Las 10 claves de Telefónica para salir con fuerza de la crisis

Servimedia
-

La empresa de telecomunicaciones ha podido capear los retos comerciales de esta pandemia gracias a la reducción de las cancelaciones y portabilidades

Las 10 claves de Telefónica para salir con fuerza de la crisis

Las grandes empresas ya han empezado a elaborar sus planes para el retorno a la actividad en cuanto lo permitan las autoridades sanitarias y, pese a la dificultad y el importante parón económico por el Covid-19, muchas compañías del Ibex intentan mantener sus planes estratégicos para este año.

En el caso de Telefónica, la temprana reacción y la agilidad para tomar medidas ante la pandemia tanto para empleados como clientes y proveedores, además de la gran capacidad tecnológica y robustez de sus redes, hacen que pueda salir indemne y afrontar el futuro con fortaleza.

Estas son algunas de las claves con las que Telefónica encara la desescalada y la vuelta a la normalidad, como lo supone el hecho de que fue de las primeras en reaccionar a la crisis sanitaria ordenando el teletrabajo, lo que ha llevado a que el 95% de su plantilla realice su cometido desde sus domicilios. Además, la compañía ha desarrollado iniciativas solidarias y de responsabilidad social como la donación de 25 millones de euros en material sanitario, con medidas y facilidades para el cobro a sus proveedores y beneficios para sus clientes.

Por otro lado, la empresa que preside José María Álvarez-Pallete se encuentra a la vanguardia tecnológica y mantiene todas sus operaciones de telecomunicaciones, gracias a su infraestructura de redes, capaces de mantener el servicio incluso ante incrementos exponenciales de tráfico como los de estas semanas. Durante el estado de alarma, se ha llegado a triplicar el trasiego de datos, de forma que el comportamiento solidario y la resiliencia de Telefónica está añadiendo crédito social y reputación a la compañía.

 

Menos cancelaciones 

Por otra parte, tanto Telefónica como el resto de las operadoras han podido capear los retos comerciales de esta crisis gracias a la reducción de las cancelaciones y portabilidades, ya que, en España, la portabilidad fue prohibida en el principio de la crisis y después limitada. Así, la empresa tomó medidas para garantizar a sus clientes servicios gratuitos (datos sin coste adicional y contenidos televisivos extra) y aumentar las ventas, y la pasada semana lanzó una oferta de datos ilimitados para sus clientes ‘Fusión’ sin coste adicional.

En el aspecto financiero, Telefónica está afrontando los riesgos macroeconómicos y financieros derivados de la Covid-19 gracias a su buena liquidez (22.800 millones de euros a cierre de 2019) y una vida media de la deuda de 10,5 años con un 75% de la deuda a tipos fijos. Además, la compañía tiene planes para mantener la liquidez por encima de los 20.000 millones de euros y no renuncia a la búsqueda de oportunidades de valor en toda su estructura de capital.

Asimismo, el sector de las telecomunicaciones será uno de los menos afectados por la pandemia. En este sentido, la situación ha reforzado el carácter esencial del servicio de telecomunicaciones, y se está demostrando el carácter defensivo del sector y su mejor comportamiento, al igual que en pasadas crisis.

Otro de los aspectos claves es que los reguladores deberán proteger al sector a largo plazo, fundamentalmente, mediante consolidaciones. A este respecto, existe un gran potencial vía monetización de la calidad de las infraestructuras, tanto en rendimiento como en fiabilidad e incrementos de ventas a medida que aumenta el uso de las redes.

 

Más digitalización 

Además, tanto Telefónica como el resto de las compañías han podido protegerse y ganar músculo ante la menor necesidad de inversión por el aplazamiento de las subastas de espectro y de los lanzamientos de 5G.

Otra oportunidad para la compañía reside en que se ha multiplicado la necesidad de digitalización en los segmentos corporativos y de la administración pública.

Asimismo, las medidas tomadas por los Gobiernos, organizaciones y bancos centrales garantizarán a muchas empresas la liquidez y con ello el funcionamiento en general de los mercados financieros.

Por último, durante la pandemia, se ha registrado un descenso en los costes del día a día, como viajes, visitas comerciales y reuniones, entre otras