La CHD no detecta acumulación de topillos muertos en cauces

SPC
-

La Confederación asegura que no hay «problemas significativos» en los márgenes de los ríos y defiende que son el receptor de una explosión demográfica que es cíclica

Imagen de archivo de un topillo en una tierra anegada de agua. - Foto: Ángel Ayala

Los cauces y orillas de los ríos e infraestructuras del Estado no son el origen de los problemas derivados por la plaga de topillos que asola la Comunidad. O así al menos lo defienden desde la Confederación Hidrográfica del Duero, que ayer reiteraron su «compromiso» con la vigilancia de cauces, arroyos y canales gestionados por el organismo ante el repunte de poblaciones de topillos localizado en determinadas comarcas de la Comunidad autónoma, sin que por el momento se hayan detectado «problemas significativos o acumulación de cadáveres» en los mismos. Desde la CHD insistieron en que los márgenes de ríos y arroyos no son el origen del problema que tiene en pie de guerra a los agricultores de la Comunidad, sino el receptor de una explosión demográfica que es cíclica, «según los expertos».   
Es más, desde el organismo de la cuenca criticaron, en un comunicado recogido por Ical, que la existencia de cauces «completamente modificados» por la transformación agraria «no favorece que el problema pudiera verse atenuado». En este sentido, razonaron que «una vegetación de ribera desarrollada, estructurada y madura, además de suponer una mejora paisajística y contribuir a la depuración natural de las aguas y a la eliminación del exceso de nutrientes de origen agrario que van a parar a nuestros ríos y acuíferos, albergaría los depredadores naturales de los topillos tales como aves rapaces nocturnas y diurnas, pequeños mamíferos carnívoros y reptiles, contribuyendo a un mejor equilibrio natural». 
La Confederación incidió en que está apoyando a las comunidades de regantes que lo han solicitado en la limpieza y retirada de topillos muertos, como ha ocurrido en el Canal de la Retención, en Palencia, donde los cadáveres localizados han sido extraídos y acumulados para su transporte y gestión posterior por parte de un gestor autorizado. Un trabajo que forma parte de las medidas acordadas de forma conjunta entre todas las administraciones implicadas, dentro del actual marco de colaboración.
En relación a los topillos que puedan quedar acumulados en cauces de ríos y arroyos, hace varias semanas se detectó una acumulación de cadáveres en el río Valdeginate que «ya está solucionado», indicaron las mismas fuentes. A pesar de haber aumentado la vigilancia sobre cauces de ríos y arroyos de la zona, lo único que ha observado la guardería de la CHD es la presencia de topillos por los campos aledaños y el entorno de ríos y arroyos, pero «no acumulaciones de topillos muertos dentro de los cauces.
Implicación

En las tareas que se están realizando para el control del repunte de topillos están implicadas dos unidades del organismo de cuenca: la Dirección Técnica, en lo relativo a la retirada y gestión de los topillos acumulados en canales que gestiona la Confederación y la colaboración con las comunidades de regantes afectadas, y la Comisaría de Aguas en la vigilancia, retirada y gestión de los topillos que se acumulen en cauces de ríos y arroyos.   
La CHD remarcó que sigue trabajando en  la vigilancia, detección y retirada de estos pequeños mamíferos e insta a las personas que detecten acumulaciones de topillos muertos en los cauces a que lo comuniquen «inmediatamente» para proceder a su retirada. 
Además, se han dado instrucciones para que una vez sean detectados por la guardería o por otros medios, las tareas de retirada y gestión se realicen adecuadamente, siguiendo los protocolos que se han trasladado desde la Junta de Castilla y León.