Solidaridad, qué bonito nombre tienes

Nacho Sáez
-

Empresas y particulares de Segovia se vuelcan para aligerar la factura social de esta crisis con iniciativas altruistas de todo tipo.

Solidaridad, qué bonito nombre tienes

La letra original de la canción de La Cabra Mecánica es «Felicidad, qúe bonito nombre tienes’, pero el aluvión de iniciativas solidarias que han surgido en los primeros días de esta crisis bien merecen la adaptación de ese tema. El Día de Segovia repasa algunos de esos gestos que se han producido esta semana.

Mundo Laboral fabrica mascarillas para hospitales.
La empresa segoviana Mundo Laboral cuenta con fabricar más de 40.000 mascarillas en tejido antibacteria para donárselas al hospital y a las residencias de ancianos y otros centros especiales que las vayan necesitando. Para lograrlo cuenta con la ayuda de 80 mujeres que se están encargando de coser las gomas con el objetivo de empezar a distribuirlas este lunes.

La Delegación Territorial de la Junta de Castilla y León en Segovia ha autorizado los trabajos, en los que también se ha implicado desde el primer momento la Asociación de Parálisis Cerebral y Discapacidades Afines (Aspace).

Donaciones masivas de material sanitario.

Precisamente la presidenta de esa organización, María de Pablos, fue la primera en presentarse el pasado domingo en la Delegación Territorial de la Junta para donar equipos de protección individual para los sanitarios, tras el SOS lanzado por el vicepresidente autonómico, Francisco Igea, esa misma tarde. En apenas unas horas, empresas y ciudadanos de Segovia entregaron 200 mascarillas, 3.000 guantes, 30 gafas y 185 buzos o monos. Pero hacen falta más ante una epidemia que se prevé larga.

Hoteles que ofrecen reconvertirse en hospitales.

Aunque de momento no es necesario, hoteles segovianos se han ofrecido a reconvertirse en hospitales. Los dos primeros fueron el Corregidor y Los Arcos, muy propicios por su cercanía respecto al Complejo Asistencial de Segovia, donde al cierre de esta edición todavía no existía falta de camas. Un problema que ya se ha producido en Madrid. Allí, con el objetivo de que los hospitales tengan instalaciones centradas en pacientes graves y críticos, ya se han inaugurado hoteles medicalizados.
Voluntarios para hacer la compra a personas en riesgo.

Durante esta semana se han multiplicado las iniciativas en Segovia para que las personas mayores y otros colectivos en riesgo de exclusión estén atendidos en todo momento. A través de Instagram surgió un grupo de voluntarios para hacer la compra o llevar medicamentos a las casas. Lo pusieron en marcha Álvaro, Javier y Miguel, dos trabajadores y un estudiante que tomaron como ejemplo a un estudiante internacional de Wuhan –la zona cero del coronavirus en China– que hizo esto mismo durante los peores momentos de la pandemia allí. Se han organizado en tres niveles (coordinadores de barrio, receptores de pedidos y repartidores) y, hasta el jueves, contaban ya con una veintena de voluntarios y habían recibido un centenar de solicitudes más para colaborar.

Sus prioridades ahora son encontrar voluntarios para la provincia y recabar la ayuda de empresas para el transporte o lograr material. «Nos llueven los mensajes, pero también tenemos que ser muy cuidadosos para cumplir con todos los protocolos de protección», subraya uno de los responsables de este grupo de voluntarios, que recuerda que quien lo necesite puede ponerse en contacto con ellos a través del perfil que han habilitado en Instagram: @covid19_segovia. «Basta con que nos dejen una dirección de correo electrónico», apuntan. Los miembros de la Feligresía de la iglesia de San Andrés y otras organizaciones en la provincia también han habilitado mecanismos para ayudar a las personas que lo demanden. 

El precioso gesto de una casera con sus inquilinos.

El mensaje publicado por El Mito en su Facebook se ha hecho viral en Segovia. Más de 1.300 veces ha sido compartido el agradecimiento que difundieron los responsables de este café-bar del barrio de La Albuera, que el martes por la tarde relataron que la dueña del local les había perdonado el alquiler hasta que pase esta crisis y les había devuelto el dinero correspondiente a marzo que ya habían pagado. ¿Pero quién se encuentra detrás de este precioso gesto? Los beneficiados han sido Luis Miguel Arranz y Eva María Gutiérrez, un matrimonio con hijas que abrió su negocio en la calle Pascual Marín hace seis años y que antes también tuvo un bar de copas en el barrio de Nueva Segovia. 

«Nuestra casera, la señora Antonia, nos lo dijo por teléfono. Lo cogió mi mujer y claro, nos pusimos a llorar. No nos emociona el tema del dinero, que también, es evidente, sino la demostración de que la gente podemos ser de otra forma. Ella es una mujer jubilada que para nada anda sobrada de dinero y que tiene a una hija a su cargo», explica Luis Miguel.
‘Conectayayos’, para que los mayores no estén aislados.
Las empresas segovianas Eternity y Trackter Eventos Especiales, bajo la coordinación del también segoviano Raúl Vidal, ha lanzado ‘Conectayayos’. Facilitarán tablets a las residencias que lo soliciten y habilitarán un sistema de videoconferencia para que los mayores puedan hablar con sus familias.