La mitad del año hidrológico acumula un 30% menos de lluvias

P. Velasco
-

La falta de reservas por nieve y las escasas lluvias registradas durante este invierno pueden pasar factura al campo castellano y leonés. Los embalses de la cuenca del Duero se mantienen al 77,9 por ciento de su capacidad

Una de las nevadas registradas durante este año hidrológico en la provincia leonesa. - Foto: Ical

Un invierno seco y una primavera en la que tampoco se esperan muchas precipitaciones recuerdan a fantasmas del pasado. La sequía de 2017 todavía pasa factura a muchas explotaciones agrícolas y ganaderas de Castilla yLeón, aunque la situación de la que parte la cuenca del Duero no es tan crítica como la de hace un par de años. En esta ocasión, y gracias a las lluvias acumuladas durante el año pasado, la campaña de riego está garantizada, como confirmaron fuentes de la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD), con los embalses esta semana al 77,9 por ciento de su capacidad con 2.242,1 hectómetros cúbicos.
Casi seis meses después del inicio del año hidrológico (del 1 de octubre al 30 de septiembre), las precipitaciones acumuladas hasta el 5 de marzo registran un déficit de precipitaciones en la Comunidad de entre un 25 y un 30 por ciento respecto a un año normal y la tendencia apunta a que marzo finalizará como otro mes seco, como apuntan desde la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet).
Según los datos registrados desde octubre y hasta el pasado 5 de marzo se puede comprobar que en las zonas de Ávila, Valladolid o Segovia, entre otras de la Comunidad, ha llovido entre un 50 y un 75 por ciento de lo habitual en este periodo, mientras que en el caso de las zonas norte de la región se encuentra en valores entre un 75 y un cien por cien, unas cifras que se consideran «normales».
Si se comparan las precipitaciones acumuladas en lo que va de año hidrológico con uno normal, desde la Aemet señalaron que actualmente ha llovido en la Comunidad un 40 por ciento de lo que tiene que llover en un año. «No ha llovido todos los días, aunque es verdad que hay diferencias entre el norte y el resto de la Comunidad», indicó el delegado de la Aemet en Castilla y León, Juan Pablo Álvarez.
La Aemet prevé que el mes de marzo mantenga el déficit de precipitaciones con lo que se salda el balance del invierno de 2018-2019 con un 50 por ciento respecto a lo esperado para esta estación del año. «Las previsiones no son optimistas», señalan las mismas fuentes.
Reservas de nieve.

A las malas cifras de lluvias acumuladas en lo que va de año hidrológico se suma un invierno muy seco en el que las reservas nacionales de nieve no han alcanzado las cifras habituales, quedándose muy por debajo de lo esperable. En concreto, según la información facilitada por el Ministerio para la Transición Ecológica, las reservas solo han supuesto la mitad de la media nacional de los últimos cinco años.
Las altas temperaturas registradas durante el mes de febrero, así como en los primeros días de marzo son las responsables de que el ya bajo volumen de agua en forma de nieve disponible se redujese significativamente. En el caso de la cuenca del Duero, la evolución del volumen de agua en forma de nieve se redujo un 37,18% del 26 de febrero al 5 de marzo.