El consejero de Turismo oye, pero no ve la tasa turística

D. A.
-

Javier Ortega recibe este lunes a la alcaldesa, Clara Luquero, junto a las concejalas de Turismo, Cultura, Patrimonio Histórico y Deportes. Está dispuesto a "escuchar" lo que ya sabe que piensa Segovia de la tasa turística, pero no la apoya.

Javier Ortega, consejero de Turismo, durante un acto en Segovia. - Foto: Nacho Valverde (Ical)

La Consejería de Turismo se inhibe, se desentiende o se pone de perfil, según cómo se quiera ver, ante la propuesta de Segovia de crear una tasa turística que grave con uno o dos euros cada noche de alojamiento en los hoteles de la ciudad. En respuesta por escrito remitida a este periódico el 4 de octubre, fuentes oficiales de la Consejería, ante la pregunta de si apoyaban la propuesta del Gobierno municipal, se limitaban a avanzar que «desde el punto de vista de la regulación jurídica, la tasa turística es un impuesto autonómico creado por Ley y, por tanto, la competencia para promover su regulación corresponde a la Consejería de Hacienda, quien deberá valorar si entra dentro de sus objetivos de política recaudatoria». Y el pasado miércoles, el consejero del área, Javier Ortega, respondía de manera parecida al ser preguntado por la prensa, aprovechando su presencia en Segovia por unas jornadas. «No compete a esta Consejería crear una tasa o no, tendría que ser a través de la de Hacienda», incidió, pero no ocultó sus dudas sobre la eficacia y consecuencias de esta iniciativa. «Debe haber un marco igual para todos y pasa igual en el ámbito nacional», en su opinión. «La cuestión es que haya un marco común en el que podamos jugar todos con las mismas cartas», añadió después de cuestionar si el hecho de implantar esta tasa en Castilla y León podría provocar que los turistas mirasen más hacia otros destinos como Cantabria, Asturias o Galicia.
La alcaldesa, Clara Luquero, sin embargo, insistía el pasado jueves en que un euro o dos de recargo sobre el precio de una habitación de hotel no tendría consecuencias sobre la afluencia de turistas, y este lunes cuenta con hablar de ello personalmente con el consejero en su despacho de Valladolid, aunque no se prevén avances. Probablemente no se lleve un no rotundo porque la política de hoy entre instituciones no suele ser así, optando por la ambigüedad cuando se trata de temas en los que posicionarse genera más desgaste que no hacerlo, y más en el escenario político actual. Pura cortesía institucional, con previsible receptividad a la hora de escuchar y pocas probabilidades de encontrar compromisos concretos, dado que la Junta sigue sin ser partidaria de crear esta tasa que, sin embargo, está cada vez más extendida. Funciona en algunos puntos de España (Cataluña y Baleares) y en destinos internacionales tan dispares como Berlín, Lisboa, París, Praga, Roma, Viena, Malta, Grecia, Eslovenia, Bulgaria, Rumanía, Nueva York, Abu Dhabi, Marruecos, Japón o Malasia.
En otros asuntos que abordará en ese encuentro sí encontrará receptividad, como en la elaboración del plan de gestión de la Ciudad Vieja, dado que ya se han producido contactos previos a una escala inferior, entre concejala y director general de área, y Luquero también espera compromisos de la Junta con otros proyectos de Segovia como la cofinanciación de la construcción del módulo cubierto de atletismo.