Merkel delega el cometido de la desescalada a los estados

Europa Press
-

La canciller toma la decisión después de que varias regiones comenzasen a relajar las restricciones para combatir la COVID-19 sin bendición del Gobierno central

Merkel delega el cometido de la desescalada a los estados - Foto: POOL

Los estados serán los que asuman la responsabilidad de relajar las restricciones impuestas en Alemania para combatir el coronavirus siempre y cuando sean capaces de responder con rapidez en caso de un nuevo aumento en los contagios, ha explicado la canciller, Angela Merkel, a los líderes regionales.

Con ello se pone fin a los esfuerzos de Merkel de coordinar a nivel nacional la respuesta frente a la pandemia, después de que varios de los 16 estados que componen el país hayan comenzado la desescalada en las últimas semanas sin su bendición.

La división de poderes ha sido objeto de debate en Alemania durante la actual crisis, ya que es la que ha hecho posible la adopción de medidas diferenciadas a las distintas regiones.

Los gobiernos regionales han acordado limitar sus acciones en base a los nuevos contagios, lo que significa que si un distrito o ciudad suma más de 50 casos por cada 100.000 habitantes durante un periodo de siete días, esa región deberá a introducir medidas restrictivas.

Otras de las directrices discutidas este miércoles allanarán el camino para la reanudación de buena parte de la vida pública en el país, dos semanas y media después de que se comenzaran a levantar algunas restricciones. Así, el Gobierno federal y los estados han acordado en principio prolongar las normas de distanciamiento social hasta el 5 de junio, pero con ligeros cambios.

Hasta ahora, las personas tenían limitadas las reuniones fuera de sus casas a dos personas, manteniendo una distancia de 1,5 metros. Ahora, los miembros de dos hogares separados podrán reunirse, aunque deberán mantener las distancias.

Algunos estados ya han relajado las medidas de distanciamiento social, como Alta Sajonia, donde están autorizados los encuentros de hasta cinco personas, y las visitas a familiares cercanos están autorizadas en Baviera.

Por otra parte, Merkel y los gobernadores también han abordado los esfuerzos para que todos los alumnos puedan volver a clase antes del inicio de las vacaciones de verano, además de autorizar que todos los comercios minoristas puedan reabrir sus puertas.

Alemania comenzó a relajar las medidas a partir del 20 de abril, con la reapertura de algunas tiendas. Tras ello han seguido peluquerías, museos, iglesias y zoológicos. En los 16 estados se han adoptado leyes que hacen obligatorio el uso de mascarilla en tiendas y transporte público.