Sánchez no descarta un posible pacto con el independentismo

SPC
-

El socialista está dispuesto a hablar con cualquier partido para repetir como presidente, pero recuerda que el 'no' del secesionismo a sus Presupuestos ha precipitado el adelanto electoral

Sánchez no niega un posible pacto con los independentistas

Apenas tres días después de anunciar el adelanto de la convocatoria electoral para el 28 de abril -en una comparecencia con tintes de acto de precampaña-, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, evitó ayer en una entrevista en TVE cerrar la puerta a un posible pacto con los independentistas catalanes tras los comicios, en caso de que, como ocurrió en la moción de censura que le llevó a La Moncloa, necesitase los votos de ERC y el PDeCAT para superar un hipotético debate de investidura. «Tampoco me cierro a entenderme con Ciudadanos, Podemos o el PP», apostilló el líder socialista que, a pesar de todo, trató de poner distancia con los secesionistas, negando una y otra vez la tesis de que el PSOE ha tenido algún tipo de alianza con las formaciones separatistas en el pasado.


En este sentido, el jefe del Ejecutivo remarcó que el hecho de que los secesionistas catalanes rechazasen los Presupuestos, lo que derivó en el adelanto electoral, demuestra que la tesis de la oposición «era mentira». «Nunca ha habido un acuerdo con los independentistas», subrayó el madrileño que cuestionó el hecho de que si Rajoy hubiera seguido en el cargo al no prosperar la moción, nadie hubiera asegurado que tenía un pacto con los rupturistas.
En la primera entrevista que concede desde que puso fecha al fin de la legislatura, Cataluña fue el gran eje de sus declaraciones. Así, Sánchez considera que «ahora mismo» no se dan las condiciones para volver a aplicar el artículo 155 de la Constitución, ya que la Generalitat «no ha cometido ninguna ilegalidad». «Hay partidos que desean un 155 perpetuo porque viven del agravio territorial», señaló en una crítica velada hacia el PP y Ciudadanos, las dos formaciones que recibieron más palos del presidente, ya que, a su juicio, se han dedicado en estos meses «a deslegitimar no al Gobierno, sino al Estado» y a hacer «filibusterismo parlamentario» desde la tribuna y la Mesa del Congreso. De los grandes partidos, solo Podemos se salvó de la quema, aunque el socialista acusó a los morados de legitimar el referéndum ilegal del 1 de octubre.
«Pavor al diálogo». A pesar de todos los reproches recibidos por su encuentro con el líder del Govern, Quim Torra (que le presentó un documento de 21 puntos «inasumible), el presidente del Ejecutivo insistió en que el problema catalán solo se resolverá con diálogo, aunque alertó de que las formaciones secesionistas tienen «pavor» a hablar porque no quiere admitir ante los elementos del separatismo más radicales que la independencia «no es posible» y que «tienen que volver a la senda constitucional». 
Sobre el juicio que se desarrolla en el Supremo contra los líderes del procés, Sánchez enfatizó que respeta la independencia judicial y pidió no adelantar acontecimientos. «Los indultos se tienen que dar, si se dan, y no digo en este caso, después de una condena».
Por otro lado, el jefe del Ejecutivo repasó en los minutos finales de la entrevista otras cuestiones como las elecciones europeas -«Borrell sería un candidato extraordinario», aseveró-; su libro Manual de Resistencia -«lo pensé cuando era líder de la oposición», reveló-; y la exhumación de Franco - «solo estamos cumpliendo la ley», enfatizó-. Además, lanzó un último mensaje dirigido al electorado de cara a las generales: «Ir a votar el 28 de abril va a significar progresar mientras que abstenerse puede hacer que España retroceda 40 años».