Coronavirus| La preocupación llega a las calles de Miranda

SPC
-

Los vecinos de la localidad burgalesa aseguran que viven la situación con "mucha calma", aunque se palpa un ambiente de preocupación

Coronavirus| La preocupación llega a las calles de Miranda

La aparición del primer caso positivo de coronavirus en la localidad burgalesa de Miranda de Ebro, desató una cierta preocupación entre los habitantes de la ciudad, que inquietos por el avance de este nuevo virus acudían en masa a las farmacias solicitando mascarillas y geles desinfectantes. Actualmente la localidad cuenta con 34 casos positivos, de los cuales tres se encuentran ingresados en el hospital Santiago Apóstol.

Tras el cierre de todos los centros educativos en la ciudad, la alarma social ha ido en aumento, al igual que ha ocurrido a lo largo de todo el país, generándose un ambiente de preocupación entre los vecinos. Las calles de la ciudad no se encuentran vacías, aunque sí que se aprecia menos afluencia que en días normales, tal y como cuenta Ainhoa, quien trabaja en Miranda aunque no reside allí. 

En las principales calles de la localidad se podían ver a lo largo de la mañana de hoy a varios ciudadanos que aprovechaban para ir a comprar, y durante sus reuniones en las terrazas de los bares, el tema principal que se comentaba era el avance del coronavirus, así como los diferentes bulos informativos que han ido circulando por las redes sociales a lo largo de la mañana. 

Por las calles podía verse también a muchos niños acompañados de sus padres y abuelos, tras suspenderse la actividad educativa en todos los centros de la ciudad. Una medida de la que se quejaban algunos de los vecinos, como es el caso de Asunción Jiménez, quien señaló que se pide desde los órganos centrales que las personas mayores no estén en contacto directo con los más pequeños, pero que sin embargo esto es “imposible” puesto que al trabajar los padres, los niños no tienen con quién quedarse.  “No tenemos otra, dónde le vamos a dejar”, recalca.

Asimismo también comenta que se han empezado a ver varios comercios de la zona cerrados, e incluso los lugares comunes como parques o plazas se encuentran vacíos. Los ciudadanos mirandeses, ante la amenaza del virus, prefieren permanecer en sus hogares.

Esta vecina mirandesa afirma que también se está notando esta situación en los centros médicos, y señala que durante el día de ayer no pudo ser atendida debido a esto. “Veremos a ver qué pasa mañana”, explica.

’Histeria’ en la adquisición de productos 

Los establecimientos de la ciudad también han comenzado a notar la situación de alarma, debido a que la gente acude con más frecuencia a comprar e incluso “malcomprando” tal y como señala Gala Corujo, propietaria de ‘La despensa de Gala’. “Aquí están arrasando con todo, se llevan mucho producto fresco, lo que me parece absurdo”, asegura. 

Con respecto a esta compra masiva de productos debido al miedo al coronavirus, Corujo afirma que se está “haciendo el tonto”, puesto que al llevar a cabo estas acciones no se están “tomando las medidas de prevención” al provocar que los establecimientos se llenen de gente.

Pese a ello asegura que desde la localidad mirandesa se mantiene “la calma”, aunque señala que tarde o temprano España va a llegar a la misma situación en la que está Italia. “Sabemos a lo que vamos a llegar, va a pasar”, subraya.

Una situación parecida de “histeria” se vive en las farmacias de la localidad, donde diariamente los ciudadanos entran pidiendo mascarillas, termómetros o geles desinfectantes. “Ayer me vinieron pidiendo cinco termómetros”, señala el farmacéutico Esteban García. “Se está produciendo una psicosis entre la gente. Yo no voy a colaborar en el desabastecimiento de cosas”, afirma. 

Ante esta situación, García recalca que se debe “calmar” a la gente e intentar “frenar la histeria”, y afirma que en gran parte se está produciendo debido al exceso de información sobre este nuevo virus. Asimismo explica que suelen presentarse en la Farmacia personas de todas las edades , solicitando productos de higiene y prevención, aunque los que más le sorprenden son la gente joven y el grado de preocupación que presentan.

Destaca además que la propagación de esta “histeria” entre la población está llevando al “egoísmo”, especialmente en la compra compulsiva de productos.

Nuevas medidas en Miranda de Ebro

Tras el cierre de centros escolares, centros municipales, polideportivos, y suspensión del autobús urbano en Miranda de Ebro, el Ayuntamiento ha decretado nuevas medidas de contención contra el coronavirus. A través de un comunicado emitido hoy anunciaron que el Servicio de Atención Ciudadana (SAC) ubicado en la Plaza España de la localidad será el “único servicio municipal de atención al público que permanezca abierto”, en horario de lunes a viernes de 8 a 15 horas. 

Asimismo, señalaron que se establecerá un aforo máximo de cinco personas en el interior del mismo de manera simultánea. Una persona por cada ventanilla de atención, cuatro para el SAC y una para el departamento de aguas. Señalan además que en el SAC “y de forma excepcional” se recogerán documentos tanto de personas físicas como jurídicas.

Desde el Consistorio recomiendan la solicitud de cita previa para gestiones y trámites en los teléfonos 947 49 74 97 y 673 00 86 86. Recomiendan también la utilización de Administración Electrónica para los trámites a realizar.

En relación al resto de departamentos del Ayuntamiento con trabajo en el interior de instalaciones, señalan que permanecerán abiertos, pero que sin embargo su atención al público estará cerrada. Asimismo en el departamento de Servicios Sociales, las trabajadoras sociales realizarán atención telefónica, aunque en casos de urgencia podrán realizar “de manera excepcional” atención personal.

El Centro de Interpretación de Miranda Antigua (CIMA) queda suspendida también la utilización de la sala de video, así como las visitas grupales organizadas, aunque se mantendrán abiertas las instalaciones para las visitas no grupales, “con un máximo de tres personas por visita”, tal y como explicaron desde el Ayuntamiento. Además, no se permitirá el acceso de visitantes a la oficina de información.