Avanzar en las fases: el nuevo reto de las regiones

Agencias
-

Las autonomías ultiman sus 'hojas de ruta' con el objetivo de pasar de etapa el día 11, para lo que deberán tener camas suficientes en las UCIS y que no haya un repunte en los contagios

Avanzar en las fases: el nuevo reto de las regiones - Foto: Sergio G. Canizares

En plena travesía por la fase 0 de la desescalada que arrancó el pasado lunes, las regiones ya tienen la mirada puesta en la siguiente etapa, que daría comienzo el próximo lunes día 11 si se cumplen las premisas de Sanidad, dando un empujón a la recuperación económica y social de estas semanas en stand by a causa de la pandemia de coronavirus.
Al respecto, el director de Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio de Sanidad, el doctor Fernando Simón adelantó ayer que espera que gran parte de las Comunidades Autónomas puedan pasar a la siguiente etapa del camino hacia la nueva normalidad. Las regiones tenían hasta hoy plazo para presentar sus solicitudes de cambio de fase y para ello deberán cumplir varios criterios. Entre ellos, dos marcadores concretos que garantizan que disponen o que en menos de cinco días se podrían habilitar las suficientes camas para un posible rebrote de coronavirus.
De acuerdo con esta premisa, tendrán que tener entre 1,5 y dos camas de UCI por cada 10.000 habitantes y entre 37-49 plazas para enfermos agudos. También será imprescindible que no se registre un repunte de los contagios.
«Tenemos la confianza de que el día 11 una gran parte de las regiones serán capaces de hacerlo», recalcó Simón.
Con relación a las que no puedan especificó que «probablemente» lo conseguirán «en los días siguientes». En este sentido, explicó que adaptar los sistemas informáticos y las estructuras sanitarias para cumplir con las condiciones que se piden en las órdenes de Sanidad para pasar de fase lleva un tiempo y no se puede implementar de un día para otro. Con esto, insistió, lo que buscan es que las regiones tengan una capacidad de reacción muy precoz ante cualquier riesgo que pueda suponer un nuevo rebrote de la enfermedad.
«Antes, cuando teníamos un número masivo de casos que superaban las capacidades del sistema, de los laboratorios, de hospitalización, de seguimiento de los contactos de los casos, creo que entenderán que no era un momento para ser tan finos a la hora de la detección de casos y tampoco era el objetivo en ese momento la detección tan precoz de estos casos», justificó.
Pero dejó claro que «ahora sí» que hay un objetivo distinto y por lo tanto los indicadores y la forma de trabajar tiene que ser diferente. Además, recalcó que la atención primaria toma un papel predominante cuando hace unos días, con el volumen de episodios que había graves, el papel más visible era el de la atención hospitalaria.


Flexibilidad

Aunque técnicamente el plazo para que las autonomías presenten las solicitudes de desescalada para las que quieran abrir territorios el lunes próximo expira hoy, Simón admitió que estudiarán las que lleguen también mañana, pero no más allá de esa fecha para poder pasar a la fase 1 el día 11.
«Las fechas se ponen de manera orientativa», admitió, a pesar de reconocer que están recogidas en una orden. No obstante, aclaró que la unidad que tiene que valorarlo, que es la Dirección General de Salud Pública y el CCAES, no tiene ningún inconveniente en dar cierta flexibilidad.
«Presentar solicitudes por que sí no tiene mucho sentido, las regiones lo han entendido perfectamente y están trabajando en propuestas sólidas que puedan llevar a un desarrollo favorable», precisó.
«No hemos recibido más que las que ya se valoraron en la orden de este fin de semana pasado, tres islas de Canarias y otras tres de Baleares, de las que una ya pasó de fase y las otras dos se está evaluando ahora mismo», explicó respecto a las que ya han cursado la solicitud aunque no cree que haya ningún problema para que esas dos islas avancen el lunes próximo.