Proyectos respaldados con o sin pactos en Segovia

D. A.
-

Las principales medidas del programa socialista tienen muchas opciones de salir adelante con apoyos de unos u otros, caso del CAT, el Peahis o la reducción del tráfico en el casco histórico

Cs facilitó que se aprobara la última partida para acabar las obras, y tanto IU como Podemos-Equo apoyan que se utilice como centro de innovación y desarrollo empresarial. Las obras deberían entregarse en julio. - Foto: Rosa Blanco

Si el PSOE cierra pactos que le den mayoría absoluta en los plenos, para lo cual necesita el apoyo de tres concejales que no sean de su grupo (los dos de IU y el de Podemos-Equo, o los tres de Cs), asegurándose 13 votos de 25, obviamente gestionará sin problemas el mandato; incluidas cuestiones tan ásperas como las ordenanzas fiscales (impuestos y tasas) o los presupuestos de cada año.Si no, le tocará trabajarse acuerdos puntuales día a día, a veces con unos, a veces con otros.Pero los principales proyectos de su programa parecen contar con cierto respaldo de antemano, incluso en el caso de que gobierne en solitario; a menos que estos se vieran afectados de manera indirecta por otras cuestiones, claro. Así sucedió en los primeros meses de este año, cuando la falta de consenso para aprobar las cuentas de 2019 ralentizó la tramitación de los proyectos de los presupuestos participativos, a pesar de que estos eran apoyados por todos. O que nuevas sentencias millonarias volvieran a lastrar la ejecución del programa de gobierno, lo cual ya no sería un problema de consenso, sino de dinero.
El PlanEspecial de Áreas Históricas (Peahis), por ejemplo, después de más de una década en elaboración, apunta a ser por fin la piedra angular del desarrollo urbanístico de tres cuartas partes de la ciudad. Desbloqueará (o al menos debería) la actividad inmobiliaria en decenas de solares sin construir o con inmuebles en ruina, orientará rehabilitaciones de calado y también futuras transformaciones como la que recoge un convenio del Ayuntamiento con sociedades privadas para el desmantelamiento de la gasolinera de Padre Claret y la posterior ampliación del Hotel Acueducto. También debería facilitar la reutilización de inmuebles en desuso, y se espera que todo este planeamiento facilite en definitiva la vida en el centro, si es que por otro lado se pone freno a amenazas para residir en él como la proliferación de pisos turísticos.
Por todo ello se perfila el Peahis como un proyecto clave, y durante su tramitación en este mandato contó con el apoyo de todos los grupos salvo IU, que critica el aumento de la edificabilidad en ciertas zonas, o cuestiones concretas como el convenio que permite la demolición del chalé de Villa Estrella (al lado de la iglesia de Santo Tomás) y que se mantenga desprotegido el entorno del paseo del Salón al reservarse la opción de construir allí un aparcamiento subterráneo.

El PSOE cuenta con poner en marcha en el inicio de este mandato el Plan Especial de Áreas Históricas, que durante su tramitación ha contado con el respaldo de toda la oposición (por aprobación o abstención), a excepción de IU.
El PSOE cuenta con poner en marcha en el inicio de este mandato el Plan Especial de Áreas Históricas, que durante su tramitación ha contado con el respaldo de toda la oposición (por aprobación o abstención), a excepción de IU. - Foto: Ical
El edificio del CAT también apunta a ser noticia este mandato y no por denuncias políticas de despilfarro, sino porque por fin se acabe y tenga un uso. El PSOE cuenta con que las primeras nueve empresas tecnológicas que anunciaron su intención de ocuparlo entren a partir de este verano y que este centro crezca con otros proyectos que lo afiancen como «polo de atracción y asentamiento de actividad y talento», algo a lo que pocos se van a oponer. De hecho,Cs ya facilitó que se aprobara la financiación para terminar las obras, y tanto IU como Podemos, sin dejar de criticar el «despilfarro» que atribuyen a la gestión de este proyecto, apoyan que, una vez hecho el gasto, se intente rentabilizar como centro de innovación y desarrollo empresarial, que es para lo que se concibió en origen.
También en la última década ha sido motivo de debate (y lo seguirá siendo) el cierre del casco histórico al tráfico no residente.Todos los grupos que han obtenido representación apuestan por seguir tomando medidas en esa línea, y el hecho de que el PSOE se plantee avanzar, pero «de forma progresiva», puede facilitar que realmente se tomen al menos medidas ya anunciadas como la creación de zonas de aparcamiento exclusivas para residentes a cambio de la eliminación de zona azul; la ampliación del área restringida, que ahora se limita a la Plaza Mayor y calles aledañas; o el acondicionamiento de aparcamientos disuasorios fuera del centro que reduzcan el tráfico intramuros.Medidas que, en resumen, pueden no gustar a todos los partidos por unos u otros matices, pero que probablemente no se topen con rechazos en bloque desde la oposición.

 

Otros proyectos.

Barrios. El PSOE quiere «ordenar» La Albuera acondicionando para uso público viales pendientes de cesión al Ayuntamiento cuando las comunidades de propietarios terminen los trámites para obtener su titularidad. Espera gestionar la ejecución de la segunda fase del ARU (Área de Rehabilitación Urbana) de San José-El Palo-Mirasierra, plan cofinanciado por Junta y Gobierno central con ayudas para rehabilitar calles y viviendas, y solicitará los de los barrios de El Salvador-Acueducto, San Lorenzo y La Albuera. Otra cuestión es que cumpla su programa, pero si no lo hace, no será porque la oposición ponga trabas a estos planes. 
Obras. Las inversiones en asfaltado y acerado se han visto mermadas en el mandato que termina por el pago de sentencias (unos 20 millones) originadas por conflictos de años anteriores, sobrevenidos por correcciones judiciales de justiprecios de expropiación, reequilibrios económicos en las explotaciones de parkings, el pleito administrativo del CAT con el Gobierno... El nuevo mandato no llega libre de incertidumbres, pero no de ese calibre, de ahí que se confíe en tener capítulos de inversiones mejor dotados para los barrios y para el centro, donde se prevé soterrar el cableado del casco histórico y la reurbanización pendiente de Daoiz.

La adopción de nuevas medidas que reduzcan el tráfico en el casco histórico puede tener el apoyo de distintos grupos. Al menos, las relativas a la eliminación de plazas de zona azul para dejarlas sólo de residentes y la ampliación del área restringid
La adopción de nuevas medidas que reduzcan el tráfico en el casco histórico puede tener el apoyo de distintos grupos. Al menos, las relativas a la eliminación de plazas de zona azul para dejarlas sólo de residentes y la ampliación del área restringid - Foto:
Zonas de aparcamiento. Todos los grupos apoyan crear aparcamientos disuasorios y el PSOE cuenta con «gestionar zonas de aparcamiento en la periferia para que se puedan utilizar en días y épocas del año de gran incremento turístico».
¿Proyectos estrella? Un parque infantil que será «referente nacional» en el inicio del valle de Tejadilla y la ampliación y reordenación de la zona peatonal de la plaza de la Artillería son proyectos atractivos sobre el papel, pero sólo cuando se den a conocer los detalles se podrán calibrar los apoyos que obtienen de la oposición.