Frutas y verduras lideran la subida de precios en Segovia

David Aso
-

Los precios del brócoli, la coliflor, el pimiento, el ajo o la naranja se han llegado a duplicar o triplicar y el pescado subió entre un 15 y un 20%, aunque ha habido bajadas en los últimos días

Comprar productos frescos para dar calidad tiene consecuencias. «El brócoli lo he comprado a uno y pico y también a casi cuatro; la colifor, de 1,70 o 2 a casi 6; naranja de zumo, de 0,6 a 1,6», citan como ejemplos desde la frutería granjeña plaza 11

El frutero granjeño Ángel Jiménez está viviendo unas semanas «de locura». «Jamás he visto ventas tan estratosféricas, aunque ahora llevamos desde mitad de mes que han bajado algo. Se sigue despachando mucho, pero la gente viene con más cautela: en una sola compra se estaba gastando 200 y 300 euros, mientras que ahora igual son 50 y vuelve antes», apunta desde la tienda que tiene con su pareja, Carmen Núñez, en la plaza de los Dolores de San Ildefonso. El aumento de las entregas a domicilio también está siendo notable: en su caso suele hacer más de 15 pedidos al día entre Segovia capital y alrededores, incluso lleva de paso productos de otras tiendas. Y los vaivenes que está sufriendo con los precios en estas semanas también están siendo «de locos», a pesar de que va a comprar directamente a Mercamadrid. «Lo peor es que hay gente que se piensa que esto es cosa nuestra y te dice que te vas a forrar, cuando los primeros que pagamos estas subidas somos nosotros», subraya.

Frutas y verduras son precisamente los alimentos que mayores oscilaciones están soportando estas semanas. El Estado de Alarma ha coincidido con el final de las campañas de unas zonas y el principio de otras que han arrancado lentas por una falta de temporeros que ha reducido la oferta, mientras la demanda subía como nunca; también hay problemas con el transporte, sobre todo para la importación, y todo eso agita más el mercado. 

Pasa parecido con los pescados, con una subida general de entre un 15 y un 20%, «aunque algo ha bajado ya y no se suele repercutir todo sobre el cliente», matiza Jesús Tapias, de Pescaderías Jeyro, representante de esta actividad en la Federación Empresarial Segoviana. Su homólogo en carnicerías, José Manuel Rubio (de ‘Maribel’), por su parte, calcula que el precio del pollo ha llegado a estar en torno a un 15% más alto de lo habitual, «pero también ha bajado algo de nuevo», mientras el cerdo «está caro desde hace casi un año», y el lechal o el cochinillo han caído entre un 30 y un 40%. 

La mayor subida en las carnicerías la ha registrado el pollo, «entre un 10 y un 15%, aunque empezó a bajar la semana pasada», matizan desde la Carnicería Maribel. Las mayores bajadas, de entre el 30 y el 40%, son para el lechal y el cochinillo.La mayor subida en las carnicerías la ha registrado el pollo, «entre un 10 y un 15%, aunque empezó a bajar la semana pasada», matizan desde la Carnicería Maribel. Las mayores bajadas, de entre el 30 y el 40%, son para el lechal y el cochinillo.

Volviendo la vista hacia el inicio de la cadena de alimentación, el presidente provincial de Asaja, Guzmán Bayón, da fe de las pérdidas que están sufriendo los ganaderos de ovino y porcino, al tiempo que advierte que no ve que hayan bajado «en la misma proporción» en los supermercados. «Son sectores que ahora mismo están hundidos», incide el presidente provincial de UCCL, Juanma Palomares, que también pone el foco sobre lo que ha subido la cesta de la compra por las hortalizas o las frutas. 

La secretaria de la Asociación de Empresarios de Supermercados de Castilla y León (Asucyl), Isabel del Amo, sin embargo, considera que «los precios, en general, están estables». «Con 10.000 referencias de productos que se manejan hay de todo, unos suben y otros bajan según la época, pero no es que varíen por el Estado de Alarma», asegura; si bien matiza que no puede concretar datos «por carecer de estructura en la asociación para realizar análisis». Sí alude a porcentajes para reseñar que los costes de los súper han subido «entre un 20 y un 25% por personal, logística, medidas de protección y seguridad (contratación de vigilantes)», al tiempo que cifra en «un 10 o un 12%» la subida de ventas. A bote pronto puede parecer un incremento escaso con las colas que se llegan a ver, pero hay que tener en cuenta que si uno llena hoy dos carros tarda en volver, mientras Del Amo habla de una estimación mensual que va en la línea de lo estimado por el Ministerio. El cierre hostelero también se hace notar, y alude además al descenso de la demanda de productos en ciertas secciones o tipos de productos «como los gourmet o también los de baja caducidad».

LAS MAYORES SUBIDAS. A falta de datos oficiales, toca ponerse a pie de calle para ver ejemplos puntuales de precios o estimaciones generales. «En la semana del 13 al 19 de abril subió mucho la verdura nacional, tanto la judía verde como el calabacín, la berenjena, el brócoli, la coliflor… Pegaron subida y luego bajada», destaca Ángel Jiménez, quien lamenta además que las mayores oscilaciones «se están viendo en los géneros de más calidad». «La coliflor, de estar a 1,70 o 2 euros (la unidad) subió a casi seis; el pimiento rojo de freír, de 1,70 (el kilo) a casi cuatro; la naranja de zumo, de 60 céntimos a 1,60; el mango de barco, de un euro a tres». Destaca también el ajo, ya que el chino está prácticamente desaparecido del mercado y el nacional se ha duplicado, «con el de Las Pedroñeras a casi cuatro euros».

Aunque la subida general se estima «entre un 15 y un 20%», el gallo en filete llegó a pasar de 17 euros a 22 o 23 por kilo (30-35%) y la pescadilla de pincho, de 12,90 a 15,90 (23%). «Al menos en la última semana han bajado algo», matizan desde JeyroAunque la subida general se estima «entre un 15 y un 20%», el gallo en filete llegó a pasar de 17 euros a 22 o 23 por kilo (30-35%) y la pescadilla de pincho, de 12,90 a 15,90 (23%). «Al menos en la última semana han bajado algo», matizan desde Jeyro

Emilio Serrano, de Frutas Emilio, representante de su actividad en FES, coincide en señalar que esta semana el mercado se estaba moderando: «Oscila mucho. El brócoli y el calabacín subieron mucho y ahora están a precios más razonables. Siguen caros los pimientos rojos y los verdes y también se han visto subidas en las cebollas, que se acaban las nacionales y toca traerlas de fuera; luego están las manzanas, que por estas fechas se empiezan a traer muchas de Francia e Italia...». Cada producto es una historia y Serrano aporta algunas claves: «Puede ser un poco de todo, por problemas con la recogida, por los transportes y también por la época, ya que la fruta de invierno se va encareciendo porque se está acabando y la de verano aún no viene con fuerza». 

Jesus Esteban, gerente de la cooperativa segoviana Sociedad del Campo Glus, pone como ejemplo que la zanahoria suele subir en esta época por ser la de inicio de la campaña de Andalucía, que es de las pocas regiones de Europa que la comercializa en estas fechas.

Por otro lado, Emilio Serrano lamenta que «no son agradables estos cambios de una semana para otra porque muchos clientes no los entienden»; aunque sí valora «que en las tiendas minoristas han podido aumentar las ventas entre un 20 y un 40%».

En las pescaderías, Jesús Tapias percibe una tendencia parecida en su mercado, aunque las oscilaciones hayan sido más pequeñas que en el de fruta y verdura. «Es verdad que ha habido poco pescado por el temporal y eso encarece, igual que también hay poco marisco porque no interesa salir a por él con la hostelería cerrada», explica. Como ejemplos cita que el gallo en filete ha llegado a subir «de 17 euros a 22 o 23 euros»; la pescadilla de pincho, de 12,90 a 15,90, «pero es que la subida ha llegado a ser en general de entre un 15 y un 20%», lamenta, dado que se suma a las quejas de los fruteros porque «toca explicárselo a los clientes, mientras intentas no repercutirles todo a ellos y para eso reduces tus márgenes». Así va el mercado, revolucionado, y desde hace demasiadas semanas, con la incertidumbre de no saber cómo será la siguiente.