scorecardresearch

Medio Ambiente exige un estudio de impacto para la SG-500

Nacho Sáez
-

Avanza con paso firme la mejora del tramo abulense de esta vía que conecta la capital amurallada con El Espinar, mientras que el segoviano tendrá que salvar las figuras de protección de Campo Azálvaro.

Medio Ambiente exige un estudio de impacto para la SG-500

La equiparación entre el tramo abulense y el segoviano de la carretera que conecta Ávila con El Espinar todavía tendrá que esperar. Medio Ambiente ha exigido la realización de un estudio de impacto ambiental para renovar el firme y ensanchar la SG-500, que se ha quedado rezagada después de que el pasado mes de noviembre la Junta de Castilla y León inaugurara la mejora del tramo de la AV-500 entre Urraca Miguel (Ávila) y el límite con la provincia de Segovia. Otros 14 kilómetros hasta la ciudad de Ávila fueron adjudicados a finales de junio.

Estas obras a dos velocidades tienen enfadados a vecinos de El Espinar. «Después del ‘arreglo’ en el tramo abulense,  la vía se ha convertido en una carretera peligrosa por el aumento de vehículos, así como por la velocidad con la que discurren estos por la misma», señala el presidente del Club Deportivo Caloco, Juan Manuel Gea. Un problema que se suma a los que ya arrastraban los espinariegos por la Travesía de San Rafael. «[La AV-500 y la SG-500] no debe convertirse en la vía prioritaria de comunicación entre Ávila y El Espinar y por extensión nexo de unión con San Rafael-Madrid. Como dice el dicho: «Éramos pocos y parió la abuela’. Si ya de por sí tenías un problema de tráfico en la Travesía de San Rafael pues ahora lo hacemos extensible al núcleo de El Espinar y para más inri a la zona educativa, el lugar donde concurre el alumnado de Secundaria de nuestro municipio», añade.

Para Gea, el proyecto ha ido en contra del medio natural. «La carretera de Ávila, como la conocemos todos, el paraje del campo Azálvaro como se denomina, es un espacio para disfrutar y contemplar al ritmo de las mariposas y no  para usarlo como el recorrido más corto y a la postre más rápido. Existen alternativas más rápidas y exclusivas para vehículos a motor: AP-51 y N-110 y su posterior unión con AP-6 y N-VI. Quizás los esfuerzos y costes que suponen la modificación y mejora de la carretera de Ávila-El Espinar deberían ir más orientados a esas autopistas ya existentes y simplemente adecentar el campo Azálvaro para seguir disfrutando de su paisaje y su riqueza natural, ya que no se puede obviar que dicho espacio es Red Natura 2000 como zona especial de conservación y zona de especial protección para las aves». Incluso los deportistas se han visto afectados, en opinión de Gea. «Ese espacio también era –y digo era, porque cada vez es una aventura y un riesgo mayor salir a montar en bici por allí–, un refugio de ciclistas tanto de Segovia como Ávila  (una  carretera  muy  usada  por  Carlos  Sastre,  ganador del  Tour  Francia  2008),  y especialmente  del  municipio  de  El  Espinar,  por  encontrarse  éste  en  una  encrucijada  de carreteras  nacionales  (N-VI;  N-603;  N-110...). Todas  ellas  con  una  alta  ocupación  de vehículos. Esta carretera la usábamos como refugio, por su baja afluencia de coches, por ser un terreno ideal para entrenar, pero hoy por hoy el riesgo es alto. Prueba de ello ha sido el último  atropello  sufrido  por  nuestro  compañero  Sergio,  al  que  deseamos  una  pronta recuperación», concluye.

Aun así la intención de la Junta es ensanchar la SG-500 y el consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, ha expresado su deseo de que esté finalizado en esta legislatura.