El primer sildenafilo "líquido" para la disfunción eréctil

Javier D. Bazaga/Madrid
-

El laboratorio farmacéutico Rubió ha desarrollado esta innovación que permite al paciente su propia gestión del fármaco para su autorregulación

El primer sildenafilo “líquido” para la disfunción eréctil

El laboratorio español Rubió ha desarrollado el primer sildenafilo en suspensión oral para el tratamiento de la disfunción eréctil. Ya se ha presentado en España este medicamento que, como gran innovación, permite a los pacientes implicarse en su autocuidado con la propia gestión de la dosis, aunque siempre siguiendo las indicaciones de su médico.

Que el paciente pueda autogestionar la disfunción eréctil es el principal valor de este avance señalan los responsables del producto. “Es la primera innovación en 21 años de la forma galénica de sildenafilo” destaca el doctor Ignacio Moncada, Jefe del Servicio de Urología del Hospital Universitario Sanitas La Zarzuela, con la que permite “la implicación del paciente en su autocuidado y optimiza la dosis en cada momento y situación”, añade.

En España se estima que son entre 1,5 y 2 millones los varones que padecen la disfunción eréctil. Un trastorno que afecta a la calidad de vida de los hombres que la padecen llegando a provocar alteraciones psicológicas como la ansiedad o la pérdida de la autoestima. Por eso esta innovación marca un “punto diferencial” con respecto a los otros tratamientos existentes, que van desde la pastilla hasta la cirujía, puesto que con un mismo envase se puede mantener la pauta habitual de 25, 50 o 100 miligramos, o bien establecer otras dosis en función de las circunstancias personales de cada paciente. “Está bien que los pacientes se responsabilicen de su tratamiento” convino Martínez-Salamanca.

Esta nueva presentación consiste en un bote pequeño, perfectamente trasportable en un bolsillo, con un sistema de administración por el cual, con cada pulsación que realiza el paciente sobre una bomba dosificadora se liberan 12,5 mg de sildenafilo. Con dos pulsaciones ya se tendría una dosis de 25 mg. “El paciente únicamente tiene que controlar el número de pulsaciones que ingiere”, pudiendo ajustarlas a cada paciente e incluso a cada ocasión, matiza el doctor Juan Ignacio Martínez-Salamanca, urólogo del Hospital Universitario Puerta de Hierro de Madrid.

Así, esta nueva herramienta permite incrementar la dosis de forma paulatina asugurando que el tratamiento proporciona resultados óptimos con la dosis mínima eficaz, más difícil de conseguir a través de los comprimidos actuales. Una nueva aplicación para un medicamento que ya de por sí es “tremendamente seguro y tremendamente eficaz” resalta Martínez-Salamanca. No en vano el sildenafilo está en el 75 por ciento de las prescripciones para la disfunción eréctil.

“No necesita frío, se puede llevar en el bolsillo y presenta muy buenos niveles de absorción” añade Javier Romero, Jefe del Servicio de Urología de los hospitales HM Montepríncipe y HM Puerta del Sur de Madrid. Una ventaja para las relaciones actuales y “una oportunidad de dar respuesta a necesidades no cubiertas”, resalta Montserrat Aguilar, directora de Marketing de Laboratorios Rubió, quien puso sobre la mesa otra de las características de esta innovación farmacéutica como es que se presenta en el mercado un 70 por ciento más barata que el precio de referencia en la dosis de 50 y un 50 por ciento menos en la dosis de 100 mg, es decir, la mitad. Un precio “razonable” porque “queremos que esté al alcance de la mayoría de aquellos que lo necesiten” justificó, pero matizando que sigue siendo un medicamento “de prescripción” por lo que es el médico el que debe dar al paciente las instrucciones sobre la mejor dosis para su caso.