El castillo de Castilnovo en la lista de morosos de Hacienda

DS
-
El castillo de Castilnovo en la lista de morosos de Hacienda

Lejos de haber encontrado quien pagase los 15 millones de euros que pedía Castilnovo S.A., la sociedad propietaria, su deuda con el erario público es de 2,1 millones de euros.


El castillo de Castilnovo, ubicado en el municipio segoviano de Condado de Castilnovo, es el más caro de España, con un precio de 15 millones de euros, según un estudio de Idealista. Pues bien, desde esta semana ha pasado a engrosar la lista de morosos con Hacienda de 2019 en la que aparecen 4.000 grandes deudores. Lejos de haber encontrado quien pagase los 15 millones de euros que pedía Castilnovo S.A., la sociedad propietaria, su deuda con el erario público es de 2,1 millones de euros. 

 

Funcionó de 2012 a 2013 como hotel restaurante en el que celebraban incluso bodas de la alta sociedad hasta que un día cerró y salió a la venta. Estuvo en espera de un nuevo dueño hasta el año pasado, cuando la propiedad, a un paso de las hoces del río Duratón, desapareció de las agencias aunque tal vez no de la venta privada.

 

 Su origen se remonta a la presencia islámica en la península Ibérica y en sus estancias se alojaron los reyes Fernando I de Aragón y Leonor de Alburquerque. Posteriormente, Juan II de Castilla hizo entrega del castillo a su valido, el condestable don Álvaro de Luna, tras cuya ejecución Enrique IV lo donó a Juan Pacheco, marqués de Villena.  Más tarde fue adquirido, junto con una gran extensión de tierras circundantes, por Fernando el Católico, lo que supuso la creación del señorío de Castilnovo, que cedió a su hija bastarda Juana de Aragón en dote para su matrimonio con don Bernardino Fernández de Velasco, I duque de Frías.

A la muerte de Felipe el Hermoso en 1506, la reina Juana se hospedó en el castillo para estar en compañía de su media hermana, la cual murió en 1510, con lo que la fortaleza pasó a su marido, el duque de Frías, a cuya casa quedó vinculado.

En 1528, residieron en él, además de en otros emplazamientos, los hijos del rey Francisco I de Francia, que habían quedado como rehenes de Carlos V tras la firma del Tratado de Madrid. En 1557, Felipe II concedió el título de condesa de Castilnovo a Juliana Ángela de Velasco y Aragón. Al fallecer sin descendencia la tercera condesa pasó a los condes de Lodosa y más tarde a los marqueses de Belveder.

A mediados del siglo XIX el dueño del castillo era un príncipe alemán, quien en 1859 lo vendió a José Galofré, secretario y pintor de Cámara de la reina Isabel II, quien intervino el castillo con tendencias estéticas propias del siglo XIX. Por herencia pasó a los marqueses de Quintanar, quienes le adosaron un ala al mismo.

En junio de 1931, el castillo de Castilnovo fue declarado Bien de interés cultural, mientras que en los años 80, los marqueses de Quintanar lo vendieron a una asociación hispano-mexicana llamada Castilnovo S.A, que amplió su espacio con un gran salón y una biblioteca española y mexicana.