El lado social de Titirimundi

Victoria Domínguez
-

Algunos de los artistas llevan sus espectáculos al Hospital General, centros de servicios sociales y residencias de ancianos. También actuarán para un grupo de niños refugiados.

La Unidad de Pediatría del Hospital, el Centro de Atención a minusválidos psíquicos El Sotillo, el Centro Nuestra Señora de la Fuencisla y las Residencias Juan Pablo II y La Alameda, en Nava de la Asunción también disfrutarán de Titirimundi. Allí actuarán Álex Mihailovsky, con 'Mr. Barti' y el maestro Federico Martín Nebrás. 

Además, el festival contribuirá a que veinte niños solicitantes de protección internacional puedan acudir a la representación de 'Historia de un calcetín, el día 15, con 'La Canica'.

Con funciones ya celebradas en varios puntos de la provincia, todo está ya listo para los días grandes del festival, en el que es fundamental el trabajo de los 140 voluntarios, procedentes de diferentes lugares del mundo, como Italia, Francisa, Alemania y este año incluso India. Son los encargados de informar, organizar a los públicos y mantener el contacto con las compañías y artistas. Sin ellos, asegura la directora de Titirimundi, Marián Palma, "el festival no podría tener la magnitud que tiene".

Titirimundi es, además, Titiricole, en esta edición con 22 piezas de teatro diseñadas por alumnos de 14 colegios. Y también TitiriUva, con talleres para los alumnos de Magisterio, enfocados al uso de los títeres como herramienta pedagógica en la enseñanza de lengua o matemáticas.

Alex Mihailovsky, con 'Mr. Barti' y Marián Palma, junto al Carrusel D'Andrea V.D.B
Alex Mihailovsky, con 'Mr. Barti' y Marián Palma, junto al Carrusel D'Andrea - Foto: V.D.B