El único acusado por el crimen de la CAM se niega a declarar

Europa Press
-

El yerno de la asesinada, que presenta un estado anímico débil, mantiene que es inocente. La declaración de un testigo le sitúa en el párking de la empresa en el momento de entrega de un vehículo a su suegra y posterior homicidio

Miguel López, presunto autor de la muerte de la viuda del expresidente de la extinta CAM, llega a los juzgados de Alicante junto a su hermana - Foto: Joaquí­n Reina Europa Press

Miguel López, único acusado del crimen de su suegra, María del Carmen Martínez, viuda del expresidente de la CAM, Vicente Sala, se ha acogido hoy a su derecho a no declarar a todas las partes, incluida su defensa, que ha asegurado que se ha adoptado esta decisión debido al "estado anímico débil" del acusado, que ha estado visiblemente afectado en esta segunda sesión del juicio que se celebra en la Audiencia de Alicante. 
A Miguel López, marido de la hija pequeña de María del Carmen Martínez, se le acusa de ser el autor material de los dos disparos en la cabeza que acabaron con la vida de su suegra, crimen ocurrido el 9 de diciembre de 2016 en el concesionario de coches que él regentaba en Alicante. 
En la sesión han declarado dos testigos: el trabajador del lavadero donde ocurrió el crimen y un comercial del taller, que han explicado, a preguntas del fiscal, que el empleado era quien entregaba el coche a la víctima cada vez que lo llevaba pero, en esa ocasión, Miguel López dijo que se lo daría él mismo. 
El trabajador ha afirmado no recordar a qué hora estaba el coche lavado y listo para la entrega y ha confirmado que fue él quien le dijo a la administrativa que llamara a María del Carmen para que fuera a recoger el vehículo. 
Ha confirmado que vio llegar a la víctima, y ha descrito que coincidió con Miguel en la puerta de área de recambios, hablaron unos minutos y le preguntó "si se había marchado su suegra". "Me dijo que no lo sabía": "Nos giramos y buscamos el coche en el aparcamiento y no estaba". Posteriormente, el testigo ha descrito que le pareció ver el coche de la dueña de Novocar en el lavadero con su silueta en su interior, aunque no le extrañó porque no era la primera vez que se quedaba viendo el móvil dentro del coche. 
El trabajador, por último, ha confirmado que le pareció ver un hombre con la cara ensangrentada en el coche y fueron a ver y comprobaron que era María del Carmen que cree que estaba "de pie apoyada en la aleta trasera izquierda y con la cara ensangrentada e intenté sentarla en el asiento de atrás del coche". 
El testigo ha confirmado que llamó a Miguel López y posteriormente al 112 y ha negado que la víctima tuviera la ropa desgarrada y ha afirmado que pensó que "le habían atracado o pegado". También ha confirmado que fue en la segunda llamada a Miguel López cuando le avisó de que había unos casquillos en el suelo. 
Por su parte, a preguntas de la acusación particular, tanto el trabajador del lavadero y el comercial han dicho no recordar si en alguna ocasión López había entregado el coche a su suegra o a algún cliente y han negado tener algún problema con la víctima o saber disparar una pistola. 
Por su parte, a preguntas de la defensa de Miguel López, el trabajador del lavadero ha confirmado que en los días previos María del Carmen se había quejado de que el coche no estaba bien lavado; aunque no sabía si esa podía ser la razón por la que López le entregó el coche a su suegra. 
Por su parte, el comercial ha afirmado, a preguntas del Fiscal, que cuando se acercó a la zona de recambios a hacer una consulta había dos trabajadores. Ha confirmado que no había visto nunca a López entregar el coche a su suegra y ha confirmado que vio a desconocidos en el lavadero. También ha negado tener algún problema con la víctima y saber disparar una pistola.

 

"La despreciaba y la temía"

Antes del inicio de los testimonios, el letrado de la acusación particular, que representa a Vicente Sala hijo, ha presentado sus cuestiones previas y ha mantenido que las pruebas demostrarán que Miguel López mató a su suegra "porque la despreciaba y la temía, ya que la vida de lujo de la que disfrutaba el acusado dependía de las decisiones que tomaba su suegra", que poseía el 70 por ciento de las acciones del holding
Ha asegurado que su cliente, hijo de la víctima, "no quiere venganza" y por eso exigen las mismas penas que el Misterio Fiscal, y que tampoco quiere el dinero del autor del crimen, por lo que renuncia a la indemnización. 
Por su parte, el abogado defensor de Miguel López ha reiterado que hay más de una veintena de indicios que prueban que Miguel es inocente: no se ha encontrado ADN ni en la escena del crimen, ni en la vaina del casquillo de la bala. En el registro de su casa no encontraron ninguna prueba ni en el de Novocar ni en su teléfono, ha añadido. 
Tampoco se encontró pólvora en sus manos y en cuanto al móvil económico, además de destacar que su matrimonio cuenta con separación de bienes, ha asegurado que se ha llegado a un acuerdo económico entre los hermanos. 
El abogado defensor dicho que pide la absolución porque los hechos corroboran que Miguel López "no cometió el crimen", a la vez que ha puesto en cuestión la tesis de las "pruebas indiciarias" del Ministerio Fiscal.

 

La familia de López no declarará

Por otra parte, la magistra ha aceptado la solicitud de la defensa de López para evitar la presión mediática, con lo que ha permitido a la mujer y a los hijos de Miguel López que acudan a la oficina del tribunal del Jurado de la Audiencia, antes del día señalado para su declaración, para indicar allí que se acogen a su derecho a no declarar. 
El fiscal ha solicitado que un nuevo visionado de la inspección ocular del 7 de marzo de 2016, para que puedan conocer las condiciones en las que se cometió el crimen de María del Carmen Sánchez.