EL BLOC DEL GACETILLERO

Jesús Fonseca

Periodista


Atlas Miller

Sorprendente y valiosa aportación, una vez más, de Manuel Moleiro, el editor de facsímiles más codiciado del mundo, estrechamente vinculado a Castilla y León por su rescate, entre otras maravillas, del Breviario de Isabel la Católica. En esta ocasión, se trata del Atlas Miller que, además de mostrar por primera vez al alcance de todos, elementos geográficos, mapas y miniaturas iluminadas en Flandes, con tanta calidad y perfección que se confunden con las originales, deja abiertas sugerentes preguntas sobre la cartografía, los descubrimientos geográficos y las relaciones internacionales, en la primera parte del siglo XVI. Una delicia irresistible, para los amantes de la Historia y los adictos al viaje. El Atlas Miller es un conjunto de mapas manuscritos y bellamente iluminados, realizados en Portugal hacia 1519 y conservados actualmente en la Biblioteca Nacional de Francia.
Resulta apasionante comprobar cómo la hoja que contiene el mapamundi circular muestra en el otro lado, en lo que debió ser originalmente la portada del Atlas encuadernado, una leyenda en latín que dice que el mapamundi fue realizado por el cosmógrafo Lopo Homem en Lisboa, en 1517, por orden del rey Manuel I de Portugal. La pregunta es: ¿Quién era el destinatario de tan fascinante presente? Pues son varias las respuestas. Pero yo me quedo con la de Alfredo Marqués, por ser la hipótesis más verosímil y la más romántica, también, además de muy monárquica, lo cual me encanta: fue un regalo de boda de Manuel I para su nueva esposa, Leonor, hermana del Rey Carlos I de España, la cual al morir Manuel en 1521 se lo llevó consigo a Castilla y de aquí, en 1530, a Francia al ser casada de nuevo con el rey Francisco I.
El borde meridional del planisferio, muestra una fantástica tierra austral que une la América Hispana con en Extremo Oriente y, por tanto, hace supuestamente imposible cualquier navegación desde el Océano Atlántico hacia Asía, bordeando América por el sur. Esa es la ruta que iba a seguir la expedición castellana, capitaneada por el portugués Fernando de Magallanes que, precisamente en 1519, fecha de realización de este mapa, partió de Sanlúcar de Barrameda. Apasionante.
Lamentablemente se ha extraviado la mitad oriental de este mapa que, con seguridad, mostraría en todo su esplendor la península Ibérica. Cosas del azar, o tal vez del emperramiento de algunos por borrarnos del mapa.