La inmunidad no será el único marcador para la desescalada

EFE
-

Un estudio evaluará, mediante 60.000 test, la resistencia natural de 30.000 familias ante el virus pero no será el único índice que determine cuando rebajar las medidas del estado de alarma, que serán similares en todas las comunidades autónomas

La inmunidad no será el único marcador para la desescalada - Foto: David Arquimbau Sintes David Arquimbau Sintes

El estudio de seroprevalencia que se pondrá en marcha la próxima semana, cuando comiencen las pruebas que determinarán el grado de inmunidad de la población, no será el único valor que servirá para determinar los pasos a dar en el tránsito a la siguiente fase de desescalada de la epidemia.

El director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, se ha referido a este estudio que se ha retrasado hasta la próxima semana por detalles de organización, según ha dicho en rueda de prensa telemática en el Palacio de la Moncloa.

Un estudio desarrollado por el Instituto de Salud Carlos III y en el que están implicadas las comunidades autónomas, que se encargarán de que en sus centros de salud se hagan un total de 60.000 test a 30.000 familias.

Y no será el único marcador porque los técnicos, según ha comentado, no esperan que el porcentaje de la inmunidad sea tan alto como "para que pueda ser un valor único".

Los criterios y las formas de transitar a la siguiente fase de desescalada deberán ser similares en las comunidades autónomas, según los técnicos, que admiten no obstante que habrá zonas en las que su aplicación quizás no tendrá que ser en el mismo momento.

Ahora, de acuerdo a los últimos datos hay comunidades, provincias o algunas islas en las que los riesgos de transmisión son o nulos o cercanos a nulos, y de ahí la importancia de delimitar esas zonas y la escala de tiempos en la que se debe de hacer este tránsito.

No obstante, se pueden dar paradojas como la de que existan comunidades con más número de casos, pero que por sus características sociales, económicas y poblacionales, puedan tener mas recursos para enfrentarse a los casos, a su seguimiento, al aislamiento y detección, y que ello de lugar a que se produzcan situaciones "más avanzadas" al proceso de tránsito.

Pero son decisiones -ha incidido- que se deben tomar con "mucho cuidado" y son escenarios en los que los técnicos y diferentes equipos están trabajando, y ellos serán los que expondrán las propuestas que están discutiendo en profundidad y que consideran más adecuadas.

De momento, la semana que viene se inicia el estudio, que "no es fácil" y que se ha retrasado por algunos mecanismos de coordinación y organización logística, comenzará con "algún piloto" y se desarrollará en varias fases, de las que tendrán resultados parciales.