La final de la Champions llena hoteles y buses en Segovia

Nacho Sáez
-
Aficionados del Liverpool en la emblemática grada de The Kop, en el estadio de Anfield. - Foto: D.S.

100.000 hinchas del Liverpool y del Tottenham –30.000 de ellos sin entrada– aterrizarán la próxima semana en España y una parte pernoctarán en Segovia ante la falta de plazas hoteleras en la capital, que está «colapsada».

La constitución de las Cortes y la cita con las urnas del domingo están haciendo pasar desapercibida la que se le viene encima a España y especialmente a Madrid esta próxima semana: 100.000 hinchas ingleses –unos 30.000 sin entrada– estarán en la capital con motivo de la final de la Champions League que disputarán, el sábado 1 de junio, el Liverpool y el Tottenham en el Estadio Wanda Metropolitano. Una avalancha que obligará a desplegar un extraordinario dispositivo de seguridad, aunque las repercursiones del que está considerado uno de los eventos deportivos más importantes a nivel mundial ya se han empezado a dejar ver en diferentes sectores productivos. Hasta 1.500 libras se paga ya por volar a Madrid, mientras que por una entrada en la reventa el precio se ha disparado a los 4.000 euros.

Pero sin duda uno de los sectores más beneficiados por la final va a ser el de la hostelería, que ya tiene preparados miles de litros de cerveza para tratar de saciar a los hinchas de Liverpool y Tottenham. Lo que ya apenas les pueden ofrecer son camas para dormir. «Madrid está colapsada», cuenta el director del Hotel AR Los Arcos, Juan Pablo Zahonero, que también hará caja gracias al partido. Segovia ya ha empezado a convertirse en el objetivo de los aficionados para pernoctar –según confirman a esta redacción varios establecimientos de la ciudad– debido a la falta de habitaciones en Madrid. El propio Zahonero asegura que «hemos recibido mogollón de peticiones y estamos teniendo que decir que no porque estamos completos».

No es el único. El Hotel Puerta de Segovia tampoco tiene habitaciones disponibles para el próximo fin de semana y su directora, Pepa de Andrés, apunta que «los ingleses van a dejar su huella en todas las provincias de Castilla y León». «Ha sido en esta última semana cuando nos han empezado a llegar muchísimas llamadas de agencias de viaje», cuenta, por su parte, el responsable del Hotel Avenida del Sotillo, Juan Carlos Montoya, que tiene 31 habitaciones y todas reservadas para el 1 de junio.

El desembarco masivo de seguidores se prevé que se produzca el viernes, aunque el ambiente de la final se respirará durante toda la semana. En Segovia, la oferta de los establecimientos hosteleros se ha visto condicionada porque ya ha comenzado la temporada alta y también porque el propio sábado la ciudad acoge la Madrid-Segovia en MTB, una prueba ciclista que cuenta con alrededor de 2.000 participantes. «Hay muchos que vienen todos los años y que habían hecho la reserva con antelación», indica el director del AR Los Arcos, que posee otro hotel en Leganés, por supuesto también completo. A 300 euros la habitación.

Los precios han subido alrededor de un 25 por ciento con motivo de la final, según las estimaciones que realiza el Hotel Avenida del Sotillo. Otro que ha recibido «más solicitudes de reserva de lo normal» ha sido el Hotel Cándido, aunque  su director, Alberto López, admite que desconoce si se debe al partido. En este sentido, el presidente de la Agrupación Industrial de Hosteleros Segovianos (AIHS), Roberto Moreno, prefiere ser cauto de momento a la hora de valorar las repercusiones que está teniendo de momento en Segovia: «Por lo que me ha transmitido el responsable de hoteles de la agrupación aún no se ha notado mucho, pero ojalá que vengan muchos ingleses».

De trasladarlos de un lado a otro a un buen número de ellos se va a encargar la empresa segoviana Autocares Siguero, que tiene reservados diez vehículos normales y cuatro microbuses para el evento. «Y si hubiera podido habría puesto diez más», revela su gerente, Sergio Arribas, que ha recurrido a su flota y a las de otros colegas del sector en Segovia: «Pero he pedido más y no hay, por lo que no vamos a llegar a toda la demanda que existe».

Podría hacer el agosto. «Porque, a mí que soy pequeño, me están ofreciendo cantidades que nunca había visto. El doble o el triple que un día normal. Es una locura», reconoce el gerente de esta empresa que juega con la ventaja de que también tiene base en Madrid. Ya tenía servicios comprometidos antes de que el Liverpool eliminase en las semifinales al Barça inesperadamente. Que un equipo español hubiera estado en la final habría cambiado las perspectivas de negocio, pero con dos clubes ingleses en la final todos los planes previstos han saltado por los aires y Madrid –y por cercanía Segovia– se preparaban para días históricos.