dos de los populares Teodoro García Egea, en el sentido de que el jefe del Gobierno dé marcha atrás y deje paso a otro candidato de consenso.

El PSOE rechaza un candidato que no sea Sánchez
El PSOE rechaza un candidato que no sea Sánchez - Foto: Ricardo Rubio
Es un «ejemplo de diletantismo, una ocurrencia», apuntó la vicepresidenta, Carmen Calvo, quien usó el mismo término que la presidenta del PSOE, Cristina Narbona. Sus reacciones se sumaron a la del titular de Fomento, José Luis Ábalos, quien definió el planteamiento de buscar un aspirante alternativo como el «chiste del día».
Desde el PP, su portavoz en el Congreso, Cayetana Álvarez de Toledo, también se refirió a la propuesta de García Egea y afirmó que tiene la impresión de que no se va a materializar, porque, en su opinión, «Sánchez no quiere dar un paso atrás» tras su investidura fallida y su «fracasado Ejecutivo».
La dirigente popular aseveró que, teniendo en cuenta las circunstancias, es «imprescindible» que se forje «una gran alternativa basada en la razón, en la defensa de la libertad, de la Constitución y en la igualdad entre los españoles».
Álvarez de Toledo se dirigió concretamente a Ciudadanos para pedirle que «medite profundamente su rechazo a sumar fuerzas y a unir a los que no pensamos exactamente igual, pero pensamos lo suficientemente parecido como para defender juntos la libertad y la igualdad de los españoles».
Este llamamiento del PP a la formación naranja se produjo mientras el presidente del Gobierno continuaba su ronda de contactos con distintos colectivos sociales para elaborar un programa progresista con el que pueda aglutinar apoyos y conseguir una mayoría suficiente para gobernar. Educación, despoblación y desigualdad social fueron los asuntos que centraron sus reuniones de la jornada, en vísperas del tradicional despacho que mantendrá hoy con el Rey Felipe VI en Palma para repasar los principales asuntos de actualidad y que, en esta ocasión, estará marcado por la situación política tras el intento fallido de investidura.
La mejor fórmula. Sánchez planteó la descentralización de instituciones estatales como una posible fórmula para hacer frente a la despoblación del medio rural. Así se lo trasladó a los representantes de las plataformas que luchan contra ese «vaciamiento de la España rural», que fueron convocadas por el PSOE dentro de la ronda de contactos sectoriales.
Según los representantes de estas asociaciones, el jefe del Ejecutivo contempló esta medida como fórmula para frenar el despoblamiento de estas zonas del interior del país. «Nos ha llamado la atención y nos ha agradado esta posible medida, con la que el funcionariado contribuiría aportando un granito de arena a hacer más atractivas otras ciudades que no sean siempre las mismas», declaró el portavoz de la plataforma Soria Ya, Fernando Arévalo, a los medios.
Es más, según sus manifestaciones, el presidente en funciones llegó a considerar un error el sistema radial de las infraestructuras del Estado, cuando un diseño de «malla» podría haber dado mejores resultados en cuanto a la vertebración y cohesión del país. Es por eso que animó a «cambiar el chip» en esa reunión en la que también estuvo presente Isaura Leal, ex alta Comisionada del Gobierno frente al Reto Demográfico y secretaria de Función Pública del PSOE.
Las organizaciones sociales, por su parte, trasladaron al secretario general del PSOE la necesidad de apostar por un pacto de Estado contra la despoblación «ambicioso, real y duradero». «Necesitamos que entre en la agenda política del país y se consensúe con medidas que vayan más allá del Gabinete de turno» ahondó Arévalo, para hacer frente a este problema para el que piden la implicación de todos. Un asunto que el portavoz de Teruel Existe, Tomás Guitarte, calificó de una crisis «tan importante o más que cualquier otra crisis territorial» porque, tal y como denunció, «el 50 por ciento del país se ha quedado descolgado del proceso de desarrollo» incumpliendo así el principio de cohesión territorial que recoge la Constitución.
«Vale ya de diagnósticos, que están desde hace ya mucho tiempo y hay territorios que no pueden esperar más», enfatizó Arévalo, quien detalló que este pacto de estado consiste en un documento base que se sustenta en cinco pilares: la «reformulación de políticas para reequilibrar el territorio y exista una cohesión territorial; priorizar la ejecución de las infraestructuras que están pendientes y programadas que son vitales; dotación de telecomunicaciones; impulso a la actividad económica con una discriminación fiscal positiva y ayudas a los servicios y vivienda para completar el asentamiento de población; y empoderamiento y cambio de imagen del medio rural», explicó el representante de ‘Soria Ya’.