Maroto y Maroto de comilona

A.M.
-

La paella y las judías de La Granja siguen siendo los platos preferidos para oficializar el iniciodel curso político en la provincia de Segovia, este año, con amenaza electoral.

Maroto y Maroto de comilona

Compartiéndolo con cerca de 10.000 comensales, los socialistas tienen en el Real Sitio de San Ildefonso una cita obligada en torno a sus judiones, como recordó su secretario general autonómico, Luis Tudanca, que además ve en este evento del final de las fiestas en honor a San Luis, aunque institucional, el inicio «oficioso» del curso político en Castilla y León al que, en esta ocasión, se apuntó la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto.

El PP se sigue inclinando por la paella, como alternativa a la legumbre que comenzó a cultivar Isabel de Farnesio en el jardín de la ‘Partida de la Reina’, en el Palacio Real, entonces para alimentar a los faisanes, y que luego lo llevó a la mesa ‘La Hilaria’, hace más de ocho décadas, hasta hoy que tiene marca de garantía.

Entre pinares, en un entorno propio de la época estival, junto a las piscinas de Cantalejo, recalaron los 700 comensales del PP que recibieron a Alfonso Fernández Mañueco, por primera vez, como presidente de la Junta de Castilla y León, como recordó la responsable de los populares de Segovia, Paloma Sanz, y al nuevo político ‘segoviano’, empadronado en Sotosalbos, con polémica incluida, Javier Maroto, portavoz del PP en el Senado.

Maroto y Maroto de comilona
Maroto y Maroto de comilona - Foto:

Por su representación institucional y pertenencia al PP, esta semana, han tenido la oportunidad de repetir comida al aire libre –en La Granja y en Cantalejo– desde el vicepresidente de las Cortes, Francisco Vázquez, al presidente de la Diputación, Miguel Ángel de Vicente, o el portavoz municipal Pablo Pérez Coronado. Además de Sanz, siempre acompañada por el coordinador provincial José Mazarías, un nombre que ha sonado para algunos cargos, como el de candidato a la Alcaldía de Segovia, y que ahora vuelve a salir a los mentideros como sustituto del delegado territorial de la Junta, Javier López Escobar. Quienes conocen los interiores de la cosa pública partidaria saben que puede ser posible este aterrizaje porque el sector del presidente nacional Pablo Casado no suele insmiscuirse en lo que depende de Mañueco.

Entre bomberos parece que no se pisan la manguera. Así, después de no ser candidato para alcalde de la ciudad, perder el Senado y no alcanzar la presidencia de la Diputación, entró en el Gobierno regional José Luis Sanz Merino, viceconsejero de Infraestructuras y Emergencias, del departamento de Juan Carlos Suárez Quiñones. De momento, quien fuera portavoz en el anterior mandato de la corporación provincial se ha arremangado en situaciones duras como el incendio de La Granja o el hundimiento que provocó la tormenta en la Plaza Aurelio Hernández, en el barrio de San Millán.

Entre plato y plato los políticos se han tirado sus migas de pan, siempre en torno a la investidura del presidente del Gobierno, ahora en funciones, Pedro Sánchez, o la repetición de elecciones generales, en noviembre. Cuando una brigada de 33 cocineros, comandada por Ignacio García, terminaba de condimentar en 18 marmitas 1.100 kilos de judiones, 500 de chorizo, 400 de oreja y morro, 250 de morcilla o 49 litros de aceite, entre otros ingredientes, pero con uno básico harina de maíz que es quien liga todo –ojo al truco– , como secretario autonómico, Francisco Vázquez lanzó un comunicado acusando a Tudanca de «deslealtad» con Castilla y León por «guardar silencio» ante la necesidad de financiación del Gobierno.

Y es que aquí ha estado el debate de fondo entre cucharada y postre de sandía, los socialistas dicen que el reparto a las autonomías no es posible con un Gobierno en funciones, por lo que piden la abstención al PP para que pueda salir adelante la investidura, y la oposición argumenta que los dineros están en los bolsillos del Estado poco menos que por capricho de la Ministra de Hacienda, María Jesús Montero, que, cuando gobernaba Mariano Rajoy, en 2016, ocurrió lo mismo y el gallego liberó las cantidades, dirigidas para atender los servicios básicos de los españoles.

Con la presencia de los exalcaldes José Luis Vázquez y Félix Montes, por La Granja también pasaron la delegada del Gobierno, Mercedes Martín, y la subdelegada, Lirio Martín, o el presidente de la FES, Andrés Ortega. Quienes se han estrenado como alcaldes, actuando de anfitriones, han sido el granjeño Samuel Alonso, y el de Cantalejo, Javier de Lucas. También el de Cuéllar, Carlos Fraile, que recibió a la ministra Reyes Maroto y la colocó l pañuelo fiestero, también al diputado y secretario provincial, José Luis Aceves. En la tierra del mudéjar Maroto Lanzó un mensaje: «Llevamos un año trabajando en el Ministerio para que nuestros pueblos, el patrimonio histórico y las fiestas sean un reclamo turístico, porque el turismo es una palanca contra la despoblación». Luego escuchó el secreto de cómo se deben hacer los judiones: «paciencia, fuego lento y coordinación», si es que intervienen muchos cocineros. También puede aplicarse a la política porque la opinión de la mayoría de los ciudadanos es que no hay quien les ponga de acuerdo.

Maroto, el del PP, achaca a Pedro Sánchez de ser «el único socialista incapaz de formar un Gobierno con Podemos, como lo han hecho los varones socialistas». y Fernández Mañueco pide que aprendan de él, que ha sido capaz de alcanzar un acuerdo con Ciudadanos «Desde la moderación, para trabajar por las personas, crear empleo, mejorar la gestión de los servicios y apostar por el mundo rural». La diputada Beatriz Escudero no pudo hacer doblete de almuerzo porque, nada más saludar a Maroto salió para el Congreso de los Diputados, donde compareció la vicepresidenta del Gobierno en funciones Carmen Calvo, para explicara la gestión de los refugiados en el barco de la ONG Proactiva Open Arms.

A los periodistas les había dado morbo la presencia de Maroto, después de que eligiera Sotosalbos para empadronarse en la Comunidad, condición imprescindible, para poder ser elegido senador por Castilla y León. Pero no respondió si primero se había empadronado un mes después de las autonómicas, en la casa de un alto directivo de la empresa Accenture, y luego había alquilado otra.

Su respuesta fue que su empadronamiento «es un documento conforme a la ley, lo ha visto todo el mundo, hasta el concejal del PSOE [Miguel Jessen] y lo acabará viendo hasta el de SOS Racismo», que ha llevado el tema a la Fiscalía. Todo, según el portavoz del PP en la Cámara Alta porque están enfadados con él ya que, en su época de alcalde de Vitoria dieron de baja del padrón a 2.000 personas en situación irregular que estaban empadronados en un local de esta organización en el casco viejo de la ciudad, se inundó, y cuando fue la Policía no había 2.000 personas viviendo». Todo esto comenzando casi a sonar aquella del Dúo Dinámico, Manuel de la Calva y Ramón Arcusa, ‘El final del verano’. Y la melancolía del «llegó y tú partirás». La vuelta al cole...